domingo, 19 de noviembre de 2017

¿Quién quiere una tapa?

El otro día pude leer la entrada de un conocido “influencer” de lo que pasa en nuestro pueblo, que día sí, día también, da y reparte estopa a los responsables del rumbo de nuestro Ayuntamiento (una veces muy merecidas y otras no tanto), relativa a la Ruta de la Tapa.

El citado “comentarista” cargaba sus tintas contra la falta de apoyo del actual consistorio al evento, lo cual en parte es cierto, pero no comparto con él su punto de vista como que esto fuese algo maravilloso que haya arruinado el “Gobierno Pepero” de nuestro pueblo. Hasta donde yo recuerdo, este evento nunca ha funcionado bien por distintos motivos, algunos de los cuales ya desglose en entradas de hace unos cuantos años (I, II, III), por lo que el “fracaso” de nuestra ruta de la tapa tiene unos cuantos culpables.

Cierto es que por ejemplo ayudaría el tener algún tipo de apoyo del Ayuntamiento en cuanto al tema de transporte, pues la dispersión de los locales es enorme y no se puede ir de uno a otro fácilmente, lo que pone realmente difícil el poder cumplir con la ruta y disfrutar de la misma por aquello del “si bebes no conduzcas”. Pero no menos cierto es que se trata de una iniciativa privada y que debe ser el organizador el que le ponga la imaginación y la intervención del Ayuntamiento ser mínima. Estoy seguro que si se involucrase más el Ayuntamiento en “la agenda” del evento, no tardarían mucho en salir los que criticasen los tratos de favor y otras cosas, tuvieran o no razones fundadas para ello. Este mundo de las RRSS se las gasta así.

Pero lo que sí es evidente, es que el evento ha profundizado en algunos males del pasado y no ha sabido aprovechar el tirón del fenómeno “Masterchef”. Y eso que algunos de los fallos más garrafales se han corregido como el que para entrar en el concurso se pida un número más razonable de visitas, que la descripción de la tapa sea un poco más detallada y la presencia de una foto orientativa de la misma.  Pero como repito, la culpa creo que es un poco de todos y es un fracaso rotundo que solo participen 10 locales en este evento de un claro negocio al alza en otros lugares al abrigo de la moda por la cocina de diseño o las nuevas tendencias de fusión arropadas sobre la riqueza gastronómica de nuestro país. Así pues, repartámonos las culpas y cojamos cada uno la nuestra.  

  • En primer lugar el promotor principal del evento (CYE), que poco a poco ha ido perdiendo afiliados y que no ha conseguido que casi ningún local de los de toda la vida se haya involucrado en el evento. ¿Condiciones para participar en el proyecto leoninas? No sé, el caso es que pocos son los que participan y muy mejorable la comunicación del evento. No deja de ser algo recurrente en este pueblo el declive del movimiento asociativo “aburguesado” de los tiempos en que había dinero para todo sin mover un dedo.


  • El Ayuntamiento, por no haber sabido tutelar el proyecto o arroparlo convenientemente con una promoción más cuidada o supervisando la calidad del mismo. Da la impresión de que en este pueblo plantas un proyecto y les dices que van a venir 2000 personas y en cuanto les dices que no les cuesta nada ya se olvidan de mirar otros parámetros como seguridad, responsabilidades varias, calidad del evento, etc…



  • Los hosteleros del municipio. Es muy triste la bajísima participación de la hostelería local en este evento. Se de buena tinta que los números no les cuadran, pero es como cualquier otra inversión en publicidad, se hace con vistas a un retorno posterior. Los más clásicos porque no se ven forzados a recurrir a este método pues tienen una clientela fiel (aunque ojo que la clientela no es fiel en ningún negocio y el de la hostelería va por modas). Y los noveles porque el acceso al evento les sale por un pico por el canon de entrada (que no existe en otros municipios para participar en este tipo de eventos)


Este fracaso no hace más que poner de relieve que Collado Villalba nunca ha sido ni creo que lo sea, al menos en el medio plazo, un municipio con una hostelería potente. No hay muchos restaurantes de nivel y de estos se salta a la franquicia o al torrezno sin transición intermedia. Vamos, que el concepto tapa elaborada parece que va un poco reñido con nuestro municipio. Y mientras tanto, otros pueblos vecinos nos comen la tostada, o en este caso sería mejor decir “la tapa”. Este evento coincide con jornadas gastronómicas en Moral, Feria de la tapa en Torrelodones, etc…

  • Pero también somos culpables todos los vecinos, por no apoyar a nuestros negocios. Si no lo hacemos con aquellos más accesibles, imagínense las penurias que pasan aquellos que venden artículos de mayor valor. Hemos convertido a nuestro pueblo en “una plaza difícil” para el emprendedor. Criticamos hasta a nuestra familia y no ponemos en valor el trabajo de terceros y así nos va. Damos palos a tal o cual multinacional, a esta o aquella franquicia, pero como consumidores siempre nos ponemos del mismo lado (por economía o por seguir a las masas) y eso lleva a una pérdida de diversidad, oferta y claro está, reparto de riqueza.



domingo, 22 de octubre de 2017

¿Hay espacio para más?

Consumida cerca de un 60% de la legislatura, el municipio se encuentra con los mismos problemas y lejos de atisbar solución alguna a los mismos. Y todo ello pese a la entrada de nuevos actores en la sala consistorial (Ciudadanos y Cambiemos Villalba) que podían hacer pensar que podían cambiar un poco las cosas, pero lo cierto es que para el vecino de  a pie poco le ha cambiado la percepción de lo que se cuece en la Plaza de la Constitución.

Cambiemos Villalba llegó como abanderado de lo que pedía la calle, del impulso de la participación ciudadana y bla, bla, bla… La imposibilidad de poder formar gobierno con PSOE e IU truncó toda aspiración de poder de la formación ¿morada?, y todo ha quedado finalmente en un “coitus interruptus”.

¿Qué ha hecho esta formación en todo este tiempo por nuestro municipio? ¿Verdad que es difícil responder a esta pregunta? Uno recuerda una propuesta para permitir el acceso a las duchas de los servicios municipales de toda la gente sin recursos y un batallón de enmiendas y propuestas de temas que traspasaban las competencias municipales, algo que nunca he entendido. Me gustaría saber cuánta gente ha hecho uso de la iniciativa de las duchas o si al final todo quedó en postureo y foto. 
Particularmente no he visto mucha productividad en su participación en la vida de nuestro pueblo.

El otro actor debutante era Ciudadanos. El respaldo al PP en la investidura, pero sobretodo el respaldar el mantenimiento del estatus económico del equipo de gobierno supuso una traición hacia su electorado y buena parte de las bases que movilizaron la campaña en el municipio desde el minuto uno. Esta fractura cada vez se hizo más notoria y acabo desembocando en el famoso caso del voto fuera de la disciplina de partido de una de las concejalas del partido como ya explique por aquí.

Con el tiempo la herida no cicatrizo y si bien la concejala sigue dentro del Ayuntamiento y bajo la disciplina de Ciudadanos, aunque apartada de todo trabajo relevante en plenos, las bases comenzaron a movilizarse y agruparse en torno a un nuevo proyecto. Un proyecto que ya se ha dado a conocer en las redes sociales y que parece que se presentará a las próximas elecciones municipales bajo el nombre de “Vecinos por ColladoVillalba”, al estilo del partido que gobierna en nuestro vecino municipio de Torrelodones. Además, no sería la primera vez que pese al tamaño de nuestro municipio, una plataforma independiente de los partidos nacionales alcanzase representación en el Ayuntamiento. ADEI lo logró hace unos años y tuvo un cierto poder al menos en influencia, de ahi el interés en "asimilar" a su electorado por parte del PP para llegar al gobierno municipal. Luego ya sabemos lo que pasó con su lider.

