domingo, 30 de diciembre de 2018

Resumen 2018 IV (Octubre - Diciembre)


Llega el final de este 2018 y es el momento de ir poniendo el punto y final a lo que ha sido el blog con lo acontecido en el último trimestre. Un trimestre que siempre condiciono un poco a los acontecimientos deportivos que se avecinan y al que este año se han sumado otra serie de factores que han provocado que no se haya actualizado tanto como se hubiese deseado el contenido de este blog.

Pero aún así hubo tiempo para analizar cual fue el legado de los distintos alcaldes del periodo democrático y su influencia en lo que hoy podemos ver en nuestro pueblo. ¿Conseguirá Mariola dejar un legado que perdure por años? ¿Cuál pensáis que es el legado de Mariola? Yo a día de hoy sigo las pasarelas a la espera de lo que pase con la Plaza de los Belgas.

apostando fuerte por

Y después de esta entrada, llegó una que mantuve paralizada durante meses a la espera del momento más idóneo al que nunca veía llegar. Se trataba de hacer una recapitulación del mejor arte urbano de Collado Villalba. Al principio me lo plantee bajo la posibilidad de hacer una especie de ruta pero al final me limité a mostrar las imágenes, pues hablan por si solas.

Ya en octubre y tras más de un mes de plazo para poder votar, llegó el momento de analizar los resultados sobre la encuesta de las preocupaciones de los villalbinos y en que pensaban que se podía gastar mejor el dinero de nuestros impuestos. En cuanto a las preocupaciones, el resultado era bastante obvio, en cuanto a las preferencias… diametralmente opuestas de la dirección de nuestro consistorio.

Y nos metíamos en el mes de diciembre con el ambiente muy revuelto tras los resultados de las primarias en el PSOE y Podemos, algo que sin duda va a repercutir en los resultados de las próximas elecciones, donde despejar el resultado de la ecuación se vuelve cada día más complicado y más tras la irrupción de VOX después de lo visto en Andalucía. Ojalá me equivoque, pero todo pinta a una situación de ingobernabilidad que es casi lo peor que le podía pasar a nuestro pueblo después de los últimos años del mandato de José Pablo y las dos legislaturas del PP. El tiempo corre y las cosas no se aclaran, por el contrario, cada vez parecen más turbias. No va a haber colores suficientes para identificar a los representantes en el consistorio si siguen saliendo nuevos partidos y escisiones.

Y terminaba el año con un ranking de las entradas que más interés han despertado en el blog. ¿Han coincidido tus intereses con los resultados de audiencia, o como en televisión, eres de los que dicen ver La2?

Con esto no queda más que desearos un Feliz 2019

domingo, 23 de diciembre de 2018

Resumen 2018 III (Julio-Septiembre)



Empezamos el trimestre veraniego con un pequeño análisis de los tres proyectos finalistas del concurso de ideas sobre la remodelación de la Plaza de los Belgas. Tres proyectos que nunca me han parecido ni de lejos una opción viable para la sostenibilidad del desarrollo de las actividades que se celebran en nuestra querida plaza, pero lo mejor es que juzguen por ustedes mismos a pesar de que la opinión de los vecinos poco parece importar en el caso de la reforma de la plaza.

Y julio como siempre, es sinónimo de fiestas en nuestro municipio, así que tenía que haber la típica entrada que diese un rápido repaso al programa de festejos en honor a Santiago Apóstol. Un programa que defraudo a muchos y que vuelve tener unos cuantos puntos a mejorar claramente. De eso trató la primera entrada del mes de agosto, de las impresiones que había dejado el programa de festejos.

Pero el mes de agosto trajo dos perdidas muy importantes para la historia de Collado Villalba.



Por un lado nos decía adiós el gran Julián Redondo, la persona que con sus plumillas había ilustrado pasajes de la historia que no habíamos podido ver o nos refrescó las estampas de Collado Villalba antes de convertirse en la ciudad que hoy es.
Pero esa pérdida no llegó sola, pues agosto supuso el cierrede las míticas Pastelerías Hernández, un pedazo de la historia de Villalba cuando el comerse uno de sus pasteles a la salida de misa era todo un ritual para una gran parte de los vecinos. No es el cierre de un negocio más, algo a lo que estamos tristemente inmunizados en los tiempos que corren, es el ver como se escapa un pedacito de nuestros recuerdos, un pedacito del alma de este pueblo con el que cada vez cuesta más sentirse identificado.

Y cerrábamos el mes de agosto con la noticia de que ya teníamos proyecto ganador para la famosa reforma de la Plaza de los Belgas. Y volvía a la carga sobre el tema, aunque sirva más bien de poco como ya he dicho anteriormente. Pero creo que hay problemas importantes que corregir si finalmente se lleva a cabo tal cual el proyecto,  para que se pueda seguir disfrutando de la plaza tras unas obras que cambiaran significativamente su estructura y por consiguiente sus posibles usos.

Arrancamos el mes de septiembre con la imagen típica de la dehesa de Villalba en un atardecer de final de verano con sus pastos quemados por el sol, pero lo más preocupante, con el paisaje desolador de ver el fracaso de la repoblación de árboles que se llevó a cabo hace unos años. Esta estampa me llevaba a hacer una comparación con el “paisaje” del resto del pueblo que parece vivir un “ocaso estival” sin fin. Suciedad, calles sin vida, ambiente depresivo, inseguridad…

Este paisaje tan deprimente daba paso a la entrada dedicada a la segunda edición del “Survival Zombie” que se desarrollaba en nuestro pueblo. Un curioso evento que volvió a atraer a centenares de visitantes a Villalba para disfrutar del juego. No tuvo la repercusión de la primera edición, pero si fue lo suficientemente notorio como para romper con la monotonía de los apagados meses veraniegos de la que en su día fue la Capital de la Sierra por su atractivo ocio nocturno.

Y finalizábamos el mes con una breve encuesta sobre los temas que más preocupan en el día a día de nuestros vecinos y cuyo resultado publiqué en el siguiente trimestre.

martes, 18 de diciembre de 2018

Top Five 2018




Cuando uno escribe en el blog, suele hacerlo porque le ha pasado por la cabeza una idea motivante, por estar presente en algo que es noticiable, presenciar algo que es denunciable, tener acceso a algo que considera interesante, etc.

Evidentemente, mis motivaciones no tienen por qué coincidir con los gustos de aquellos que se acercan hasta las publicaciones del blog, aunque está claro que si alguien sigue un blog, un perfil de Facebook, Twitter o cualquier otra red social, es porque hay algún tipo de conexión o interés mutuo con el autor.

Así que partiendo de esa premisa, resulta curioso luego el tratar de rastrear las visitas e interacciones del público con las publicaciones. Muchas han sido las ocasiones en las que piensas que una entrada te ha quedado bien y que tendrá un cierto éxito y luego te llevas el chasco al ver que no ha sido así. Y es que aunque los años que lleva uno escribiendo por aquí le han ido dando pistas, nunca se tiene la llave que abre el cofre del tesoro y te encuentras con que cosas que siempre han funcionado fallan y que las entradas que más te has trabajado y que con más cariño has cuidado pasan desapercibidas. Un mundo muy cambiante y algunas veces ilógico este de Internet.

