miércoles, 17 de agosto de 2016

Deudas históricas

Foto de Diario del Noroeste
El pasado fin de semana era el fin de semana de las fiestas por antonomasia en nuestro país. La capital semidesierta y con calores que invitan a salir de ella a poco que se presente la más mínima oportunidad. Hasta los centros comerciales están vacíos en la Comunidad de Madrid, regalen coca cola, helados o melones, da igual, es el fin de semana de vacaciones y de ocio que casi todo el mundo disfruta en mayor o menor medida, aunque siempre hay unos cuantos que no pueden disfrutar de ese tiempo para su ocio y desconectar.

En este último apartado, aunque en opción hibrida (de los tres días pude disfrutar de uno) me encontraba yo. Así que puesto a tratar de disfrutar de esa noche libre, comencé a buscar opciones por los distintos pueblos que celebraban sus fiestas y  que nos rodean (Torrelodones, San Lorenzo, Guadarrama…).

Ninguno presentaba un atractivo cartel como el de los años previos a la crisis, pero si encontré algo que podía estar bien y que encajaba dentro de los gustos de mis acompañantes para esa noche. Se trataba de una obra de teatro en plena Plaza Mayor en Guadarrama. Una obra que ha ido circulando por la Red de Teatros de la Comunidad de Madrid, incluido el de Collado Villalba, pero que no había visto, pues lograr una entrada en el teatro de la Casa de la Cultura de la Capital de la Sierra es tarea imposible o solo reservada a unos pocos privilegiados. 240 butacas para una población de más de 60000 se antoja insuficiente, si a eso le añadimos el arcaico y poco claro sistema de reservas vía telefónica en una franja más que estrecha, hace que ya ni se intente. Este mismo año, al llamar una vez para hacer una reserva solamente una hora después de ser abierta esta, ya estaban agotadas. Por lo que me comentan gente que va con asiduidad, es algo habitual el que ya estén agotadas en las primeras horas, algo que contrasta con un teléfono que comunica casi de continuo. ¿Quiénes son los afortunados que logran tener el privilegio de contactar a primera hora y garantizarse la reserva? Así que tras renunciar a ver esa obra de teatro en mi pueblo, un par de días después, cómodamente y por internet elegí butaca para ver esa misma obra en el teatro de Moralzarzal, mejor acondicionado y más amplio.

Pero volvamos a lo del fin de semana. Sitúense en plena Plaza de Guadarrama, con un ambiente fresquito y con una obra de teatro de una de las mejores compañías de teatro que circulan por los escenarios españoles (Yllana). La obra era Chefs, una obra cómica con mezcla de mímica y magia con interacción del público, algo muy bien elegido para el lugar, ya que estaba claro que la acústica no iba a ser buena para seguir un dialogo y que los ruidos del exterior podían condicionar la representación de la obra.

El aforo de cerca de 1500 personas que tenían preparado desde el Ayuntamiento guadarrameño no se llegó a completar en su totalidad, pero si habría más de un millar de personas, lo que se puede considerar un éxito, pues lograron dar una oferta de ocio alternativo y enriquecer su programa de fiestas más allá del típico botellón y charanga insufrible sin molestias para los vecinos, pues a poco más de las 23:15 la gente ya hacía cola en la heladería cercana de la plaza o se sentaba en una de las numerosas terrazas del pueblo.

Podían tomar nota nuestros queridos concejales de esta iniciativa que llevan repitiendo desde hace unos años nuestros vecinos de Guadarrama y plantearse esta opción para de paso saldar la deuda que nuestro municipio tiene con el teatro desde que el gobierno socialista tirase de los fondos para la construcción del famoso teatro sin barreras para el pago de las nóminas de los empleados municipales hace años. En este punto recordemos que la construcción de un nuevo teatro ha sido la promesa electoral estrella del PP para esta legislatura, pero visto el panorama, mucho me temo que acabará como el nuevo pabellón de deportes anunciado para la pasada legislatura o la remodelación del Quique Blas anunciada para esta. En el famoso cajón del que solamente salen facturas para tener coartada para seguir engordándonos el IBI.


Seguimos en segunda división con una triste oferta de cine de verano de saldo para el mes de agosto como única oferta de ocio y cultura para el Ayuntamiento tras un programa de fiestas flojito y cada vez menos atrayente. 


martes, 2 de agosto de 2016

Un poco de cultura en el desierto capitalino

Ya he expresado en varias ocasiones, la sensación que se le queda a uno en el mes de agosto si por unos motivos u otros no sale de nuestro municipio. Es una sensación de abandono y de soledad comparable a los de los sheriffs de los westerns al ver cruzar las bolas de rastrojos de un lado a otro de las desérticas calles del Far West.