ADEI, plataforma independiente que llegó hasta el Ayuntamiento de Collado Villalba


Hasta ahora todo lo que sé, es que el arranque de esta nueva formación tiene como origen a las personas más próximas a Mónica Díaz, algunas de las cuales soportaron buena parte de la campaña de Ciudadanos en nuestro pueblo y que ya habían tenido alguna otra aproximación política. A estas personas se les han ido sumando nuevas personas, algunas de ellas nuevas en estas lides. La formación está aún en un estado muy embrionario y no puedo asegurar que pueda llegar a estar abanderada en su momento por Mónica o si la cabeza visible del proyecto será otra nueva persona. Lo que está claro es que hay gente detrás que ha mostrado una cierta valía como para al menos tenerse en cuenta el proyecto independientemente del rostro que se ponga en los carteles.

¿Hay espacio electoral para la entrada de un nuevo actor en liza? En mi opinión sí. Ya hemos visto en esta legislatura que un solo  concejal puede hacer moverse la balanza en un sentido u en otro. El desgaste del PP y Ciudadanos es notable en nuestro pueblo (otra cosa es lo que se pueda derivar de todo el asunto del Proces), el PSOE no termina de recuperar el terreno perdido y tanto Cambiemos Villalba como IU irán un poco condicionados por lo que vaya sucediendo en el tema estatal incluida Cataluña, pues aquí poco se conoce de las actividades y logros de unos y otros aunque nos pongan en el Facebook algunas cosillas. Poco resultado se les ha visto hasta ahora después de más de dos años de legislatura.

Así que espacio electoral en mi opinión hay, pero trabajo para ganarle muchísimo más. En cualquier caso siempre es positivo el tener una nueva opción a la que tendremos que prestar atención, porque estos van más en serio de lo que fueron formaciones como Villalba Futura, Vox u otras de esa índole o  como lo fue Ciudadanos en la campaña de las últimas locales. En función de la candidatura que armen y posteriormente del trabajo de esta, el paisaje en el Ayuntamiento puede ser muy distinto.


Estaremos pendientes…

sábado, 30 de septiembre de 2017

Yo también vivi los... (II)

Nos quedamos en la anterior entrada en la salida del colegio. Aquí hay una gran diferencia con respecto a lo que “viven o sufren” los niños de hoy en día. Pues muy pocos eran los que iban a clases particulares después del horario escolar, si acaso algunos que sus padres viendo que se descolgaban en algunas asignaturas les ponían un profesor particular o les apuntaban a una academia, pero ni por asomo se les metía todos los días otras dos horas de actividades extraescolares ya fuesen académicas, deportivas o recreativas.


Unos pocos aprendían a tocar la guitarra con Maroto, otros estaban apuntados al equipo de fútbol o de baloncesto del colegio y poco más. Así que disponías de buena parte de la tarde para ti, otra cosa es como te la administrases para llegar a cumplir con los deberes que te ponían los profesores, que yo creo que eran más que los que ponen hoy en día. Lo que pasa es que los padres de entonces no los sufrían, porque no se ponían a hacerlos con nosotros. Tú llegabas a casa te ponías a la faena y punto, era tu obligación y sabias que tenías que cumplir con ella.


Pero como decía, la gran diferencia era el disfrute de buena parte de las tardes sin una planificación adulta, siempre que hubieses respondido o respondieses a tus tareas. En el programa al que hacía referencia en la anterior entrada, se nos retrataba a chavales aburridos encerrados en una casa, sin embargo la realidad era otra. Algunos nos quedábamos hasta bien tarde jugando al baloncesto en el patio del colegio, casi hasta que nos echaban o se hacía de noche. Otros iban a su barrio y allí se jugaban su partido de fútbol o baloncesto, muchas veces rescatando el que había quedado a medias en el mediodía.

No hacía falta tener que ir a una instalación deportiva para poder jugar esas pachangas, pues buena parte de las calles de Villalba a duras penas registraban tráfico y los coches aparcados algunas veces no llegaban ni a la mitad de  su capacidad. El balón raramente era uno "de reglamento", pues la mayoría no lo teniamos y los que lo tenían lo reservaban para las grandes citas en los "santa satorum" del futbol infantil villalbino, Campo de la Via, Campo de la Iglesia o El Biuti. ¿Porterías? Con poner el montón de jerséis o sudaderas a modo de postes ya valía y sino, una caja de cartón o de bordillo a bordillo o la puerta de alguna finca de veraneantes. Había zonas privilegiadas donde quedaban aún parcelas sin casi obstáculos para poder jugar esos partidillos. La de mi barrio era conocida como “Los Rollos”, pues era la parcela donde antiguamente Telefónica tenia los rollos de los tubos del cableado. Esta fue una de las últimas en caer y en su “embarcadero” horas y horas de conversación y “pavadas” de quinceañeros se dieron a lo largo de los años.


Pero había muchos más juegos como la rayuela, la goma, la comba (todos estos más femeninos, pero que también eran practicados por chicos en algunas ocasiones), las chapas o las canicas…
En definitiva, las calles eran de los niños y las madres tenían que salir con el lazo a por nosotros.
A estas alturas muchos diréis que esto solo refleja la parte de la infancia más tierna, pero no cambiaba mucho en los adolescentes. Cierto es que iban dejando ciertos juegos, en parte porque había que aparentar una falsa madurez o por ser el malote o el tipo duro. Eran los tiempos de los recreativos y sonaban con fuerza los Barón Rojo, Obús, Kiss, Iron Maiden, etc. en contraposición a los “pijos” Hombres G o la nueva sensación rubia Madonna, los tiempos de la Supertele, Superpop, Pronto, las tetas de Sabrina o Samantha Fox.


Esta generación un poco más mayor, tenía sus puntos habituales de reunión en torno a los salones recreativos, de los que teníamos una buena representación. Las Cigüeñas, encima del Santander del Canguro donde la academia Cea, el mismo Canguro, la tienda que hace esquina entre Travesía de la Venta y Batalla de Bailen, El Zoco. Sin duda la más emblemática fue la de Las Cigüeñas, por dimensiones, por sus billares, por su Jukebox donde no paraban de sonar la música símbolo de una época. Unos cuantos jugaban y otros muchos más mirábamos como los más diestros en estas lides pasaban pantallas del Pacman, Galaxy o el revolucionario para la época Dragon’s Lair.




La calle era la vida cotidiana de un pueblo como Collado Villalba, en el caso de los más jóvenes por lo dicho en estas dos entradas, en los más mayores por el ir y venir al trabajo o a las tiendas de toda la vida, donde había que pasar una mañana para comprar la carne al carnicero, el embutido al charcutero y el pescado a  los Tapia. Pero eso ya fue otra historia.



Uno mira con añoranza como se han perdido estas señas del pasado que han dado paso a calles llenas de coches y vacías de gente.

domingo, 24 de septiembre de 2017

Yo también viví los... (I)

Uno de los juegos referentes de la época
El otro día me senté frente al televisor para ver un poco la televisión, algo que cada vez hago menos y comencé a ver “Me Cambio de Década”. Un programa en el que hacen viajar a una familia al modo como se hacía en la década de turno, en este caso los 70’s. Ni que decir tiene, que como todos los realities es más ficción o guión que realidad. Bastante más recomendable es el programa que le sigue “Yo viví los…” mezcla de documental amable y de “Deja vu” de famosetes, aunque solo por la música ya mereció la pena verlo el otro día pese a no aportar gran cosa con respecto a otros programas similares, al menos para los que si vivimos aquellos años.


Pero volvamos atrás (no hasta los 70’s), sino a lo que me pareció el programita de marras. De salida la familia no representa para nada lo que era una familia tipo de la época. Y es que claro, prima el show y todo está grabado en el domicilio, muy ambientado en la época, pero que evidentemente no refleja más que una pequeña parte de la vida de una familia.