Acabándose el año, os dejo con el “Top Five” de las entradas más exitosas de este 2018.

  • ·         Puesto nº5  Aguas Revueltas. Entrada relativa a la dificultad para aventurarse a hacer un pronóstico del paisaje político municipal que nos espera tras las próximas elecciones de 2019 y los primeros conatos de división interna en algunas de las principales formaciones políticas.

  • ·         Puesto nº4. Otra Seña Más. Dedicada a dos importantes pérdidas de la memoria colectiva de nuestro pueblo. El cierre de las Pastelerías Hernández y la muerte de Julián Redondo

  • ·         Puesto nº2. En el pueblo de los ciegos. Relativa al problema ignorado de la falta de seguridad por la falta de luz en varios puntos de nuestro municipio. Un problema que se terminó solucionando, aunque por el camino hubo hasta algún buen susto.

  • ·         Puesto nº1. Camino de un error histórico. Donde desgranaba mi opinión sobre el motivo por el que creo que la reforma de la Plaza de los Belgas tal como lo concibe nuestro Ayuntamiento, se puede convertir en uno de los peores errores de cara al futuro de nuestro pueblo.

El tema ganador este año está claro que ha sido la reforma de la Plaza de los Belgas, que ocupa el tercer puesto del pódium y el primero (con una amplia mayoría). Atrás quedaron las entradas relativas a fiestas y la movida, que tan buen resultado habían dado hasta la fecha.

Lo que está claro es lo que este año ha despertado el interés de nuestros vecinos.

Seguiremos alerta.

lunes, 17 de diciembre de 2018

Resumen 2018 II (Abril - Junio)




Comenzamos el segundo trimestre del año con una nueva entrada relativa a lo que con el tiempo hemos bautizado como “la movida villalbina”. En esta entrada traté de abordar el paso desde la cima del éxitodel fenómeno, al descenso hasta lo que hoy es la noche en nuestro pueblo. ¿Qué pasos se dieron en este viaje por el precipicio?

Fue el mes de abril el mes en el que saltó la que posiblemente sea la noticia del año en nuestro pueblo. Sin ir en el programa electoral, el PP se sacó de la chistera un “conejo” en forma de reforma integral de La Plaza de los Belgas. Una decisión que ha levantado un gran revuelo, pues son muchos los que opinan que una reforma de ese calado y coste no es necesaria, que con arreglar el suelo y reponer el mobiliario urbano es suficiente. Podemos estar ante el gran error que haga pasar a la posteridad al actual equipo de gobierno municipal, una obra que además pone en peligro uno de los pilares económicos de nuestro municipio, el mercadillo.

Cerramos el mes con una nueva entrada relativa al fenómeno de “La movida”. En este caso la entrada era una visión a través de la cual argumento los motivos por los cuales en mi opinión el fenómeno no podrá repetirse por más que la nostalgia nos invite a creer que pueda ser posible. Demasiados factores en contra para que se pueda volver a dar la situación que propicio aquellos maravillosos años.
La primera entrada de mayo fue para presentar los resultados de la pequeña encuesta que lleve a cabo para conocer la impresión de los vecinos al respecto de la reforma de La Plaza de los Belgas. Al final mi postura iba en la línea de lo que expresaban una gran mayoría de vecinos. Arreglos si, reforma integral no.

Y seguimos analizando factores por los que la movida empezó a debilitarse en nuestro pueblo. La mejora de las comunicaciones propicio que muchos decidiesen ampliar horizontes hacia otros lugares de Madrid mientras Villalba perdía empuje como “Villa de Vacaciones” para convertirse en “Ciudad Dormitorio”.

A finales de junio llegó la tradicional entrada relativa a las fiestas de San Antonio de Padua. Unas fiestas que llegaban con un programa un poco más interesante que el fiasco del año anterior, aunque con una novedad importante sobre la esencia de las mismas. Por primera vez en su historia había Mayordomos del Barrio de la Estación. Sea por la entrada de sangre nueva o por un mayor interés por parte del ejecutivo municipal, este año las “Fiestas del Pueblo” han gozado de mayor éxito que el año anterior.

Y entre las diversas entradas festivas se coló un sondeo de intención de voto con el que pretendí palpar el sentimiento del electorado villalbino. ¿Han cuajado en nuestro pueblo las candidaturas de los nuevos partidos? ¿Seguirá el desgaste de los partidos tradicionales? ¿El inédito “Vecinos por Collado Villalba” es ya conocido por estos y representa una opción de representación?
Sin alcanzar una participación que pueda ofrecer datos irrefutables, el sondeo nos ofreció unos resultados que ponen a las claras que salvo cataclismo, tras el mes de mayo volveremos a tener un Ayuntamiento con la representación muy dispersa y alejada de las mayorías absolutas que tanto daño le hicieron en el pasado. Esperemos que la dispersión de fuerzas no lleve asociado el bloqueo o parálisis institucional.

domingo, 9 de diciembre de 2018

Resumen 2018 I (Enero - Marzo)


Podium de La Tragamillas
Va siendo hora de ir resumiendo lo abordado por este servidor desde el blog a lo largo de este año 2018 que poco a poco se nos va apagando.

Precisamente de eso iba la primera entrada del año, de las luces apagadas en la zona del puente del Zoco. Una denuncia que venía repitiendo desde hace mucho tiempo, pues consideraba que era un punto negro en la seguridad vial de nuestro pueblo y que tarde o temprano llegaría el momento en que lamentaríamos alguna desgracia. Fuese por la falta de luz o por otras circunstancias, a finales de mes tuvimos un susto en la zona. Y quien sabe si por ello, por fin se hizo la luz.

La siguiente entrada fue dedicada a La  Mini Tragamillas, una nueva carrera popular que nació este año y que esperemos que para quedarse. Una apuesta de la organización de La Tragamillas para tratar de apuntalar el proyecto de la Media Maratón, que empieza a sufrir un importante desgaste por el paso de los años y por la saturación del calendario de carreras populares. Una medida que ayudo a compensar parte de la caída de participación que la prueba mayor lleva registrando en los últimos años, pero que deberá ir acompañada de otras medidas si se quiere que la prueba villalbina continúe celebrándose muchos años más. El ganador de la prueba fue el incombustible Juan Antonio Cuadrillero, mientras que en el apartado femenino, inscribió su nombre como primera ganadora Katia Mazarías.

Katia Mazarias. Ganadora de la 1ª Mini Tragamillas 


Este 2018 ha sido un año de fuertes lluvias, lo que ha propiciado que nuestro querido Guadarrama haya llevado un nivel de caudal casi olvidado en el último lustro. Pero ese torrente poco ha tenido que envidiar a las aguas revueltas que han bajado por algunas de las formaciones políticas locales. C’s ha visto como Collado Villalba parecía ser un feudo en el que navegar “aguas arriba”, contrariamente a lo que sucedía en el resto de España, al menos hasta la famosa moción de censura de Pedro Sánchez.

Todo les sonreía a los naranjitos a nivel nacional, pero en Villalba las cosas no iban de la misma manera. Una fuerte crisis interna que viene prácticamente desde el minuto uno de la legislatura, ha provocado la fuga de buena parte de los militantes que arrancaron el proyecto local, algunos de los cuales han sido parte importante de la creación de la formación de Vecinos por Collado Villalba, el nuevo partido independiente local que puede llegar a tener un peso importante en la política municipal si los sondeos se confirman.

