viernes, 1 de septiembre de 2017

A tientas

Hace ya tiempo que siento que Villalba es un pueblo triste y deprimido. Un pueblo falto de alegría y gris. Sin duda alguna contribuyen a ello la suciedad, las pintadas y la oscuridad de sus calles, que contagia a todos los vecinos. Y es que Villalba se ha convertido en un pueblo gris y sombrío.

Recuerdo que allá por el mes de junio, el día que decidí subir a las fiestas de Villalba Pueblo, al regresar eran bastantes las farolas que no funcionaban, incluso algunas de ellas en la misma zona. El tema es que esto no es un fenómeno aislado y es más, no sé si a día de hoy se ha repuesto el alumbrado de dichas farolas, pero algo me hace pensar que hay “puntos negros” en la geografía villalbina que se asemejan a Mordor.




Este es el caso de la zona del puente de la A6 que enlaza la Calle Real con la Carretera de Moralzarzal. En dicho tramo no funciona ni una sola farola desde hace meses. ¿Es un plan de ahorro energético alternativo tras el fiasco de Cofely? ¿Cómo llega algo de luz de la A6 lo damos por bueno?

Así hemos tenido que bajar a trabajar esta semana
Creo que es algo vergonzoso que “la puerta de entrada” al barrio de la Estación tenga ese aspecto y transmita esa inseguridad. Hay que tener en cuenta que hay mucha gente que cruza por los pasos de peatones de dichas rotondas y su visibilidad es nula en algunos casos y muy reducida en otros. En el caso de la rotonda del Zoco, la “luz que se escapa” del mismo es la única que ayuda algo al peatón en un punto que tiene mucha peligrosidad, pues los coches salen acelerando de la rotonda para afrontar la subida del puente y en el otro sentido, bajan bastante acelerados tras coronar el mismo. Cuando se apagan las luces del Zoco, la cosa pinta bastante más negra de lo que aparenta la foto, que esta tomada en horario de pleno rendimiento del centro comercia. 

Ese segundo o décimas de segundo que el conductor tarda en ver al peatón por la falta de luz podría desembocar en un desenlace fatal, pero ya sabemos que la seguridad vial en nuestro pueblo importa bastante poco.

"Gran iluminación de bienvenida"
la famosa linterna táctica
Así pues, esta semana cuando durante varios días ha permanecido a oscuras todo el área que abarca el puente peatonal de Los Belgas hasta la Calle San Fernando (la de la policía), me puse a pensar en la odisea que me iba a suponer el atravesar día tras día ese lugar en esas condiciones. No sabía si comprar la linterna del “publipunto.com”, esa que da destellos a los violadores que les deja ciegos y que lleva un machete o si ir a la armería más cercana y sacarme el permiso de armas. ¿Cómo se ha podido tener esa zona a oscuras durante días? ¿No dio aviso la policía desde el minuto cero para que se arreglase el tema? ¿Tan lentas tienen que ser por narices las cosas de “palacio-Ayuntamiento”?


Puente del Zoco. 
Afortunadamente esta zona ha recuperado la luz, pero del otro punto seguimos sin noticias. Con los impuestos que pagamos, ¿no nos merecemos al menos algo tan básico como el suministro eléctrico en las vías públicas? El día 15 nos vendrá el hachazo del IBI y si hay un mínimo de vergüenza, antes de pasar el recibo deberían arreglar esta grave deficiencia en el servicio municipal. Que no estamos hablando de iluminación ornamental como la de navidad o las fiestas.

Pero a estas alturas, la confianza en los dirigentes de nuestro pueblo no hay manera de encontrarla, ni con luz ni a tientas.

domingo, 27 de agosto de 2017

¿Salimos por Collado Villalba?


Seguimos tratando de descubrir el “perfil tipo” del villalbino medio.

A lo largo de todos estos años de andadura por el blog, uno de los temas más recurrentes y que más juego han dado, han sido los referidos a la oferta de ocio que hubo en su momento, a lo que hemos bautizado como la  “movida villalbina”.

Aunque aún dará para próximas entradas y muchos nos preguntemos qué fue de aquellos tiempos y aquellos lugares, la pregunta que hoy os traigo es distinta. La pregunta es más bien ¿Es Villalba tu lugar habitual para disfrutar de tu tiempo de ocio o la opción primera cuando lo planificas?


Lo voy a delimitar a la oferta lúdica que lleva asociada una actividad comercial, descartando pues paseos por la dehesa e incluso los “botellines tras el trabajo”, pues no requieren de planificación y es algo más espontaneo. 




Y llegados a este punto, si sales por Villalba, ¿cuales son tus actividades principales?

Puedes marcar hasta tres opciones distintas.


domingo, 13 de agosto de 2017

¿Choco o lomo?