Nos retratan al cabeza de familia como un tipo que no hace nada en su casa y un completo gañan. Cierto es que raro era el hombre que ayudaba en casa por aquellos tiempos, pero casi tanto y más el que se podía permitir el estar con la pata estirada en el sofá. La mayoría de la gente trabajaba más allá de las 8h estipuladas por ley, era la única forma de poder llegar a tener ese plus para comprar el electrodoméstico de turno y los más privilegiados poder ir de vacaciones. Muchos de los que trabajaban en MADE luego tenían sus chapucillas, jardines que cuidar, etc.


En el programa ponen a los jóvenes a aburrirse como hongos jugando con los Juegos Reunidos o viendo programas tremendamente obsoletos a día de hoy. Y eso que son unos privilegiados y ya les ha llegado en los 70’s la “protoconsola” con el juego de la bolita y los palitos, tienen el Cinesin y hasta tienen una cámara de súper 8. Pero es que en esos tiempos, la diversión estaba en la calle.


En definitiva, la vida en los 70’s, al menos la mía, era muy distinta a como la retrata ese programita. Por eso voy a abrir el baúl de los recuerdos y voy a escribir como era la vida tipo (al menos la que yo viví) de un chavalín de Villalba. Algunas de estas cosas ya las habré contado, pero con los años me voy volviendo más nostálgico y me voy convirtiendo en el abuelo cebolleta.


La Saga de los Porretas
Un día cualquiera sonaba el despertador a eso de las 8:45 más o menos si mal no recuerdo. La hora no la tengo grabada, pero si la secuencia de programas radiofónicos con los que comenzaba la jornada: “Radio Hora” y sus pitidos cada minuto con esos flashes de noticias salpicados por igual dosis de anuncios en aquellas emisoras de onda media con unos sonidos de acoples infernales, Radio España creo que era la cadena por la que se emitía dicho programa, si bien Radio Intercontinental también tenía su versión, pero el pitido del 918 OM hacia insufrible su escucha. Ese soniquete era con el que mi madre iba preparando todo hasta que entraba en mi habitación y ya había que salir de la cama escopetado. Ella antes había pasado a Radio Madrid 810 OM para escuchar a “La Saga de los Porretas”, que tantos años puso en pie a generaciones y generaciones de españolitos.


Pantalones de pana, camisa y jersey de punto hecho por “La Mamma” con las ideas que pillaba de los escaparates de Nacaran, La Menchu, La Oca o Don José entre otras. Un jersey al que un año se le añadía una cenefa y al siguiente se le sustituía por otra para compensar el estirón del joven. Eso si tu madre era mañosa, de lo contrario a rascarse el bolsillo y  comprar la ropa para el niño que en aquellos tiempos a pesar de no vivir en tan pendientes de las marcas, comparativamente era mucho más cara que ahora.


Se desayunaba a toda pastilla, se guardaba el bocadillo o bollo que tocase para el recreo y caminito hacia el colegio. En mi caso tenía que atravesar medio barrio de la Estación para bajar desde Pradillo Herrero hasta el Carlos Ruiz


, pero recuerdo empezar a hacerlo con 8 años yo solo, algo impensable hoy en día.


Los profesores del "La Transición" en el Carlos Ruíz
La enseñanza en aquellos tiempos comenzaba a “relajarse”, pues estábamos en la época entre La Transición y el 23F. Pero sin duda estábamos a años luz de la educación de hoy en día. En algunos casos me temo que no hemos salido ganando con el cambio. Cierto es que el Carlos Ruiz era ya por aquel entonces un colegio un poco “pasado de onda”, pues como heredero del famoso Grupo Escolar de los bloques de El Pontón, tenía a buena parte de sus antiguos profesores en nómina y como podrán imaginar, sus métodos no eran los más novedosos de la época. Y así todavía recuerdo tener que rezar al empezar la clase con algún profesor y la presencia de la campanilla en la mesa de Don Feliciano, así como su vara que me toco probar una vez sin comerlo ni beberlo. Otros ya tenían callo pero para mí aquello fue un auténtico shock.


Antes he comentado que la indumentaria habitual era el pantalón de pana y el jersey de punto. Bueno, pues había un día excepcional que era el día de gimnasia, en el cual nos subían hasta el polideportivo si el mal tiempo no lo impedía (recordemos que aún no se había construido el Quique Blas), previo pago de las correspondientes 15 pesetas que había que pagar por el transporte en aquellos autobuses de desguace de la empresa Heras. Parece una cantidad ridícula, pero puede rondar el 1.5-2.00€ de la actualidad y los más espabilados muchas veces hacían pellas y usaban ese dinero para gastarlo en cigarrillos sueltos.


Pero la vida iba mucho más allá del colegio y de los viajes de ida y vuelta al mismo, 2 al día ya que no existía la jornada intensiva y el colegio no tenía comedor, así que con nuestras mochilas a la carrera a comer y a llevar un poquito de estrés a nuestra madres. Eso sí, aún con todo y con eso siempre nos quedaba un buen ratito en esas dos horas para poder jugar un poco en la calle con los amigos.



Continuará…

viernes, 1 de septiembre de 2017

A tientas

Hace ya tiempo que siento que Villalba es un pueblo triste y deprimido. Un pueblo falto de alegría y gris. Sin duda alguna contribuyen a ello la suciedad, las pintadas y la oscuridad de sus calles, que contagia a todos los vecinos. Y es que Villalba se ha convertido en un pueblo gris y sombrío.

Recuerdo que allá por el mes de junio, el día que decidí subir a las fiestas de Villalba Pueblo, al regresar eran bastantes las farolas que no funcionaban, incluso algunas de ellas en la misma zona. El tema es que esto no es un fenómeno aislado y es más, no sé si a día de hoy se ha repuesto el alumbrado de dichas farolas, pero algo me hace pensar que hay “puntos negros” en la geografía villalbina que se asemejan a Mordor.




Este es el caso de la zona del puente de la A6 que enlaza la Calle Real con la Carretera de Moralzarzal. En dicho tramo no funciona ni una sola farola desde hace meses. ¿Es un plan de ahorro energético alternativo tras el fiasco de Cofely? ¿Cómo llega algo de luz de la A6 lo damos por bueno?

Así hemos tenido que bajar a trabajar esta semana
Creo que es algo vergonzoso que “la puerta de entrada” al barrio de la Estación tenga ese aspecto y transmita esa inseguridad. Hay que tener en cuenta que hay mucha gente que cruza por los pasos de peatones de dichas rotondas y su visibilidad es nula en algunos casos y muy reducida en otros. En el caso de la rotonda del Zoco, la “luz que se escapa” del mismo es la única que ayuda algo al peatón en un punto que tiene mucha peligrosidad, pues los coches salen acelerando de la rotonda para afrontar la subida del puente y en el otro sentido, bajan bastante acelerados tras coronar el mismo. Cuando se apagan las luces del Zoco, la cosa pinta bastante más negra de lo que aparenta la foto, que esta tomada en horario de pleno rendimiento del centro comercia. 

Ese segundo o décimas de segundo que el conductor tarda en ver al peatón por la falta de luz podría desembocar en un desenlace fatal, pero ya sabemos que la seguridad vial en nuestro pueblo importa bastante poco.

"Gran iluminación de bienvenida"
la famosa linterna táctica
Así pues, esta semana cuando durante varios días ha permanecido a oscuras todo el área que abarca el puente peatonal de Los Belgas hasta la Calle San Fernando (la de la policía), me puse a pensar en la odisea que me iba a suponer el atravesar día tras día ese lugar en esas condiciones. No sabía si comprar la linterna del “publipunto.com”, esa que da destellos a los violadores que les deja ciegos y que lleva un machete o si ir a la armería más cercana y sacarme el permiso de armas. ¿Cómo se ha podido tener esa zona a oscuras durante días? ¿No dio aviso la policía desde el minuto cero para que se arreglase el tema? ¿Tan lentas tienen que ser por narices las cosas de “palacio-Ayuntamiento”?