Pero todo esto es poco si lo comparamos con el vuelco en la ejecutiva local del PSOE, donde Juan José Morales ha visto como le movían la silla y se hacía con el poder la parte más “José Pablista” del partido. El margen de la victoria de Vituco no fue aplastante, pero recordemos que ese resultado es respuesta de los afiliados del partido. ¿Cuál será la respuesta del electorado en mayo? Creo que ciertos aspectos de la gestión del PSOE en los últimos años precedentes al gobierno del PP, aún continúan muy presentes en los votantes villalbinos, pero pese a todo, el PSOE ha decidido asumir el riesgo ante lo que sus bases han considerado una política pasiva de Morales y el peligro del  entre las nuevas formaciones de izquierda. Mayo pondrá a cada uno en su sitio y enjuiciará a todos los partidos y sus actuaciones durante estos últimos cuatro años.


domingo, 2 de diciembre de 2018

Primarias revueltas...




"Vituco"
No tenía pensado escribir ninguna entrada relativa a las próximas elecciones municipales en lo que no se tuviese la foto clara de que candidaturas se presentarán. Sin embargo, lo que ya intuía allá por el mes de junio cuando realice un primer sondeo, se ha visto sobrepasado con creces.

Me surgían muchas dudas sobre la posibilidad de que la izquierda local se hubiese recompuesto tras estos ocho años de dominio en las urnas del PP y sin embargo, todo parece indicar que las luchas de poder interno son aún más cruentas a juzgar por los resultados de las primarias de Podemos y PSOE.

Peguemos un vistazo a lo ocurrido en el PSOE villalbino.

Para ello nos remontaremos a hace casi ocho años. Los resultados de las elecciones municipales dan la victoria por mayoría absoluta al PP encabezado por Agustín Juárez y José Pablo González decide dejar su acta de concejal en la oposición, pasando a encabezar el partido Juan José Morales, el que hasta ese momento había sido el número dos de José Pablo González.


Pronto empiezan los encontronazos internos, pues muchos pesos pesados del PSOE no simpatizan con la línea seguida por Morales en esos días. El caso más claro es el de Rosana Crespo. Se le acusaba de ser poco contundente en la oposición y haber mostrado debilidad al asumir como posibles errores de gestión algunas de las actuaciones de los últimos tiempos de mandato del PSOE en el Ayuntamiento.

Todo ello desembocó en una disputada lucha por la Secretaría General del Partido a nivel local con victoria de Morales. Sin embargo el cisma no cesó ahí y se hizo más palpable aun cuando los concejales más próximos al Josepablismo (Gómez Sierra y Belén Sánchez) dimitieron.

Y las cosas no mejoraron tras el siguiente paso por las urnas, sino todo lo contrario. El nuevo batacazo electoral con la irrupción de Cambiemos Villalba, supuso un retroceso notable y la división interna traspasó los despachos de la asamblea local y llego hasta los despachos del Ayuntamiento. Morales estaba cada vez más solo.

Cristina Toral
Así que el año pasado, se llega a la elección del nuevo Secretario General, donde se presentan dos listas, la de Morales y la de Victoriano Alcolea “Vituco”. Al primero le apoyan dos de los concejales que aún conserva el partido en el Ayuntamiento (Carlos López Acosta y Pedro Pablo García). Por el contrario,  Vituco recibe el respaldo de Beatriz Martín y Magdalena Moreno, las otras dos concejalas. La victoria de Vituco fue reñida, pero parecía que el PSOE cerraba filas en torno al nuevo proyecto.
Sin embargo esto ha sido un espejismo. Llega el momento de las primarias, el momento en el que las aspiraciones de poder empiezan a aflorar y donde todo lo guardado por el bien del partido salta por los aires. Todos preparados a pillar el mejor cajón en la parrilla de salida y evidentemente, las cosas no son como antaño y hay menos sillones a repartir o donde dije digo ahora digo Diego y la integración de corrientes pasa a ser un bendito dedo, un cuaderno azul o vaya usted a saber.

Así que al no haber consenso para una candidatura única, la cosa pasa por ir a unas primarias con dos listas, la de Vituco y la de Cristina Toral (ex concejala del Ayuntamiento tras la dimisión de Belén Sánchez)

Vituco pierde por el camino el apoyo de buena parte de las bases de la agrupación, pues Cristina es un rostro muy conocido no solo por los militantes, sino por buena parte de la sociedad villalbina. Con ella han marchado parte de los que apoyaron a Vituco y gente de los que apoyaron a Morales cuando un año antes se enfrentó por la secretaría a él. Sin embargo, Vituco sigue contando con otros apoyos “más oscuros” que le permiten ganar el proceso de primarias, aunque fuese por la mínima y con movimientos extraños de afiliados entre municipios.

Lo que está claro es que la división ahora mismo es mayor si cabe y se antoja difícil una lista de consenso de aquí a febrero. Atrás quedaron las fotos de la concordia y el buen rollismo por las Redes Sociales. Ahora mismo todo es crispación y se puede ver en el ambiente que muchos afiliados incluso se plantean votar otras opciones en el mes de mayo.

Pero claro está, me imagino que se plantearan el votar otra opción de izquierdas si esta les satisface y ven en ella valores perdidos por el PSOE.

Y aquí es donde entramos a analizar lo acontecido en Podemos.

Vaya por delante que no estoy tan puesto en cuanto a los procesos internos de la formación morada ni en los planteamientos ideológicos de las distintas candidaturas presentadas y mucho menos en el papel que Podemos representa dentro de la Confluencia de Candidaturas.

Me imagino que alguno ya se me ha perdido con este primer párrafo. Y es que es preciso recordar que Podemos no se presentó en las anteriores elecciones a la alcaldía, sino que se mantuvo un poco al margen en beneficio de Cambiemos Villalba. Sin embargo, en esta ocasión a la hora de hablar de Podemos, tendremos que hablar como si hablásemos de una tercera parte de una candidatura única de izquierdas o confluencia (el porcentaje dentro de esa confluencia seguramente será fruto de más luchas).

Sergio Asunción. ¿Cambio de camiseta?
El caso es que en Podemos se presentaban tres candidaturas, una primera encabezada por Sergio Asunción (actual concejal de Cambiemos Villalba), otra por Gonzalo Díaz (ganador de las primarias y perteneciente al sector Errejonista) y Alejandro Mata.

El gato al agua se lo ha llevado la candidatura de Sergio Asunción, sin embargo, las dudas sobre las garantías del proceso han llevado a la candidatura de Alejandro Mata a pedir a las altas instancias de la agrupación morada la repetición de las elecciones, esta vez solo en formato presencial y sin interferencias por parte de las otras partes de la confluencia que habían tomado partido claramente por Sergio Asunción.

En el supuesto de no conseguir la repetición de las elecciones, Alejandro Mata ya ha expresado su opinión de presentarse a las elecciones municipales aunque fuese con otras siglas, lo que provocaría una mayor dispersión aún del electorado a la izquierda del PSOE.