Como me gusta argumentar con datos lo máximo posible todo aquello que escribo, se me ha ocurrido lanzar una encuesta relacionada con el tema de la anterior entrada, tratando de averiguar cuáles son los hábitos de nuestros vecinos durante el mes de agosto.

Tal vez esté equivocado y el pueblo se quede vacío durante este mes, pero lo cierto es que creo que seguimos siendo muchos los que nos quedamos por aquí y cada vez menos los que se pueden permitir un mes de vacaciones del tirón y menos saliendo fuera, aunque es innegable que atrás quedaron los años del veraneante en Collado Villalba que hacía que la población se duplicase o triplicase.


Aunque todo esto nos lleva a una nueva línea de debate. Si esto es así, ¿Por qué todos los partidos políticos llevaban en su programa electoral propuestas para “reactivar el turismo” en Collado Villalba? No estaría mal que se aclarasen de una vez y viesen si quieren “choco” o “lomo”, porque de momento vamos por un “plato combinado” del Bar Rambo.


miércoles, 9 de agosto de 2017

Agosto al sol

Hace años que vengo denunciando el absoluto abandono al que somete nuestro Ayuntamiento a los vecinos que aquí quedamos durante el mes de agosto. Cierto es que ya no somos un pueblo de segunda residencia sino una ciudad dormitorio, pero es que se te cae el alma a los pies cuando ves que no hay ningún tipo de oferta de ocio o cultura promovida por nuestro consistorio durante este mes más allá de cuatro sesiones de cine de verano.

No se trata de montar un gran festival de cine, teatro o música, se trata de dar vida a este pueblo que parece que está dando sus últimos estertores de manos de su “doctora” alcaldesa y sus ayudantes. Tampoco es que este problema sea nuevo, que ya ocurría en tiempos de vacas gordas, pero en aquellos años, la iniciativa privada aún era capaz de tirar un poco del carro. Hoy, abandonados todos, el que intente hacer algo por su cuenta es un auténtico kamikaze.

Digo que no es algo nuevo, porque recuerdo haber tenido una conversación al respecto hace ya más de diez años y alguien del entorno del equipo de gobierno de la época, me dio como principal argumento, que la gente del Ayuntamiento también tenía que irse de vacaciones. Algo a lo que por supuesto no pongo peros, pero no me parece normal que eso implique que un pueblo como el nuestro cese su actividad casi por completo y más cuando muchos eventos y servicios se prestan hoy en día de forma subcontratada.

¿Por qué vuelvo a sacar el tema en el blog?

Pues muy sencillo. Resulta que una persona muy amiga mía, me mostraba su indignación porque se acababa de enterar de que las pistas de atletismo cierran durante todo el mes de agosto. No sé si esto ha sido así en años anteriores, que me suena que no, al menos hace tres o cuatro no lo era.
Esta persona necesita entrenar para presentarse a unas oposiciones y esto le va a obligar a tener que desplazarse hasta otro pueblo, lo que representa un trastorno, un gasto y más cuando significa tener cerrada una de las supuestas “instalaciones insignia” de nuestro pueblo.

Pero cual no es mi sorpresa cuando me pongo a “bichear” por la web y descubro que no solo se cierra la pista, sino que además el pabellón Kike Blas también cierra todo el mes (la repercusión del cierre de este no sé en qué medida puede afectar al ciudadano de a pie, pues casi toda su actividad viene dada por el uso por parte de los clubes deportivos y las escuelas y cursos municipales)

Pero entramos en la parte “mollar” del asunto. El Spa cierra también todo el mes de agosto, así como la piscina cubierta desde el día 14 al 31. Es decir, imposible practicar natación en nuestro pueblo durante 15 días. Espero que no estéis preparando un triatlón o el médico os haya mandado nadar por una rehabilitación. Menos mal que somos la “Capital de la Sierra”.


Es decir, en uno de los meses donde más tiempo tiene la gente para poder practicar deporte, en Villalba se nos cierran las instalaciones a cal y canto. Ya no se trata de que no se promuevan actividades, es que se dejan de prestar servicios municipales básicos por los que nos fríen a impuestos. Suma y sigue…

lunes, 31 de julio de 2017

Fiestas de Santiago Apostol II (Análisis a posteriori)

Pasaron las fiestas de Santiago y nos disponemos a penar un año más en el verano villalbino tan falto de alicientes culturales o de otra índole que amenicen la vida de los residentes y que puedan atraer foráneos.

Sobre lo que han sido las fiestas, poco puedo decir en primera persona pues no he presenciado más que un par de eventos y más atraído por el morbo que por el interés que en si me suscitaban tanto “El Pregón” como el  “Pobre de mí”. Los motivos por los que no he asistido a ningún evento más, los pueden deducir de mi anterior entrada, un programa de actos muy encaminado a personas muy mayores (y uno ya ni peina canas) y muy específico en cuanto a lo poco que había para ese grueso que más se moviliza y consume (20-50 años). Solamente las dos orquestas podían considerarse eventos de masas para un público universal, precisamente los dos actos que según todas las referencias lograron un éxito rotundo e indiscutible de asistencia y calidad.