Puente del Zoco. 
Afortunadamente esta zona ha recuperado la luz, pero del otro punto seguimos sin noticias. Con los impuestos que pagamos, ¿no nos merecemos al menos algo tan básico como el suministro eléctrico en las vías públicas? El día 15 nos vendrá el hachazo del IBI y si hay un mínimo de vergüenza, antes de pasar el recibo deberían arreglar esta grave deficiencia en el servicio municipal. Que no estamos hablando de iluminación ornamental como la de navidad o las fiestas.

Pero a estas alturas, la confianza en los dirigentes de nuestro pueblo no hay manera de encontrarla, ni con luz ni a tientas.

domingo, 27 de agosto de 2017

¿Salimos por Collado Villalba?


Seguimos tratando de descubrir el “perfil tipo” del villalbino medio.

A lo largo de todos estos años de andadura por el blog, uno de los temas más recurrentes y que más juego han dado, han sido los referidos a la oferta de ocio que hubo en su momento, a lo que hemos bautizado como la  “movida villalbina”.

Aunque aún dará para próximas entradas y muchos nos preguntemos qué fue de aquellos tiempos y aquellos lugares, la pregunta que hoy os traigo es distinta. La pregunta es más bien ¿Es Villalba tu lugar habitual para disfrutar de tu tiempo de ocio o la opción primera cuando lo planificas?


Lo voy a delimitar a la oferta lúdica que lleva asociada una actividad comercial, descartando pues paseos por la dehesa e incluso los “botellines tras el trabajo”, pues no requieren de planificación y es algo más espontaneo. 




Y llegados a este punto, si sales por Villalba, ¿cuales son tus actividades principales?

Puedes marcar hasta tres opciones distintas.


domingo, 13 de agosto de 2017

¿Choco o lomo?

Como me gusta argumentar con datos lo máximo posible todo aquello que escribo, se me ha ocurrido lanzar una encuesta relacionada con el tema de la anterior entrada, tratando de averiguar cuáles son los hábitos de nuestros vecinos durante el mes de agosto.

Tal vez esté equivocado y el pueblo se quede vacío durante este mes, pero lo cierto es que creo que seguimos siendo muchos los que nos quedamos por aquí y cada vez menos los que se pueden permitir un mes de vacaciones del tirón y menos saliendo fuera, aunque es innegable que atrás quedaron los años del veraneante en Collado Villalba que hacía que la población se duplicase o triplicase.


Aunque todo esto nos lleva a una nueva línea de debate. Si esto es así, ¿Por qué todos los partidos políticos llevaban en su programa electoral propuestas para “reactivar el turismo” en Collado Villalba? No estaría mal que se aclarasen de una vez y viesen si quieren “choco” o “lomo”, porque de momento vamos por un “plato combinado” del Bar Rambo.


miércoles, 9 de agosto de 2017

Agosto al sol

Hace años que vengo denunciando el absoluto abandono al que somete nuestro Ayuntamiento a los vecinos que aquí quedamos durante el mes de agosto. Cierto es que ya no somos un pueblo de segunda residencia sino una ciudad dormitorio, pero es que se te cae el alma a los pies cuando ves que no hay ningún tipo de oferta de ocio o cultura promovida por nuestro consistorio durante este mes más allá de cuatro sesiones de cine de verano.

No se trata de montar un gran festival de cine, teatro o música, se trata de dar vida a este pueblo que parece que está dando sus últimos estertores de manos de su “doctora” alcaldesa y sus ayudantes. Tampoco es que este problema sea nuevo, que ya ocurría en tiempos de vacas gordas, pero en aquellos años, la iniciativa privada aún era capaz de tirar un poco del carro. Hoy, abandonados todos, el que intente hacer algo por su cuenta es un auténtico kamikaze.

Digo que no es algo nuevo, porque recuerdo haber tenido una conversación al respecto hace ya más de diez años y alguien del entorno del equipo de gobierno de la época, me dio como principal argumento, que la gente del Ayuntamiento también tenía que irse de vacaciones. Algo a lo que por supuesto no pongo peros, pero no me parece normal que eso implique que un pueblo como el nuestro cese su actividad casi por completo y más cuando muchos eventos y servicios se prestan hoy en día de forma subcontratada.

¿Por qué vuelvo a sacar el tema en el blog?

Pues muy sencillo. Resulta que una persona muy amiga mía, me mostraba su indignación porque se acababa de enterar de que las pistas de atletismo cierran durante todo el mes de agosto. No sé si esto ha sido así en años anteriores, que me suena que no, al menos hace tres o cuatro no lo era.
Esta persona necesita entrenar para presentarse a unas oposiciones y esto le va a obligar a tener que desplazarse hasta otro pueblo, lo que representa un trastorno, un gasto y más cuando significa tener cerrada una de las supuestas “instalaciones insignia” de nuestro pueblo.

Pero cual no es mi sorpresa cuando me pongo a “bichear” por la web y descubro que no solo se cierra la pista, sino que además el pabellón Kike Blas también cierra todo el mes (la repercusión del cierre de este no sé en qué medida puede afectar al ciudadano de a pie, pues casi toda su actividad viene dada por el uso por parte de los clubes deportivos y las escuelas y cursos municipales)

Pero entramos en la parte “mollar” del asunto. El Spa cierra también todo el mes de agosto, así como la piscina cubierta desde el día 14 al 31. Es decir, imposible practicar natación en nuestro pueblo durante 15 días. Espero que no estéis preparando un triatlón o el médico os haya mandado nadar por una rehabilitación. Menos mal que somos la “Capital de la Sierra”.


Es decir, en uno de los meses donde más tiempo tiene la gente para poder practicar deporte, en Villalba se nos cierran las instalaciones a cal y canto. Ya no se trata de que no se promuevan actividades, es que se dejan de prestar servicios municipales básicos por los que nos fríen a impuestos. Suma y sigue…

lunes, 31 de julio de 2017

Fiestas de Santiago Apostol II (Análisis a posteriori)

Pasaron las fiestas de Santiago y nos disponemos a penar un año más en el verano villalbino tan falto de alicientes culturales o de otra índole que amenicen la vida de los residentes y que puedan atraer foráneos.

Sobre lo que han sido las fiestas, poco puedo decir en primera persona pues no he presenciado más que un par de eventos y más atraído por el morbo que por el interés que en si me suscitaban tanto “El Pregón” como el  “Pobre de mí”. Los motivos por los que no he asistido a ningún evento más, los pueden deducir de mi anterior entrada, un programa de actos muy encaminado a personas muy mayores (y uno ya ni peina canas) y muy específico en cuanto a lo poco que había para ese grueso que más se moviliza y consume (20-50 años). Solamente las dos orquestas podían considerarse eventos de masas para un público universal, precisamente los dos actos que según todas las referencias lograron un éxito rotundo e indiscutible de asistencia y calidad.

De las cosas que más me han destacado estos días, ha sido la confirmación de que “el sábado se tira”. El día en que más gente se moviliza y puede llegar hasta nuestro municipio, es un día que salvo el Granito (mucho tirón pero muy específico) no logra atraer a la gente que debería atraer un pueblo de más de 60000 habitantes como el nuestro. Y a pesar de no estar presente en ningún acto de ese día, si puedo decir que el que se pudiese acceder desde la A6 sin ningún tipo de atasco ni parada a las 00:00, no digo retención, no es un buen indicador. Que la rotonda del Zoco estuviese totalmente despejada y que casi no hubiese peatones a esa hora en esa zona, dice muy poco en favor de las fiestas. ¿Dónde están las riadas humanas de gente desplazándose hacia el ferial, o bajando a la zona más céntrica del pueblo? Y la cosa se confirmó cuando al día siguiente a eso de las 6:30 eran cuatro almas perdidas las que deambulaban de retorno a sus casas o en busca de un sitio para desayunar. ¿Ya nadie empalma? ¿Dónde estaban los que tendrían que haber pillado el búho cuando las paradas otros años tenían numerosas pandas de gente esperando a volver a Madrid o a los distintos pueblos de la Sierra?