Y que no se nos olvide que todo esto es solamente parte de un puzle mayor en el que supuestamente se deberían ensamblar las piezas de Podemos, IU, Equo y suponemos que Cambiemos Villalba (si es que no hacen un “Carmena”).

Alejandro Mata.

Vamos, que todo esto nos presenta el escenario ideal para una “Tormenta Perfecta” en las próximas elecciones que nos llevará hacia un resultado impredecible y fruto del cual, lo más probable es que salga un Ayuntamiento ingobernable. Algo que se antoja como una auténtica catástrofe cuando todas las previsiones de los expertos auguran el que entre finales del próximo año y el 2020 nos volveremos a ver sumergidos en una importante crisis económica mundial y todo ello sin que nuestro país haya conseguido recuperar ni mucho menos el punto de partida de la crisis del 2011.

Agárrense que vienen curvas…

viernes, 9 de noviembre de 2018

Inquietudes villalbinas


Hace unos meses propuse desde este blog la participación en una encuesta para conocer la impresión de los vecinos respecto de lo que ellos consideraban los mayores problemas de nuestro municipio y las inversiones que le gustaría que se llevaran a cabo en el mismo.

Aunque el volumen de respuestas no fue excesivamente significativo, sí que marca en cierto modo las tendencias e inquietudes de los villalbinos.

Respecto a la primera de las cuestiones, la opción ganadora por mayoría absoluta (54,2%), fue la suciedad, algo que no nos extraña y es que está a la vista de todos en cuanto ponemos un pie en las calles del pueblo.

La segunda opción fue la inseguridad con un 19,4% y eso que en el momento de subir la encuesta no conocíamos la noticia de “La Manada Villalbina”. Pero basta con recordar la cantidad de víctimas de violencia de género que ha tenido nuestro pueblo en los últimos años o la ola de robos de móviles durante las fiestas o a pequeños comercios. La sensación de los vecinos, en especial de los colectivos más débiles, es que las calles de Villalba no son seguras en algunos barrios.
A estas opciones le continuaron los altos impuestos 12.5%, los vecinos denuncian la elevada relación entre lo que pagamos vía impuestos y lo que recibimos vía servicios. Pagamos como ricos y no nos luce.  Un poco relacionada  estaría la falta de infraestructuras municipales en determinados campos y el deficiente mantenimiento de las existentes con un 11,1%. Quedando para el capítulo “otros” el 2.8% restante.



La segunda parte de la encuesta versaba sobre la inversión más demandada por los vecinos. Aquí la cosa estuvo más repartida y quedó de la siguiente manera.

  •          Mejora del alumbrado 23.3%
  •          Mejoras para el mantenimiento de parques y jardines  19.2%
  •          Plan de asfaltado general 15.1%
  •          Construcción de un teatro 11%
  •         Nueva estación de autobuses 6.8%
  •          Ampliación del gimnasio municipal 4.1%
  •          Reforma Plaza de la Estación  4.1%
  •         Remodelación Estación de tren, construcción de un nuevo pabellón deportivo (a mas sobre la remodelación del existente) y reforma de la Plaza de los Belgas 1.4%
  •         Otra 12.3%

Curioso el dato de que los vecinos antepongan la reforma de la Plaza de la Estación a la de la Plaza de los Belgas, que es la apuesta de nuestro consistorio.

Espero que la encuesta haya resultado de vuestro interés.

martes, 23 de octubre de 2018

El buen graffiti


Que la limpieza es el problema más importante que tiene Collado Villalba, o al menos eso es lo que dicen sus vecinos, es algo patente en cada calle o espacio de nuestro municipio.

Dentro de este problema hay varias categorías, “caquitas y orines caninos”, basura fuera de los contenedores, la falta de limpieza y mantenimiento de los mismos, graffitis… Precisamente a estos últimos me voy a referir en esta entrada del blog.

Los que vivimos aquí, por desgracia ya los tenemos como algo asumido, aunque me gustaría conservar la esperanza de que algún día desaparecerán o al menos los veremos en menor cantidad y los que veamos tendrán un mínimo componente artístico. Y es que por desgracia, la mayoría de los graffitis que pueblan nuestros espacios públicos no dejan de ser más que una sucesión de garabatos o en el mejor de los casos palabras y simbología política. Esto choca de forma muy importante a los visitantes del municipio, que sienten como si se estuviesen adentrando en uno de los peores suburbios de cualquier ciudad, Villalba todo ella parece El Bronx y devalúa la imagen del pueblo y sus posibles inversiones en él.

Pero no es a estos vándalos a quien quiero dedicar la entrada, sino a los artistas que han creado las excepciones con las que se decoran algunos rincones y comercios de nuestro pueblo y es que hay magníficos ejemplos como por ejemplo los murales de los puentes de acceso al P29 o la zona de Los Valles que se crearon por artistas locales ya hace años durante la celebración de la Semana de la Juventud. Una buena y económica iniciativa que no se el motivo por el cual no se sigue desarrollando. Estos dos ejemplos, también lo son del paso del tiempo y de que incluso el arte urbano necesita conservación, pues la mayoría de estas obras presentan su pintura muy cuarteada.

Pero mejor os dejo unas imágenes para que  juzguéis la categoría de estas creaciones. Haz click en la imagen y se abrirá el álbum. 




domingo, 7 de octubre de 2018

La moda de las pasarelas

Imagen del rio desbordado antes de su canalización

Se va agotando la legislatura y va siendo hora de empezar a ponerse las pilas para tratar de votar en consecuencia con todo lo puesto en la balanza por unos y otros.

Ha sido una legislatura dura para todos, pues unos han tenido que ir a la bancada de la oposición (y no se han lucido precisamente), otros han ido de “príncipes consortes” (y se quedarán como el Príncipe de Gales esperando su momento mientras la línea sucesoria les pasa por encima) y por último, para los que están en el poder, la legislatura pasará como la gran oportunidad perdida.

Durante la anterior campaña electoral, todos los partidos prometieron importantes inversiones en el municipio aun cuando “todos” seguíamos padeciendo el azote de la crisis. Se les preguntaba el típico ¿de dónde se va a sacar para eso? Y más cuando todos prometían paralelamente una bajada de los impuestos municipales. Y vuelvo a subrayar el “todos”.

Sea como sea, el caso es que esas grandes inversiones no han llegado al pueblo y llega el momento de pedir cuentas y poner el legado de estos años de poder en valor. Seguramente muchos votaran por la situación actual en aspectos como la limpieza, los impuestos, los servicios municipales en temas como asuntos sociales, jardines, etc. Pero lo cierto es, que la memoria es frágil y a las pruebas me remito. ¿Estaba como la patena Collado Villalba en tiempos de los anteriores dirigentes? ¿No subía el IBI a ritmos insostenibles en tiempos del PSOE? ¿No son buena parte de estos problemas un mal endémico del pueblo desde hace años o como suele llamarse “una herencia”?



Por eso hay que poner en la balanza el “legado” que cada gobierno ha dejado a lo largo de los años en el municipio, no sin ponerlo en cuarentena con el tema de la deuda y el momento económico global que toca en cada momento, que con como se suele decir, “con buena picha bien se jode”.
Todos sabemos que a Carlos Julio Lopez Jimenez le debemos muchas cosas en Collado Villalba como el actual pabellón, el gran crecimiento de nuestro municipio, una buena promoción cultural (con grandes actuaciones en las fiestas entre otras cosas) y la creación de la Casa de la Cultura, etc. Pero sin duda alguna, su gran obra y legado siempre será la canalización del rio y el dejar asfaltado casi al 100% el terreno urbano de Collado Villalba.