Y es que tras el “derroche de imaginación y dinero” del mes de julio entre fiestas y otros eventos lúdicos, para todo el mes de agosto, la “Capital de la Sierra” tiene como gran atractivo turístico una triste programación de cine de verano con el cartel más flojo de todos los tiempos que uno recuerde. Como decía, algo muy pobre para la autoproclamada, a lo Puigdemont, Capital de la Sierra.

Así que como desde arriba nos han dejado abandonados en el capítulo cultural, he decidido acercar dos pequeñas muestras culturales de vecinos de nuestro municipio para ayudar a mitigar el calor del mes de agosto.

La primera muestra es la opera prima de Pablo Mellado, vecino de Alpedrete, pero al que seguro muchos conoceréis, pues desarrolla su trabajo en un importante centro comercial de Collado Villalba que le facilitó la nada fácil, ni barata tarea de promoción de su obra.

Pablo ha logrado esta primavera ver cumplido su sueño de conseguir que le publicaran un libro, algo extremadamente dificil. Para ello ha decidido adentrarse en el mundo de la Ciencia Ficción con “Prohibido Preguntar”, en la que nos lleva hasta el año 2129, cuando la Agencia Espacial Americana tras varios años logra encontrar un planeta habitable fuera del Sistema solar.

Accidentes a bordo de la nave y otras odiseas de la mano del inexperto capitán John Evler a lo largo de esta primera novela que esperemos solo sea la primera de una larga serie.

La otra sugerencia es musical. Se trata de un vecino de Collado Villalba que lleva unos años tratando de hacerse hueco en la difícil industria discográfica, su nombre es Jorge Mingorance.

Es curiosa ver la evolución de su música, empezando por las típicas baladas románticas con ciertos toques “flamenquitos” o al estilo de los subproductos típicos que arrasan desde los tiempos de OT hasta la música electrónica al estilo Juan Magan por la que se mueve en los últimos tiempos llegando a actuar dentro del “Villalba Suena” el mes pasado.

Está claro que le falta centrarse y apostar de forma decidida por un estilo con el que poder identificarse y ser identificado, pero que le quiten lo bailado en este camino hacia el gran sueño de poder vivir de la música.


Os dejo un video del que seguro que la localización os suena.


martes, 26 de julio de 2016

Fiestas de Santiago Apóstol 2016 ¿Qué ha sido lo mejor?

Pues las fiestas han terminado y la gente ya tiene su propia opinión sobre los eventos del programa que más les han gustado.

¿Cuales han sido tus preferidos?

Vota por tus tres eventos preferidos de las fiestas de Santiago Apóstol 2016




viernes, 22 de julio de 2016

Y el pregonero fue... Luis Botellín

Foto de Aquí en la Sierra
Llevaba más de una década sin asomarme al pregón de las fiestas, pero a raíz del revuelo montado por las redes sociales, me había picado el gusanillo y pensé que había que tratar de vivirlo in situ para tener más elementos de juicio.

Lo primero que me sorprendió fue ver tanta gente fuera de la plaza (luego en el video se ve que lo que es el centro estaba prácticamente vacío por aquello de los que no nos queremos manchar y solo vamos al evento). Pensé que la plaza se había quedado pequeña, pero lo cierto es que es una verdad a medias como he comentado.

Llegué justo con el llamamiento de la presentadora para que las autoridades, representantes de las peñas, casas regionales, míster y miss de las fiestas subieran al escenario.

Llegamos al momento más interesante, aquel en el que la alcaldesa tenía que dirigir unas breves palabras a sus vecinos. Y ya lo creo que fueron breves, resumiendo algo así como un “hay que vivir”, entendemos que se refería a que había que vivir las fiestas, pero desde el respeto a los demás. Tal vez estoy haciendo de vidente, pero creo que eso era más o menos la esencia.

El caso es que como muchos sabrán, desde las redes sociales se ha dejado caer la conveniencia de que el pregón lo diese alguien que no tuviera perfil político y seguramente Mariola o alguien de su entorno, valoraron el hacer caso a la propuesta y volver a como se hacían las cosas años atrás (como ya dije en la entrada anterior).