De todas formas, pese a que el consenso general es que posiblemente estas hayan sido las fiestas más grises que todos recordemos, seguro que hay una cosa que logró aún más consenso y es que no creo que a estas alturas nadie tenga la menor duda de que las fiestas son el arma electoral por excelencia. Lo fueron en los tiempos de Peñalvo (que estuvo a punto de dejar al pueblo sin actuaciones musicales el primer año ya que tuvo que improvisar el cartel deprisa y corriendo y algún músico amagó con el plante ya que no había cobrado señal alguna anterior al concierto. Si mal no recuerdo, el concierto de Loquillo empezó casi una hora tarde por ese motivo) y si mi frágil memoria no me traiciona, llego a sufrir un intento de agresión durante el pobre de mí un año (le arrojaron lejía).

No corrió mejor suerte José Pablo, que manejo los mayores presupuestos que jamás se hayan movido en las fiestas de Villalba, pero aún así sufrió algún que otro percance y fue el que decidió cargarse algo tan típico en las fiestas como el tradicional pregón, que desde entonces ha quedado reducido a un auténtico esperpento y a un catálogo de comportamientos incívicos. Y todo pese a ir con viento a favor, cosa que ahora muchos han decidido olvidar.

Evidentemente Mariola no iba a ser menos y ha tenido su buena dosis de abucheos, pitos y demás improperios. Muchos de ellos ganados a pulso, pero otros tal vez no tanto. Ojo a la cantidad de fotos maliciosas que han circulado por las RRSS en estos días, donde se sacaban perspectivas distorsionadas de los eventos y según la foto, la plaza estaba abarrotada o era un desierto. Mención especial para uno de nuestros alborotadores preferidos que sacó una foto de la cabecera del pobre de mí a más de ochenta metros de distancia, con lo cual solo se veía aire, cuando el evento tuvo gran afluencia de público aunque no fuese tanto ni tan bullicioso como otros años.

Así pues, parece que hay varios ingredientes en este guiso que hacen que el plato bordee la bazofia. Por un lado la excesiva politización de un evento que debería ser lúdico y de carácter casi familiar. Y por otro lado, la falta de memoria y de análisis que reina en nuestros días.

Como ya he dicho en otras ocasiones y ciñéndonos al apartado musical, el panorama ha cambiado mucho y son muy pocos los artistas con tirón existentes actualmente y menos aun los que se prestan a actuar ante un auditorio gratuito, por lo que un programa de conciertos de calidad y gratuito es casi inviable y se imponen otras alternativas como lo de una orquesta potente cada día (especialmente el sábado). Para poner un ejemplo, fíjense en las actuaciones que se han filtrado para las fiestas de Pozuelo (pueblo con mayor renta per cápita de España) y juzguen si son mucho mejores que las nuestras.

  •         Efecto Pasillo
  •        Chenoa (otra de OT, con un poco más de éxito que las que visitaron Villalba, pero con una trayectoria claramente descendente)
  •     D J El Pulpo
  •        Seguridad Social (otro grupo de hace dos décadas y que ya visitó Villalba el año pasado)


Finalizo esta entrada con dos encuestas para conocer que os han parecido las fiestas.





En esta otra podeis votar hasta tres eventos.





lunes, 17 de julio de 2017

Fiestas Santiago Apóstol 2017


Hoy se han presentado las fiestas patronales de Santiago Apóstol 2017, que como pueden imaginar no son un derroche de imaginación sino todo lo contrario, es la repetición del esquema de años atrás con cuatro toquecitos, por lo que mi opinión no va a diferir mucho de lo que escribí ya hace un año.

No quiero caer en el ejercicio de ventajismo que veo repetido hasta el infinito en las RRSS criticando todo lo que hace este equipo de gobierno sin aportar varios puntos de vista y compararlo con los días de vino y rosas de cuando se ataban los perros con longaniza y se gastaba en fiestas y festivales muy por encima de las posibilidades reales del pueblo. Por ello y como suelo hacer, no me pondré en la fila de los palmeros, como tampoco en la de aquellos que no hacen más que tirar piedras sin mirar a quien dan.

La realidad económica del pueblo es tan incuestionable como la inaptitud del equipo de gobierno. Está claro que Villalba no puede permitirse traer actuaciones de primerísimo nivel (porque son poquísimos los artistas que hay a ese nivel tanto en calidad como en poder de convocatoria), pero creo que el programa se podría haber hecho un poco más compensado e imaginativo.

Vamos a abordar el programa día a día.

Viernes 21.

Empiezan las fiestas con el típico pasacalles y el posterior pregón. Curiosidad tengo en saber quién recogerá este año la patata caliente después del marrón que le plantó Mariola a “Luis Botellín”. Porque está claro que este año tendrá que dar el pregón alguien representativo del pueblo tras lo afirmado por la alcaldesa el año pasado para quitarse de la diana. En buena lógica debería ser alguien de la Peña El Paraíso, así que si no han avisado a nadie, que se preparen por si las moscas, pues no creo que Mariola vaya a quemar el poco crédito público que le queda en algo tan simple como el pregón.

Después se producirá uno de los primeros y graves errores de la programación de estas fiestas, ya que se solapan las actuaciones de la Orquesta Pikante (Plaza de la Estación) y el concierto de Nuria Fergo y Natalia (Plaza de los Belgas). Y digo que en mi opinión es un error, pues tanto Fergo como Natalia no tienen el tirón de los dos años siguientes a OT1 y la plaza se les va a hacer muy grande, y más cuando tienen un público objetivo al que perfectamente se le satisfacía con la Orquesta Pikante. Al final lo más probable es que la plaza de la estación no se llene y la de los Belgas no llegue ni a mitad de aforo.



Sábado 22.

Encierro, Mercadillo de Productos de Madrid, castillos hinchables, novillada y…

La segunda gran cagada del programa de fiestas. Hay que tener en cuenta que las fiestas patronales en todos los pueblos son el gran escaparate para poner al pueblo en valor, atraer visitantes foráneos y beneficiar a la hostelería local. Está claro que el sábado es el gran día de las fiestas en todos los lugares, pues es cuando más facilidad tiene la gente de poder disfrutar de la programación festiva más allá de las 23:00, sin embargo aquí en Villalba han decidido que solo hay hueco para el heavy y para el público octogenario, por lo que volveremos a ver a toda la juventud local y la poca que se pueda ver atraída del exterior, arrojados al cobijo del botellón y a esa gran mayoría de público que no disfruta con el heavy, pero que aún no tiene a Tena Lady ni Corega en la lista de la compra nos tocaría buscarnos la vida fuera de nuestro municipio. En mi caso llevo años ya que ni planteo a mis amigos de fuera el venir a Villalba el sábado de las fiestas. ¿No habría sido más lógico ubicar aquí a la Orquesta Pikante en lugar de Los Tres Sudamericanos?, es que si se me apura, habría estado mejor hacer coincidir las tres actuaciones ese día y dejar a Fergo y Natalia para el viernes en solitario.
Granito Rock (Plaza de los Belgas) y Los Tres Sudamericanos (Plaza de la Estación).



Domingo 23.

Típico pasacalles, encierro, juegos infantiles, concurso de recortes, magia infantil, sesión de Dj’s (Plaza de los Belgas) y nos encontramos con otra de las cagadas de este año, pues se lleva a la Orquesta La Huella a…  ¿Batalla de Bailén? Dudo mucho que los Dj’s tengan más poder de convocatoria que la orquesta que se ha conseguido consolidar como la actuación con más tirón en todas las fiestas de la localidad (otra cosa es su repetición en las tres fiestas año tras año), pero está claro que es un valor seguro y que es el evento más universal en cuanto a que es capaz de aglutinar a público de todos los espectros de edad y gustos musicales. ¿Hay que devolver favores a los hosteleros de la zona de Batalla de Bailén? ¿No es suficiente con que el 90% de los eventos que se celebran durante todo el año se realicen en esa zona? ¿Por qué cortar innecesariamente durante tantas horas una de las arterias claves para la circulación en nuestro pueblo? ¿Es un buen lugar para un espectáculo musical?