Parque de El Carrizal. Foto de Mileurismogourmet.com
A Carlos Julio le siguió José Luis Peñalvo, al que le tocó lidiar con un periodo de crisis y austeridad y que para muchos solo es el alcalde que tiro la antigua Estación de Ferrocarril. Sin embargo, en su mandato también se hicieron algunas cosas importantes como dar solución a las continuas inundaciones en la Laguna de Priconsa ahora conocida como El Carrizal, que anegaban la zona en varias ocasiones al año. Recordemos el intento fallido anterior de transformar la laguna en un lago artificial, motivo por el que ahora tenemos dos lagunas, la natural y la artificial. El legado de Peñalvo es exiguo por lo corto de su mandato y la situación económica tan difícil que heredo, pues recordemos que España sufrió una gravísima crisis después del esplendor del famoso 92 y que Collado Villalba “había jugado como si fuese capital de provincia”

Y entramos en la era del José Pablismo, otro largo periodo de gobierno que dio para hacer más cosas tanto por la duración del mandato, como por la situación económica y por gozar de un apoyo mayoritario en las urnas que permitía hacer y deshacer casi a su antojo. No fue así en su primer mandato cuando necesitó pactar con IU, pero si en el resto de sus legislaturas. Es muy importante que todo el mundo tenga en cuenta que toda gran obra necesita de un periodo de estudio, la aprobación de la financiación y la posterior ejecución, por lo que las obras de gran magnitud pueden llegar a poner medalla a quien no le corresponde, pues este proceso puede alargarse hasta casi los cuatro años que dura una legislatura.

Quien siga este blog desde sus orígenes, sabrá que he sido muy crítico con el gobierno de Jose Pablo González por muchas de sus actuaciones, pero tampoco voy a negar que en sus largos años de gobierno ha dejado su huella en nuestro municipio. Sin duda alguna su mayor exponente es el famoso túnel que tanto ha costado y cuyo beneficio es discutible. Pero dejando de lado esta obra, el legado es más amplio, pues como he dicho, tuvo años para construirlo y dinero para poder llevarlo a cabo ¿o fue a través del endeudamiento? Casa de la Música, Biblioteca, recuperación de El Coto de las Suertes, Ciudad Deportiva, Parque del Ferial,  El Hospital (ejemplo de medalla que se han colgado el que ha llegado detrás) y otras cuantas cosas más…

Así que toca empezar a calibrar cual va a ser el legado del gobierno del PP a lo largo de estos ocho años. Habrá que tener en cuenta que en la primera legislatura la situación económica fue dramática y daba para poco más que pagar las nóminas y que en esta segunda, la de la recuperación, no han gozado de mayoría absoluta, aunque en la práctica ha sido como si la tuvieran, pues Ciudadanos ha dicho si a casi todo salvo un par de temas y más bien  por el voto díscolo de una de sus concejalas que por ellos mismos.

El caso es que miras al pueblo y el legado del PP tras ocho años de mandato y a falta de ver si arrancan las obras de La Plaza de los Belgas y la remodelación del pabellón, quedan reducidas al Circuito Biosaludable de la Dehesa y a la construcción de varias pasarelas.

Es algo sabido el gran hándicap de desarrollo y movilidad que supone para el pueblo el verse cortado por la autopista, el rio y las dos líneas ferroviarias que pasan por él. Sin embargo, curiosamente estas pasarelas no han actuado sobre este problema. Pero recordemos que Mariola es "La Reina de las Pasarelas"

Foto de La Voz de la Sierra.
La más importante es la que cruza la Carretera deNavacerrada. Una pasarela que sin registrar un gran tráfico, sí que alivia un punto crítico, pues son bastantes los vecinos que acceden a la dehesa o la zona de la Ciudad Deportiva a través de ella. Ni que decir de su importancia durante las fiestas patronales. La siguiente en importancia es la de acceso al hospital, una pasarela que lleva asociada la polémica de quien será quien finalmente haga frente a su pago, pues se supone que debería correr a cargo de la concesionaria, pero de momento se ha construido con dinero municipal y hay serias dudas de que ese dinero le sea reintegrado al municipio. La importancia de esta infraestructura no viene dada tanto por el uso o el tráfico de gente que la use como al tipo de público al que presta servicio. Está claro que el carácter social por su vinculación con el hospital hace que su valor este por encima del uso real que se le dé.

Y finalmente quedaría la “Pasarela Fashion”, esa que luce en todo el centro del pueblo y que sirve para atravesar Honorio Lozano a pocos metros de un semáforo. Una pasarela creada para el lucimiento y poco más y que nos han vendido como un regalo de la empresa que se encargó de arreglar un tema de colectores. Generosos amigos los de este pueblo o los del equipo de gobierno que nos ha tocado en suerte. ¿Alguien duda de que el pago se haya llevado a cabo en especie o por el engorde de otros contratos?

Sea como sea, pobre legado el que tras ocho años va a quedar en nuestro municipio y más cuando hay tanto por lavar, empezando por las calles de este pueblo que precisan de un buen fregado.

jueves, 27 de septiembre de 2018

Los grandes problemas de Collado Villalba


El reloj corre que se las pela y en menos que canta un gallo nos encontraremos con que el año se nos habrá esfumado y entraremos de lleno en el 2019, un año electoral en el que nos tocará renovar el equipo de gobierno de nuestro municipio.

Así que muchas de las tareas habrán quedado pendientes de resolución para el gobierno municipal entrante (contrato de recogida de basuras, por ejemplo). Muchas son la necesidades de nuestro pueblo, algunas de ellas ya con el rango y categoría de históricas, por ello propongo una encuesta para saber cual pensáis que es el mayor problema de Collado Villalba y cual es en vuestra opinión la infraestructura más necesaria del municipio




martes, 18 de septiembre de 2018

Survival Zombie 2018



El pasado sábado se desarrollo en nuestro municipio por segunda vez el evento “Survival Zombie”. La anterior edición data de 2014, cuando se lanzó la propuesta de “Villalba Capital de la Sierra”. Un evento que pretende recrear de forma  lo más real posible, lo que sería un juego de mesa o rol en el que los participantes tratan de superar pruebas esquivando los encuentros con los zombies y con los soldados represores.

Mucho se ha hablado del evento en los días previos por aquello de que si se había elegido nuestro pueblo (que no se elige por la organización, sino que se pide a la misma su desarrollo en el mismo y a partir de ahí a entrar en una larga lista de espera salvo que busques otro organizador de los que han salido a posteriori y que no tienen la misma calidad organizativa) por no tener que romperse la cabeza en los temas de ambientación y atrezo.

Sin embargo, parece que con todo y con eso, la difusión no ha sido del todo efectiva, pues la participación no alcanzó la cifra de hace cuatro años. ¿Falta de publicidad? ¿Exceso de eventos similares a lo largo del año en la provincia?