De esta manera, la alcaldesa sorprendió a propios y extraños al decir que este año y a partir de ahora, el pregón lo darían gentes con “real autoridad en este municipio”, tocándole este año al abanderado más veterano de las peñas de la localidad, “Luis Botellín”.

Una buena idea que sin embargo ha tenido un resultado desastroso dando lugar a un pregón que pasará a los anales de la historia del municipio por lo esperpéntico que resultó. Y es que el tal Luis, parece que no había sido avisado de la “ocurrencia” de nuestra alcaldesa y al verse en lo alto del escenario, con tanto público y sin nada preparado (y posiblemente haciendo honor a su mote con algún botellín de más) no fue capaz de hilvanar dos oraciones de sujeto + verbo + predicado seguidas, quedando todo en un deslavazado viva la peña tal, la cual “y las sevillanas”.

Lo sucedido ayer quedará para siempre en el anecdotario de las fiestas del pueblo, pero sobre él no dejan de encontrarse dos realidades de nuestro equipo de gobierno.

  • ·         Un gobierno sin confianza en ellos mismos y más pendiente de la posibilidad de salir volando por los aires en cualquier momento por los sucesos del pasado muy reciente que de tomar sus propias decisiones y ser coherentes.


  • ·         La improvisación total en multitud de toma de decisiones, desde las más livianas como la del pregón de ayer, a las más determinantes como las que afectan al día a día del municipio.

Y todo ello amparado por la corte de palmeros oficiales y asesores desinformados de los que goza nuestro ayuntamiento.


En fin, que Viva Santiago Apóstol, las sevillanas y Luis Botellín por obsequiarnos con momento tan legendario.


El mismo Barney no habría podido planificar momento tan "Legendario"

lunes, 18 de julio de 2016

Es el alcalde el que quieren los vecinos que sea.... El pregonero

El motivo por el que escribo esta entrada, es el mensaje de Facebook que hace pocos días leí en el muro de una persona bastante activa por esos mundos de las redes sociales. En el mismo, esta persona pedía que el pregón de fiestas no fuese dado por la alcaldesa, sino por un vecino insigne o por algún famoso.

Lo cierto es que esto fue así hasta no hace mucho tiempo. La memoria no me permite asegurar con certeza, pero creo que fue bajo el mandato de José Pablo González cuando se adoptó el formato actual de pregón de fiestas.

Hasta ese momento, se buscaba a un famoso con vinculación con el pueblo o a un vecino muy significado del mismo para que diese su discurso antes de proceder al chupinazo que da comienzo a las fiestas de Santiago Apóstol, algo similar a lo que se hace en San Antonio en la zona de Villalba Pueblo y en la inmensa mayoría de localidades de nuestra geografía.

Pero entonces, ¿Por qué no se hace bajo este formato en el barrio de la estación? Como ya he comentado, hace unos años se decidió cambiar el formato y ello vino casi obligado por la falta de educación y la degradación que había ido adquiriendo el acto en sus ediciones previas.

A la plaza llegaban riadas humanas (algunas de ellas en avanzado estado de embriaguez) que no prestaban ni la más mínima atención ni respeto hacia el pregón. Atrás quedaron los años en los que el pregón era un acto cargado de color e imaginación con la competitividad por el slogan más chulo en los grupos de amigos, la mejor puesta en escena tuneando vehículos para la ocasión, disfraces, etc…

En estos últimos años, la competición parecía ir por otros derroteros más trogloditas, quién chilla más, quien ha bebido más… quien mancha más a quien. Y el resultado era el desprecio total hacia el pregonero, al que se le interrumpía el pregón hasta el punto de que alguno no pudo finalizarlo e incluso acabó rebozado en harina, proyectando  una imagen vergonzosa de nuestro municipio como en el caso de cuando lo dio el doctor Gil Bergua, que me parece que fue el último en tener el honor y sufrir el castigo.

Por ello se decidió que el pregón fuese mucho más corto en duración, hasta dejarlo en la mínima expresión, con una mínima representación de las peñas y la corporación local sobre el escenario en el chupinazo.

Cierto es que este actual formato da un mayor protagonismo a la máxima autoridad local hasta rozar el monopolio, pero a aquellos que llaman al boicot al pregón el próximo jueves, recordarles parafraseando a nuestro presidente en funciones, que “son los vecinos, los que quisieron que el alcalde fuese el pregonero” o algo así.


En cualquier caso, disfruten de las fiestas lo que puedan o les dejen…



Igual la alcaldesa se nos arranca por sevillanas...