Lunes 24.

Encierro por la tarde y después en la Plaza de la Estación concierto infantil de Juan “D” y Beatriz. Si la Orquesta La Huella se ha hecho fija, estos ya están en la nómina del Ayuntamiento fijos. Estaría bien que alguien explicase el motivo de esta relación de amor ciego entre el grupo infantil y el consistorio, aunque a juzgar por las inserciones publicitarias en radio, me supongo que la relación va más allá de lo que sucede en las fiestas. En este punto, sorprende que haya una vecina de la localidad con un espectáculo similar al de este dúo, que aunque tal vez no tenga la misma calidad de puesta en escena, no haya tenido nunca la oportunidad de actuar en nuestro municipio, pero ya se sabe que es difícil ser profeta en tierra propia y encima si esta está llena de herejes y ateos…

El colofón del lunes lo pone Alejo Stivel (Plaza de los Belgas), que me imagino que tocará su repertorio de Tequila como punto álgido, pero estamos nuevamente ante un caso de artista más caducado que un Yoplait de vainilla.  Desde luego no es un espectáculo para un publico mayoritario.




Martes 25.

Encierro, misa y procesión, supongo que comida de los mayores aunque no viene en el programa, novillada, pobre de mí y fuegos artificiales.

En definitiva, un programa de fiestas bastante pobre, muy repetitivo con respecto al de otros años y con un fuerte componente “viejuno” incluso para los que ya hace más de 20 años que teníamos 20 años.


Por cierto, el año pasado se incorporó al programa de fiestas el “pasacalles de la cerveza”, del que no hay reseña alguna este año. ¿Se sabe el motivo de su “no celebración”?

martes, 20 de junio de 2017

Preocupaciones...

Es algo que no para de repetirse por las redes sociales y en el boca a boca del municipio, "Villalba ya no es lo que era..." Esto es algo objetivo y los motivos son muchos y variados y con múltiples orígenes, algo sobre lo que ya he ido tratando a lo largo de todo este tiempo.

Hoy sin embargo propongo una encuesta para saber que es lo que mas os preocupa o que es lo que pensáis que más contribuye al deterioro de la imagen de Collado Villalba. Una imagen que ha pasado de ser la envidia de la comarca y buena parte de la provincia, a algo de lo que nos avergonzamos.


martes, 13 de junio de 2017

Quo Vadis San Antonio

Escribo estas líneas a pocas horas de que los fuegos artificiales pongan punto y final a las Fiestas de San Antonio 2017. Unas fiestas que sobre el papel, han tenido el programa más pobre que uno recuerde en los últimos años. Y no seré yo el que defienda desde aquí que se incremente el gasto en festejos dada la situación económica del pueblo, pues desde este blog he criticado en varias ocasiones los excesivos gastos en eventos lúdicos de diversa índole en los que nuestros gobernantes han ido incurriendo.

Esta entrada va más sobre el rumbo que las Fiestas de San Antonio han ido tomando en los últimos años o sobre la falta de rumbo, pues no sabe uno muy bien que se adapta mejor a los acontecimientos.

Y es que tal vez sea una percepción mía, pero lo cierto es que las fiestas de San Antonio cada vez son más las fiestas con las que nos identificamos los vecinos de Collado Villalba, independientemente de que seamos del “Pueblo” o la “Estación”. Creo que mucho han tenido que ver el que afortunadamente aún conserven un pequeño rescoldo de fiestas con sabor a pueblo, algo que en las de Santiago ya no existe por ningún lado, pues los eventos principales carecen de la calidad de antaño y la dispersión del ambiente, la pérdida del espíritu que tenían las peñas allá por los años 80 y el que el día en que puede disfrutar la mayoría de gente ha quedado relegado al festival de una minoría mayoritaria, que deja sin opciones a otros muchos sectores de población que incluso decidimos salir del pueblo ese día en lugar de tratar de atraer a nuestros conocidos hasta el municipio.

Pero volviendo a San Antonio, ¿qué ha pasado este año para tener tan pobre programa de fiestas? Bueno, pues lo primero que hay que saber es que las fiestas salen adelante por el trabajo conjunto del Ayuntamiento y los Mayordomos que configuran la comisión de festejos (cargos que van rotando y que tradicionalmente eran mozos de Villalba Pueblo).


Tal vez este carácter rotativo de los mayordomos provoque que las fiestas no tengan una línea clara. Un año predominan los eventos deportivos, otro te traen famoseo de casquería… un poco en la línea de lo que puedan mover los mayordomos de ese año. Otras voces cargan contra la cada vez mayor influencia de la gente del Barrio de la Estación desde que se abriese el tema de los mayordomos y dejase de ser exclusivo de la gente de Villalba Pueblo de toda la vida, lo que habría bajado el grado de implicación de estos en la organización de las fiestas.

Sea como sea, lo cierto es que las fiestas no tienen un esquema fijo, lo cual no debería ser sinónimo de malas fiestas o mala organización, pues incluso podría enriquecerlas si la gente nueva es capaz de retener las cosas que funcionan y aportar novedades. Pero no parece ser el caso de este año.
Y es que como he mencionado anteriormente, las fiestas salen adelante por el trabajo conjunto de los mayordomos y el Ayuntamiento y por lo que se ve, este año a la sintonía le ha fallado el ajuste fino. Los mayordomos no se han quejado de que el Ayuntamiento haya tirado por tierra las fiestas, pero si han dejado claro que han destinado menos recursos que otros años. Y como he dicho anteriormente, no seré yo quien pida más dinero para fiestas si las arcas no se lo pueden permitir. Pero sí que habrá que pedir que haga algo que tantas veces se olvida y que en el caso de no hacerlo el Ayuntamiento agrava el mal, se trata de poner en valor el trabajo de los demás. Son muchas las horas que los mayordomos en este caso y las peñas, asociaciones y otras fuerzas sociales dedican para sacar adelante ciertos eventos donde luego aparece el concejal de turno a hacerse la foto (en algunos casos con pose forzada) a pesar de sus mas de 50000€ anuales.

Foto de José María Simón
Suelen ser trabajos de muchas horas que no se reconocen y jalonados de obstáculos y trabas muchas veces evitables. Cierto es que hasta que uno no está en el ajo correspondiente no sabe de qué paño está hecho el traje, pero muchas veces las ayudas que se necesitan no son tanto económicas como dar facilidades a los organizadores y establecer procedimientos fluidos de comunicación entre estos y el Ayuntamiento. Por ejemplo, este año las fiestas se han quedado sin un evento que había ido cuajando a lo largo de estos años como ha sido la Carrera de los Autos Locos, lo cual es una pena, pues se trataba de un evento con un nivel importante de participación y gran aceptación entre un público para todas las edades y con unos costes bastante reducidos. Y es que al parecer, La Peña los Pirin, que se había encargado de la organización a lo largo de estos años, ha decidido no prestarse a la misma. No se sabe bien el motivo, pero parece que ha podido ser la mezcla de la falta de compromiso con el evento por parte del Ayuntamiento (reacio a enfrentarse a las molestias que provoca a los vecinos el corte de una calle y el garantizar un mínimo de seguridad tanto a los que trabajan en el evento como a los que participan de él) y el cansancio por parte de los miembros de la peña por tener que enfrentarse no solo al trabajo de sacar el evento adelante, sino al de salvar esas zancadillas o faltas de ayuda.

Esperemos que para el próximo año el emulgente vuelva a funcionar y el pastel de las fiestas vuelva a ser jugoso y tenga guindas como la de los Autos Locos. 