Pues supongo que un poco de todo. El evento ya no es tan novedoso como hace 4 años y las pruebas han ido proliferando por todo el territorio, por lo que el participante puede elegir el terreno de juego con más facilidad sin tener que recurrir a tener que ir a una ciudad lejana (algo similar a la burbuja del running y otras pruebas deportivas de carácter popular). Sin ir más lejos, Guadarrama fue escenario de una prueba a principios de verano y las inscripciones no son precisamente muy económicas.

Estos factores pueden haber influido en la falta de participación. Atrás quedaron los tiempos de sorpresa y de esa afluencia de jugadores orientales que vivimos en el 2014. Hay que tener en cuenta que la edición Villalbina tuvo fuertes críticas entre los más fieles al evento en su momento por su organización y por lo difícil de poder jugar en un pueblo tan grande y con tanto tráfico. Sin embargo el juego se ha desarrollado incluso en capitales de provincia como Ávila.

Tal vez por esas criticas, se delimitó el área de juego y no se llevaron pruebas a zonas periféricas como Villalba Pueblo o La Laguna de El Carrizal. Precisamente esto ha sido motivo de críticas este año, pues las pruebas estaban demasiado juntas y se generaban importantes colas para poder superarlas.

Pero vayamos a lo que como espectador pude presenciar.

A poco menos de media hora me encontraba en un restaurante de la zona centro y vi como unas cuatro o cinco chicas entraron a sus baños sin consumir y no recuerdo que estuviesen en la zona de la terraza. Empezaba a ver la animación del evento, aunque sin tanta intensidad como en la edición de hace cuatro años y sin rastro de los asiáticos, auténticos fanáticos de este juego. Los chinos que se podían ver eran los de las pequeñas tiendas.

Llego a la “Zona Zero” justo en el momento en que tendría que empezar el juego. Sin embargo la cosa esta aún un poco verde. Se anuncia que el juego comenzará en dos minutos, pero estos se convierten en los dos minutos más largos que uno recuerde. Con más de 15’ de retraso, los organizadores empiezan a refrescar a los participantes las normas del juego y de paso así nos vamos enterando un poco de que va la historia los que nos hemos acercado como espectadores.

A diferencia de 2014, la zona de inicio del juego está vallada y los espectadores no podemos acceder a ella. Yo he optado por subirme a la valla de la plaza para evitar una posible estampida como paso en aquella primera edición. Sin embargo parece que la organización toma medidas para que esto no suceda más en sus eventos por motivos de seguridad.

Si en aquella primera edición todo empezó con una especie de represalia por parte de los militares, en esta el detonante fue una “insurrección” por parte de los rebeldes que sería salvajemente reprimida por los soldados aplicándoles el escarmiento de encerrarlos en unos coches sobre los que pasaría un tanque. Todo quedó bastante más llamativo y espectacular que en la edición anterior. Mientras, en el centro de la plaza la primera horda de zombies ya se dirigía hacia los participantes que aún se encontraban en el recinto perimetrado. “No problema”, los soldados y su artillería acabarían por controlar este primer ataque.

Así se comenzó a dar salida a los participantes por un pasillo que atravesaba un par de tiendas de campaña para dar comienzo al juego propiamente dicho. Se les incitaba a salir corriendo de la plaza y algunos salían realmente descontrolados. Para su suerte, un Policía Municipal (de los reales), controlaba el tráfico en el cruce de los juzgados y evitó incidentes graves.
Una vez salieron todos los participantes me dirigí hacia la Calle Real para ver el ambiente en otro punto. El puente sobre el rio estaba repleto de gente que veía a los jugadores buscar pistas por la zona mientras aparecían los primeros “Z’s” o zombies rápidos, los que eliminan a mas jugadores, pues pueden correr y atacar de forma individual. Esto provocó varias estampidas y situaciones complicadas, pues algunos se tiran literalmente sobre los coches a pesar de la recriminación de los voluntarios de Protección Civil.

Foto cortesía Luis Blasco de la Cruz

Decididamente no hay el mismo ambiente de hace cuatro años, aunque el evento sigue gozando de salud para poder repetirse de vez en cuando para no saturar al personal y no someterlo a un desgaste prematuro. Eso sí, sería conveniente revisar varios aspectos para mejorar tanto desde el punto de vista del juego, como desde el punto de vista de los espectadores y especialmente en el de la seguridad.

  • ·        Debería mejorar la comunicación sobre el evento. No solo desde el punto de vista de promocionar la participación, sino para que la gente que se encuentre con el evento sepa de qué se trata. Así evitaríamos el ver gente con la sillita del bebe (a casi medianoche) metidos en una marabunta de gente corriendo en todas las direcciones. También evitaríamos que niños pequeños se asustasen al ver las carreras y los zombies a su lado. O mascotas sobresaltadas por los estallidos de la pirotecnia, etc. Aunque permítanme que aquí responsabilice más a los padres y dueños de las mascotas que a la organización, pero claro, algunos si no meten la nariz hasta el fondo no se quedan a gusto.


  • ·        Para mí un acierto evitar la “salida-estampida” y sacar a los participantes de forma ordenada. También un acierto el perimetrar la zona. No nos permite interactuar tanto a los curiosos, pero se corren menos peligros. Se debería estudiar la limitación del tráfico en los aledaños de la Plaza de los Belgas, así como en la Calle Real desde la Estación hasta el Canguro durante la primera hora del juego o algo así. De esa manera el juego estaría más concentrado en ese tramo poniendo las pruebas en esas áreas al principio, lo que facilitaría las carreras y seria más vistoso para los espectadores. Una vez que el juego ya estuviese “más lanzado” y en un horario con menos tráfico, los participantes podrían ir hacia zonas más periféricas sin tanto peligro si tuviesen que pegar una carrera ante los “Z’s”


  • ·        Los que vivieron el juego más de cerca, también se quejaron de que en la presente edición no hubo tantos zombies rápidos como en otras ediciones de otros pueblos, pero eso ya no sé cómo valorarlo desde mi desconocimiento.


Seguramente haya más aspectos a mejorar del juego para que se adapte mejor a nuestro pueblo, pero creo que a groso modo, el evento es una opción de ocio para público joven más que valida, aunque eso sí, se agradecería el que se reforzase la seguridad para público y participantes.



lunes, 10 de septiembre de 2018

Ciudad arrasada...




Solamente unos pocos rayos de la luz del Sol conseguían abrirse hueco entre el cielo gris y plomizo tras el Gran Estallido que dejó una gran nube tóxica. Un paisaje desolador de vegetación arrasada y extinción de casi toda vida (vegetal y animal) sobre la faz de la Tierra.

Solamente unas pocas especies cuyo hábitat está bajo tierra han logrado sobrevivir y continuar con su vida gracias a su hábitat y a su capacidad de adaptación que les permite alimentarse de carroña y sobrevivir a la radiación.  Cucarachas, ratas y otros insectos y roedores, campan ahora en las desérticas calles sin vida inteligente ni muchos de los animales y mascotas que estábamos acostumbrados a ver.

Sin embargo, hay gente que asegura haber visto una especie similar al hombre que habitaba La Tierra con anterioridad al Gran Estallido. Estos seres mutantes, viven como las ratas alimentándose de la basura y se rumorea que practican la coprofagia e incluso el canibalismo, pues son capaces de alimentarse de individuos de su propia especie.