De las cosas que más me han destacado estos días, ha sido la confirmación de que “el sábado se tira”. El día en que más gente se moviliza y puede llegar hasta nuestro municipio, es un día que salvo el Granito (mucho tirón pero muy específico) no logra atraer a la gente que debería atraer un pueblo de más de 60000 habitantes como el nuestro. Y a pesar de no estar presente en ningún acto de ese día, si puedo decir que el que se pudiese acceder desde la A6 sin ningún tipo de atasco ni parada a las 00:00, no digo retención, no es un buen indicador. Que la rotonda del Zoco estuviese totalmente despejada y que casi no hubiese peatones a esa hora en esa zona, dice muy poco en favor de las fiestas. ¿Dónde están las riadas humanas de gente desplazándose hacia el ferial, o bajando a la zona más céntrica del pueblo? Y la cosa se confirmó cuando al día siguiente a eso de las 6:30 eran cuatro almas perdidas las que deambulaban de retorno a sus casas o en busca de un sitio para desayunar. ¿Ya nadie empalma? ¿Dónde estaban los que tendrían que haber pillado el búho cuando las paradas otros años tenían numerosas pandas de gente esperando a volver a Madrid o a los distintos pueblos de la Sierra?

De todas formas, pese a que el consenso general es que posiblemente estas hayan sido las fiestas más grises que todos recordemos, seguro que hay una cosa que logró aún más consenso y es que no creo que a estas alturas nadie tenga la menor duda de que las fiestas son el arma electoral por excelencia. Lo fueron en los tiempos de Peñalvo (que estuvo a punto de dejar al pueblo sin actuaciones musicales el primer año ya que tuvo que improvisar el cartel deprisa y corriendo y algún músico amagó con el plante ya que no había cobrado señal alguna anterior al concierto. Si mal no recuerdo, el concierto de Loquillo empezó casi una hora tarde por ese motivo) y si mi frágil memoria no me traiciona, llego a sufrir un intento de agresión durante el pobre de mí un año (le arrojaron lejía).

No corrió mejor suerte José Pablo, que manejo los mayores presupuestos que jamás se hayan movido en las fiestas de Villalba, pero aún así sufrió algún que otro percance y fue el que decidió cargarse algo tan típico en las fiestas como el tradicional pregón, que desde entonces ha quedado reducido a un auténtico esperpento y a un catálogo de comportamientos incívicos. Y todo pese a ir con viento a favor, cosa que ahora muchos han decidido olvidar.

Evidentemente Mariola no iba a ser menos y ha tenido su buena dosis de abucheos, pitos y demás improperios. Muchos de ellos ganados a pulso, pero otros tal vez no tanto. Ojo a la cantidad de fotos maliciosas que han circulado por las RRSS en estos días, donde se sacaban perspectivas distorsionadas de los eventos y según la foto, la plaza estaba abarrotada o era un desierto. Mención especial para uno de nuestros alborotadores preferidos que sacó una foto de la cabecera del pobre de mí a más de ochenta metros de distancia, con lo cual solo se veía aire, cuando el evento tuvo gran afluencia de público aunque no fuese tanto ni tan bullicioso como otros años.

Así pues, parece que hay varios ingredientes en este guiso que hacen que el plato bordee la bazofia. Por un lado la excesiva politización de un evento que debería ser lúdico y de carácter casi familiar. Y por otro lado, la falta de memoria y de análisis que reina en nuestros días.

Como ya he dicho en otras ocasiones y ciñéndonos al apartado musical, el panorama ha cambiado mucho y son muy pocos los artistas con tirón existentes actualmente y menos aun los que se prestan a actuar ante un auditorio gratuito, por lo que un programa de conciertos de calidad y gratuito es casi inviable y se imponen otras alternativas como lo de una orquesta potente cada día (especialmente el sábado). Para poner un ejemplo, fíjense en las actuaciones que se han filtrado para las fiestas de Pozuelo (pueblo con mayor renta per cápita de España) y juzguen si son mucho mejores que las nuestras.

  •         Efecto Pasillo
  •        Chenoa (otra de OT, con un poco más de éxito que las que visitaron Villalba, pero con una trayectoria claramente descendente)
  •     D J El Pulpo
  •        Seguridad Social (otro grupo de hace dos décadas y que ya visitó Villalba el año pasado)


Finalizo esta entrada con dos encuestas para conocer que os han parecido las fiestas.





En esta otra podeis votar hasta tres eventos.