Aspecto de la Plaza durante el concierto del Grupo La Huella, Evento estrella de este año
. Foto Facebook de la orquesta

jueves, 1 de junio de 2017

Enemigos de lo público y lo privado

Vuelvo a uno de los últimos temas tratados en el blog y posiblemente el que más relevancia ha tomado en los últimos tiempos no solo en él, sino en las redes sociales y en el día a día de los vecinos, desde la cola del pan hasta el típico encuentro en el semáforo. Toca hacer referencia a uno de los mayores enemigos a los que se enfrenta este pueblo, los grafitis.

Y es que al parecer, en nuestro pueblo hay mucho individuo suelto que se cree Andy Warhol y va “dejando su obra” por todas partes. Es escudan en la supuesta libertad de expresión (que me digan que expresan unas letras que no llegan a formar palabras, mucho menos oraciones) para ir atentando contra toda pared que tenga un espacio libre que “enmarranar”. Da igual que sea propiedad pública o privada, que este abandonada o en uso de sus dueños. Incluso que pueda provocar perjuicios económicos a los dueños como puede suceder en los comercios. Se esta pintando incluso sobre las señales de tráfico y los paneles informativos, lo que provoca que los foraneos tengán mas dificil el orientarse en nuestro pueblo.

Es más, últimamente se empiezan a dar con demasiada asiduidad los grafitis en lugares peligrosos incluso para sus creadores como pueden ser algunos que para poder hacerlos han tenido que caminar por tejados de viviendas aledañas, con riesgo de caídas para ellos y de daños en los inmuebles por los que caminan.

Como ya he dicho, se escudan en la libertad de expresión para campar a sus anchas y destrozar todo y llegar como consecuencia de todo esto a una impresión de ciudad sucia y abandonada. Y es que cierto es que el grafiti es una parte de la cultura moderna, pero no todo vale. Yo por escribir estas cuatro líneas no puedo pretender equipararme a los grandes literatos que publican obras maestras, ni tan siquiera llegar a compararme al escritor de libros de bolsillo. Tal vez estos “artistas” se deberían dar una vuelta por el East-Side Gallery de Berlín, donde podrían ver lo que son obras con contenido y motivo para existir, aunque tampoco allí todo son obras maestras ni el contexto social de la opresión del muro es comparable.

Iconica imagen del East-Side Gallery
Pero llegados a este punto y reconocido el problema, habrá que tratar de ver como reconducir la situación. Está claro que trabajar en una sola vía (la de la limpieza del grafiti a posteriori) está avocado al fracaso, pues se trata de una labor costosísima y de resultado muy limitado y efímero. La limpieza nunca llega a dejar la fachada en su estado original y lleva horas la limpieza de un pequeño área que a nuestro amigo vándalo le ha costado un par de minutos guarrear.


Así que a esta vía hay que añadir forzosamente una segunda vía, la sancionadora que contemplan nuestras ordenanzas municipales. Que sepan que quien atenta contra la propiedad pública o privada, tendrá un castigo económico. Pero me temo que en esto como en las “caquitas” de los perros, uno pregona en el desierto.

Y como entre todos estos “guarreras” habrá algún artista, vería bien el recuperar la idea que puso en marcha el Ayuntamiento hace cinco o seis años, cuando durante la Semana de la Juventud se pintaron diversos murales bajo el título de “Los Colores de Villalba”. Es una lástima ver como el nuevo muro que se ha levantado para el cerramiento de la piscina municipal, es ya víctima de estas pintadas, con lo bien que podrían quedar muros dedicados a la naturaleza y a actividades en la misma como el deporte, la agricultura o la ganadería, recordar a la gente el motivo de la existencia de nuestra dehesa, saber valorarla y respetarla. Este es un ejemplo que podría extenderse con el tiempo a otros lugares seriamente perjudicados por las “obras” de los vándalos y que permitirían dar un aire moderno y limpio a nuestra ciudad respetando el entorno. Y todo ello a un coste económico asumible, pues hay auténticos maestros del arte urbano en nuestro pueblo que podrían guiar el proyecto.


El problema está ahí y el Ayuntamiento hasta ahora se ha mostrado totalmente inoperante para hacer frente al problema, ya va siendo hora de que muevan ficha y comiencen una lucha contra este gran problema más allá de irse un día a grabar un video publicitario de concienciación.





sábado, 20 de mayo de 2017

Cerveza y más mondongo...

Un día más vuelve uno de “darse una vuelta virtual” por Collado Villalba a través de las redes sociales con la sensación de si no tendremos lo que verdaderamente nos merecemos. Si al final no somos todos los que tenemos muy poca altura de miras.

Resulta que durante este fin de semana se está llevando a cabo un festival de cervezas artesanas en la zona de la plaza del Ayuntamiento. Organizado por CYE Villalba (Asociación de Comerciantes y Empresarios) y con la colaboración del Ayuntamiento y un puñado de empresas del gremio cervecero y grupos musicales.

Como todo evento primerizo seguro que el proyecto es mejorable, pero desde el famoso grupo de “Vecinos” ya se han puesto los palos en las ruedas casi antes de que el evento comience su andadura y estamos en lo de siempre. Si no se hace nada, porque no se hace y si se hace, porque se hace.

En este caso el crimen y el delito alcanza la escandalosa cifra de 2€. Las horas de dedicación para llevar a buen puerto el asunto no importan, el espectáculo de las bandas de música, demás inversiones que haya tenido que hacer la organización no importan… Estamos siempre por encima del bien y del mal y el ataque de “ombliguismo” no nos deja ver más allá de este, pero para colmo no vemos que lo tenemos sucio.

Foto de Melchor Rodriguez en el grupo Vecinos
de Collado Villalba de Facebook
Para los que a estas alturas estén ajenos a la polémica les hago una breve introducción. Al parecer para poder disfrutar del festival lo primero que tienes que hacer es comprarte un vaso conmemorativo del evento que cuesta 2€ y que es el recipiente en el que te servirán las cervezas que vayas pagando después en los distintos stands, siendo convenientemente enjuagado entre servicio y servicio.

En un primer momento puede parecer un “sacacuartos”, pero luego lo piensas y no es tan mala idea, ya que fomenta el reciclaje y se eliminan un montón de desperdicios, pues al final de la jornada lo más lógico es que te lleves tu vaso. ¿Cómo amanecen cada fin de semana los sitios de botellón? ¿Cómo amanecerá la Plaza del Ayuntamiento dentro de un mes el domingo después del día grande de las Fiestas de San Antonio? Y esta idea al parecer no ha sido una genialidad local sino que se trata de una operativa habitual en este tipo de eventos.

Otras voces han clamado por el elevado precio del líquido elemento pasando por alto que se trata de cervezas artesanales, cuyo precio es bastante más elevado de la industrial. Tanto precio de costo como precio de venta en la distribución. Comparando el precio de estas cervezas artesanales que rondan los 1.90-2.15€ en las tiendas marcas como (Cibeles o La Virgen) con las típicas Cruzcampo, Mahou, etc… Y mezclando el canal hostelería con el canal distribución. Una comparación que no se soporta lo agarres por donde lo agarres.

Los que hacen esas comparativas argumentan la precariedad de su economía, pero permítanme que por ahí no pase. Si su economía es precaria la cerveza no puede ser tenida en cuenta como una prioridad y si aún pudiéndotelo permitir te parece caro, tienes la opción de irte al “bar de cabecera” y seguir fiel a tu grifo habitual, pero no pretendas que un evento como este subvencione un bien no prioritario o de necesidad.

A todos estos les recomiendo que un día se den un paseo hasta el polígono Europolis de Las Rozas y vean cómo funciona la fábrica de Cervezas La Virgen y prueben una de sus referencias. El primer problema que se van a encontrar es que el local va a estar lleno a rebosar, preparense para una buena espera sin van en hora punta y una lucha feroz por un trozo de mesa y una silla con colas que en ocasiones salen del local y eso cuando el precio del tercio si mal no recuerdo está por encima de los 3€, es decir casi un 50% más alto de al que lo encontraras en Carrefour, pero amigo estas en el canal hostelería, no distribución. Todo ello en un polígono, nada de "City Center", sniff...