---------------------

Hasta aquí la ficción que podría servir de arranque al “Survival Zombie” del próximo sábado noche. Sin embargo uno ve el paisaje villalbino y empieza a pensar maliciosamente, si la elección de nuestro pueblo como “tapiz de juego”, ha sido casualidad o ha venido propiciado por sus inmejorables atrezos con los que adornar y hacer más realista el juego.

No nos falta de nada oiga. Calles oscuras con múltiples farolas apagadas o que no paran de ofrecer su suministro de forma intermitente. Roña y carroña por cada esquina con sus correspondientes malos olores (para poder disfrutar del juego con todos los sentidos). Y espacios naturales arrasados como si hubiese caído la bomba de Chernóbil en sus alrededores. Si han dado un paseo por la dehesa a la altura del Vázquez Díaz y prestado un mínimo de atención a los árboles que se plantaron a bombo y platillo hace dos años, sabrán perfectamente de que les hablo.

Total, que solo nos faltan los zombies, ¿o no? Vaya usted a saber. El caso es que el próximo sábado tendremos el desembarco de unos cuantos de ellos para completar la pesadilla y disfrutar de la segunda edición de este evento en nuestro pueblo. Lástima que esta durará incluso una vez finalizado el juego y Villalba seguirá en “Estado Zombie”.

martes, 28 de agosto de 2018

Tenemos ganador


El verano va tocando su fin y poco a poco el pueblo volverá a tomar el ritmo tras este parón,  más allá de las vacaciones, al que nos someten nuestros dirigentes municipales. Por segundo año consecutivo, las vacaciones de los empleados municipales se llevan por delante la prestación de servicios a los vecinos con casos tan sangrantes como el cierre de las pistas de atletismo, que ha obligado a los usuarios de las mismas a tener que emigrar a Guadarrama u otros lugares donde poder seguir entrenando.

Pero en medio de esta “siesta veraniega”, quien sabe si tal vez de forma meditada, se nos ha colado una noticia que ha pasado desapercibida para una gran mayoría de vecinos, pero que va a condicionar la vida de muchos de ellos y buena parte del futuro de nuestro pueblo. Ya tenemos proyecto ganador para la reforma de la Plaza de los Belgas, el proyecto Locus  Amoenus.

Ya en esta entrada desgrane algunas de las claves de lo que yo consideraba como un auténtico despropósito en torno a la reforma de la Plaza de los Belgas.

Uno no es periodista, pero intenta tener “fuentes” solventes en la información o trata de contrastar opiniones antes de exponer la propia. El caso de la reforma de la Plaza de los Belgas me parece de extraordinaria importancia, ya que se trata de uno de los pilares de la vertebración urbanística, social y económica del municipio, un error de gran calado podría tener consecuencias devastadoras que dudo que el pueblo pueda permitirse en las condiciones en las que está ahora mismo.

Desde un punto de vista urbanístico, está claro que la plaza carece de belleza alguna tal como está ahora mismo. El perímetro ha perdido parte de sus árboles y los del interior ya ni nos acordamos de que alguna vez existieron. Hace falta darse un paseo por la plaza para ver el parcheo del suelo y darse cuenta de que un día hubo allí un árbol. La decisión de hacer peatonal ciertos tramos de las calles adyacentes puede tener una repercusión importantísima, no solo en esas calles, sino en arterias principales como la Calle Real o Vial Sur, se tiene que estudiar muy seriamente con el departamento de movilidad, ya que el tráfico en Collado Villalba ya es de por si caótico y estas medidas pueden estrangularlo aún más.

En el aspecto económico, estamos hablando de la zona más dinámica comercialmente una vez descontados los polígonos y las grandes superficies. Pese a que hay mucha gente que “desprecia” el mercadillo, si esa zona es la que tiene la mayor tasa de ocupación de Collado Villalba es gracias a él. 

Hablando con una persona que tuvo un negocio en la calle Alonso Pena, me dijo que barajaron dos opciones a la hora de buscar el local, una la finalmente escogida y otra en una calle del interior de la urbanización de Los Belgas. La diferencia del precio del alquiler era casi del triple, pero cuando vieron la diferencia de tránsito entre una calle y otra no había color, como no lo hay en el número de locales cerrados según se dé a la plaza o te quedes en la urbanización.  Del mismo modo, me comentó que sus ventas se doblaban o incluso triplicaban en los días de mercadillo, amén de las ventas que se pudiesen derivar a otros días de gente que había visto sus productos en día de mercadillo y vuelto a por ellos en otro momento. Finalmente, la prueba del algodón, todos conocemos una frutería ubicada en la esquina de la plaza, ¿tiene los mismos precios los días en que esta el mercadillo ofreciendo competencia que los días que trabajan sin ella?
Imagen evento Survival Zombie. (Fotoenfoques.com)

Finalmente, desde un punto de vista social, la plaza se ha quedado como último lugar donde poder llevar a cabo ciertas actividades como conciertos, ferias (food

truck, automóvil, etc…) Vamos, la puntilla a la ya de por si depresiva vida cultural y social de este pueblo tan limitado por la falta de ciertas infraestructuras como un teatro como dios manda.

A pregunta de algún periodista, la alcaldesa dijo que el proyecto puede ser modificado aún, pero la verdad, es que a mí personalmente me parece un disparate de difícil arreglo y que ya estamos ante otra gran cagada.

¿Qué opináis sobre el proyecto ganador?



viernes, 17 de agosto de 2018

Otra seña más...


Cartel anunciador del cierre de Pastelería Hernandez
Un año más, los calores, el cansancio y las vacaciones de otros y las consecuencias derivadas de ellas, provocan que la actualización del blog se convierta en algo pesado y complicado de llevar a cabo a pesar de que noticias y motivos para ello existan.

Sin ir más lejos, la semana pasada perdimos a uno de los villalbinos más notables de la historia reciente y de la más lejana en el tiempo, pues no en balde, fue él quien puso imágenes a aquella parte de la historia de la que casi no existe testimonio gráfico. Sin duda, Julián Redondo era merecedor de un espacio en el blog, pero no llegue a conocer a la persona y al personaje lo suficiente como para poder hacer un juicio del mismo o de su obra y no estoy por la labor de sumarme al carro de un homenaje hipócrita. Ya dedique en su momento una entrada con motivo de una de sus últimas exposiciones y lancé una propuesta al equipo de gobierno para que se rindiese un homenaje “en vida” a Julián.

Pero la vida sigue, aunque a veces no lo parezca, en nuestro decadente pueblo. Un pueblo que como he venido diciendo desde hace tiempo, no solo no avanza, sino que va perdiendo sus señas de identidad a pasos agigantados. Aquella transición de finales de los 80’s y primeros 90’s que nos llevó a pasar de ser un pequeño pueblo a una pequeña ciudad, ha ido derivando a un declive y una oscuridad que contagia hasta el ánimo de los vecinos cuando pasean por sus calles.

La llegada de importantes marcas comerciales a nuestro municipio supuso un tirón para el comercio y la creación de empleo en su momento, sin embargo la digestión está siendo muy pesada, pues como suele pasar en estos casos, el pequeño comercio sufre mucho en esta guerra tan desigual y dinámica.