Ahora me diréis que es que en Las Rozas hay mucho pijo o que si el nivel adquisitivo de ese municipio es más alto, lo cual es cierto, pero si aceptamos esta premisa como el gran dogma no estamos haciendo más que aceptar que somos un pueblo de tercera y que no podemos aspirar más que a tomar una birras del Lidl en la Dehesa y dejar esta hecha un estercolero cada semana. ¿Qué ganas va a poder tener alguien en montar un negocio como este o de perfil similar en nuestro pueblo cuando uno ve el nivel de sus ciudadanos?


Hago desde aquí un llamamiento a todos esos “Vecinos” para que tengan un poco más de amplitud de miras y aceptemos cada uno nuestra parte de culpa en que nuestro pueblo haya pasado a ser un pueblo de tercera división condenado al efecto “Mondongo y Salchipapa” y no solo en el aspecto hostelería donde esto no es un hecho aislado como pudimos comprobar hace unos meses con el tema de los Food Trucks. Eventos que en otras localidades han sido imán y foco de atención y que aquí solo han servido de carnaza para los que siempre viven anclados en las polémicas.

lunes, 8 de mayo de 2017

Laxitud extrema

Hace unos días pude disfrutar de un pequeño viaje por uno de esos rincones de España al que le tenía ganas, espero que este haya sido un aperitivo de lo que pueda ser más adelante una incursión más en profundidad en una de esas comarcas de España que todos deberíamos conocer.

Y como suele suceder, el viajar además de ser un placer, te permite desconectar de tus tareas cotidianas y lo principal, enriquece a la persona culturalmente, socialmente… Y este viaje no iba a ser menos.

Cierto es que no todo es exportable ni comparable, no puedes comparar la iglesia de El Enebral con el Románico de la Abadía de San Isidoro, ni el paisaje de Peñalba de Santiago con el parque de nuestro municipio que recibe el mismo nombre.

Pero sí que es destacable el ver la limpieza de las calles de esos pueblos y ciudades del interior, donde el vecino ha nacido, crecido y respeta su patrimonio e historia. Y es que el otro día alguien lanzaba la pregunta al aire en el Facebook de si los vecinos de La Estación éramos más guarros que los del casco histórico por la diferencia en la calidad de la limpieza de uno y otro lugar.

Inmediatamente salió el argumento de que la población extranjera es mucho mayor en una zona que en otra y que eso influía. Y aunque el argumento es xenófobo, no está cargado de una cierta razón, aunque eso sí, muy limitada y que no justifica en absoluto el etiquetar a toda la comunidad extranjera del mal de la suciedad en el pueblo. Como tampoco se puede culpar a todos los dueños de los perros, pero negar la mayor va a ser que tampoco. Son varios los factores y todos suman.

Y es que retomando el argumento anterior, todos hemos visto a gente sacando basura de los contenedores y dejándola fuera en su afán por encontrar algo que poder revender como chatarra o lo que sea. Recuerdo que fue polémica la “puesta en marcha” de la ordenanza que prohibía hurgar en los contenedores, pues muchos pusieron el grito en el cielo de que bastante tenía la gente con no tener que comer. Bueno, pues no creo que nadie coma nada de un contenedor en Collado Villalba, ya que afortunadamente hay ONG’S que garantizan ese derecho básico, así como los servicios sociales municipales y por el contrario, no puede ser que en un trayecto de poco más de 10’ que es lo que tardo en ir de mi casa a la estación, me haya encontrado la basura de dos contenedores fuera de los mismos cuando estos estaban vacíos (igual que me encontré por la mañana en la dehesa una papelera a rebosar y un montón de basura al lado, mientras los contenedores de 20m más atrás estaban vacíos), mobiliario variado en dos puntos distintos y hasta 3 colchones. Habría estado bien haber podido sacar las fotos de estos decorados, pero las urgencias no me lo permitían y por desgracia es una estampa tan frecuente que todos pueden hacerse una idea de que hablo.


Imagen extraida del grupo de Facebook "Calles Limpias Collado Villalba"

Está claro que hay unos grupitos de gente (principalmente del Este de Europa) que se dedican a esto como forma de vida y como digo no quiero etiquetar a nadie, que guarros los hay y ha habido siempre y en todas partes, pero está claro que estos comportamientos se deben sancionar, como se debe abordar el extraño repunte de la mendicidad callejera que presenta nuestro pueblo antes de que se convierta en un santuario de las mafias que abusan de las miserias de los demás durante el próximo verano o el desmadre grafitero al que ya dedicaré otra entrada.



Así que si tenemos unas Ordenanzas Municipales para la convivencia, creo que va siendo hora de que se pongan a funcionar de verdad, que pasen a estar operativas en el pueblo y no se limiten a ser unas líneas en el BOCAM o donde quiera que se publiquen las Ordenanzas Municipales. Es algo que los Villalbinos (los de siempre, los que han llegado hace mucho o poco, los que vinieron de más allá de la Sierra del Guadarrama, del Cáucaso o del Atlántico) nos merecemos. Ya está bien de que no podamos levantar la vista del suelo por miedo al campo minado que es el pavimento de nuestras calles. Si de verdad queremos poder sentirnos orgullosos de nuestro pueblo, empecemos por respetarlo nosotros mismos con nuestras obligaciones como ciudadanos y exijamos a las autoridades la vigilancia en el cumplimiento de las mismas, basta ya de esta laxitud que esta acabando con nuestro pueblo.

lunes, 24 de abril de 2017

Falta de comunicación

La comunicación nunca ha sido el fuerte del equipo de gobierno de nuestro municipio. Y no será porque no tengan recursos, que los tienen. Pero lo cierto es que su gestión, calidad y contenidos son muy mejorables.

Lo de la página web municipal es un tema recurrente que cada cierto tiempo vuelve a surgir. Por poner un ejemplo, siendo hoy día 24 de abril, no hay ningún destacado de las fiestas de este fin de semana en el barrio de El Gorronal que se supone empezarán el día 28. Y si no hay destacado, póngase usted a buscar el programa o información adicional por ese “totum revolutum” que es la web de nuestro Ayuntamiento. Y esto no es un caso aislado, es lo común en la web, cuyo diseño ya ha quedado totalmente obsoleto, así como su funcionalidad. ¿Cuándo podremos comprar entradas para el teatro a través de internet como en otros pueblos?

En un mundo en el que la mayoría de la información llega a los ciudadanos vía internet y Redes Sociales, el tener estas activas y dando información de calidad es algo fundamental y ahí nuestro Ayuntamiento suspende y con mala nota. Y eso que atesora unos cuantos perfiles de twitter oficiales, pero su información es pobre y en muchos casos escasa y llegando a rebufo de otros perfiles (el caso de la cuenta de la concejalía de deportes es sangrante, pues hay semanas en las que no se publica ni un triste resultado o mención), lo que hace que sea cuestionable la necesidad de tener esa cuenta.

Claro, que tal vez en nuestro consistorio son más partidarios de métodos más clásicos, igualmente válidos y complementarios a los anteriores. En este caso, destacan las numerosas presencias de cargos del Ayuntamiento en los programas de radio, donde especialmente uno está haciéndose candidato serio al premio Ondas o a la Antena de Oro. Lástima que cada vez que aparece por la emisora su discurso sea tan encorsetado y preparado que recuerda más a los tiempos del NODO que a otra cosa. Y es que no se hace “Publicidad”sino “Propaganda”.



Es por ello que me gustaría conocer el grado de satisfacción de los vecinos de Collado Villalba con la comunicación que reciben por parte del Ayuntamiento a través de esta encuesta.