Con el cierre del mes de julio también llego el cierre a otro negocio mítico de Collado Villalba, el de la Pastelería Hernández. Décadas de años endulzando la vida no solo a los vecinos de Villalba, sino a los de buena parte de la Sierra. Aún recuerdo cuando de niño, el premio por mi “buen comportamiento” era el comprarme una bamba de nata a la salida de misa.

Está claro que ni el marco ni los gustos son los mismos que hace décadas. Posiblemente ese sea uno de los motivos por los que el negocio no haya podido continuar. Ciertamente cuando pasaba por la puerta de la pastelería, rara vez su escaparate me seducía, lo que es realmente preocupante tratándose de un goloso enfermizo como es mi caso. Y no es que yo sea de los muffins o los cupcakes, pero algo me fallaba y por ello ni recuerdo cuando fue la última vez que compré algo en la pastelería (posiblemente fuese incluso de la mano de mis padres). El caso es que con este cierre sumado al de la pastelería de “El Rubio” en El Gorronal hace unos años, pone muy difícil la vida a los golosos, que tenemos como único punto de referencia a "Segado" y “La Espiga de Oro”, que por cierto, tiene también los que en mi opinión son los mejores helados de nuestro pueblo, otra gran cuenta pendiente de Villalba. Cuando quiero comer un buen helado aprovecho mis pasos por Torrelodones o por Guadarrama, donde si hay helados artesanos de calidad.

Interior de "La Espiga de Oro"


Y me surge la gran pregunta ¿por qué motivo en Villalba no hay una buena pastelería o buena heladería, como tampoco hay buenos bares de pinchos, terrazas para tomar una buena copa o cocktail, etc.?

Muy sencillo diagnóstico, pero difícil tratamiento. En Villalba se instaló hace tiempo la mediocridad y no se premia al innovador (poquísimas excepciones hay). A pagar más de 2€ por una cerveza se le llama inmediatamente robo sin mirar todo lo que rodea el lugar y sus servicios. La gente ha primado el precio sobre la calidad hasta puntos realmente preocupantes y como suele ocurrir, la mediocridad llama a la mediocridad. Nos hemos instalado en ella y somos en cierto modo cómplices de que se haya adueñado de nosotros y nuestro pueblo. Somos corresponsables del abandono y tristeza del pueblo, no podemos echar la culpa de todo al Ayuntamiento, aunque desde luego todos los pasos dados han sido para acercarnos al acantilado.

Tenemos que ser nosotros los primeros en mirar por lo nuestro, busquemos esos reductos que pueden hacer resurgir un poco la alegría de ser villalbino. Hagamos hueco para los grandes y los pequeños. Nuestras economías no nos permiten a una gran mayoría el sueño utópico del comercio sostenible y esas cosas, pero de vez en cuando miremos alrededor y pongamos algo de nuestra parte en la balanza en lugar de tirarnos dardos envenenados por las RRSS de las que hacemos un uso tan poco productivo.

Sumemos y no dividamos, ese puede ser un buen primer paso.

sábado, 4 de agosto de 2018

Balance Fiestas de Santiago Apóstol 2018


Imagen del pregón. Fuente: www.aquienlasierra.com 
Terminaron las fiestas de Santiago Apóstol, unas fiestas que han dado mucho de sí, no tanto por su programa como por  lo que ha rodeado a los festejos en torno al patrón.

Como ya dije en la anterior entrada, el programa era flojo, en especial en cuanto al tema musical (si bien es cierto que hay que buscar y rebuscar para encontrar oferta que mejore de forma notable el asunto y que se lo puedan permití ir nuestras arcas). Efecto Pasillo y El Pulpo, formaban parte del programa de fiestas de Las Rozas el año pasado, por poner un ejemplo, así que ya ven como esta el panorama fuera de nuestras fronteras.

No puedo entrar a desglosar las actividades que ha habido en el programa de festejos, pues solo he presenciado los fuegos artificiales y pasos de refilón por el Granito y la orquesta del sábado. Sin embargo estas dos pinceladas, más lo leído a unos y otros por RRSS y el boca-oreja, me permiten hacerme una idea de cómo se han desarrollado las fiestas.

El pregón parece ser que transcurrió sin incidentes destacados más allá de los silbidos a las autoridades y la falta de respeto por parte de unos cuantos al evento. Nada nuevo, pues lleva siendo así desde hace muchos, muchos años.

El verdadero ruido empezó con el tema del activismo anti taurino, que ha cobrado más protagonismo en este año de la mano de un conocido activista que por lo visto es vecino de nuestra localidad. El refuerzo del programa de eventos taurinos no ha sentado muy bien en una gran parte de la ciudadanía, que además se ha visto respaldada por la poca presencia de público en los eventos de pago salvo en el concurso de recortes. Los encierros, como siempre lleno absoluto.

Pero sin duda, estas fiestas van a pasar a la historia como las fiestas más “marrulleras” que se recuerdan. El Ayuntamiento tomó medidas para tratar de controlar los botellones masificados y acotó la zona del ambulatorio para que no se llevasen a cabo botellones en el lugar. Sin embargo, el jueves coincidiendo con el Dj Fest o a la finalización de este, se produjeron importantes altercados que precisaron de la presencia de los antidisturbios. Se ha querido echar las culpas de esto hasta al empedrado, pero la cultura del “beber por beber” que se instauró hace muchos años en este país y lo barato que sale el provocar follón, nos llevan a estas cosas. Poco o nada tiene que ver el programa de fiestas con esto.

Cuando el sábado por la noche con la Plaza de la Estación a tope ves a chavales con el Google Maps y te preguntan qué ¿Dónde está la fiesta? Cargando bolsas y mochilas llenas de bebida y que descartan la opción de las carpas en el momento en que les dices que allí no les dejaran entrar con la bebida, ya sabes que van a ir donde van a ir.

Los días siguientes la seguridad se reforzó de forma notable en todos los eventos e incluso se montaron controles de alcoholemia a la salida del pueblo como no recordaba haber visto en otros años. Alguno pude ver el sábado al irme a trabajar. Sin embargo, a pesar de todo el despliegue que hubo a partir del jueves, parece ser que la mala gente y la chusma siguieron haciendo de las fiestas su negocio y camparon a sus anchas. He llegado a leer que se contabilizaron más de 30 denuncias por sustracción de móvil. Y no por el método del despiste, sino por el de la intimidación. Esto sí que es un dato realmente preocupante.

Pero volviendo a los aspectos más lúdicos, parece que fue un acierto el poner una orquesta con repertorio menos clásico y más cañero en la Plaza de la Estación como alternativa al Granito Rock. 

La orquesta sorprendió a más de uno por su calidad (no fue tan “latina” como había visto en los videos que encontré en YouTube) y logró acaparar la atención de buena parte del público que no es amante del Heavy Metal. Por cierto, se comenta que la edición de este año del Granito Rock ha sido de las más flojas y lo cierto es que cuando yo pasé por la Plaza de los Belgas, el aforo no llegaba ni de lejos a la media plaza. ¿Fallos en el cartel y poco atractivo de la oferta? O ¿Desgaste de los años en un festival tan encorsetado?

Como el año pasado, os dejo una encuesta para conocer vuestro grado de satisfacción con las fiestas de este año.