domingo, 10 de diciembre de 2017

Resumen 2017 I (Enero - Marzo)

Va siendo hora de ir recapitulando lo que ha sido en el blog este año 2017 que va tocando a su fin.

Como viene siendo habitual, se me había quedado descolgado algún resumen de lo sucedido en el año anterior (34), por lo que era obligado cerrar el curso antes de iniciar uno nuevo. Pero entre estos resúmenes me asomé a ver uno de los eventos más populares de nuestro municipio, LaCabalgata de Reyes. Una tradición ancestral tanto por el origen de la fiesta a la que va ligada, como por el arraigo que tiene en nuestro municipio y porque todos los que hemos vivido aquí desde niños la tenemos en nuestro corazón un huequito reservado. Esta entrada fue acompañada por una encuesta sobre como la habían vivido los vecinos que se acercaron a verla y cuyos resultados demostraron que afortunadamente, es una de las pocas cosas que a pesar de los pesares se mantiene pujante en nuestro pueblo.

La siguiente entrada fue relativa al comercio local, a ese comercio que tanto viene sufriendo desde hace varios años, en parte por los males comunes del comercio a nivel general y agudizado por decisiones erróneas tomadas en nuestro municipio que han dañado el marco en el que algunos han tratado de ganarse la vida. Así pues, el artículo plasmaba el reconocimiento a aquellos emprendedores que pese a la tempestad se embarcan en el nada fácil desafío de crear su propio negocio buscando entre los pocos resquicios que las grandes empresas dejan sin cubrir.

Nos adentramos en el mes de marzo con una curiosidad que conectaba a Fernando Alonso con nuestro pueblo a través de la empresa más emblemática de la historia del mismo. Un poco pillada con pinzas esa relación, pero existente y desconocida por la mayoría de todos nosotros.




Y finalizaba el trimestre con el adiós a una figura clave en uno de los pasajes más bonitos e ilusionantes de la historia reciente de nuestro pueblo. Se trataba del adiós a Pablo Casado, el hombre que gobernó el timón del Club Baloncesto Collado Villalba durante más años, el que le dio estabilidad y el que le hizo crecer. Sin él muchos no somos capaces de entender la historia de aquellos maravillosos años. El entrenador con mayúsculas del baloncesto en Collado Villalba.

viernes, 1 de diciembre de 2017

Lo Inevitable

Foto extraida de Facebook
Y al final ha pasado lo que tardando más o menos tenía que pasar.

Hoy me ha saltado en el Facebook la noticia de que un hombre ha muerto atropellado en la calle García Márquez. Al parecer el conductor se dio a la fuga y no le presto auxilio, uno de los delitos más penados por la ley española.

No sabemos si de haber recibido esa primera ayuda esa persona seguiría viva, como tampoco sabemos si el atropello ha sido causa de una imprudencia del conductor o el peatón. Pero lo que sí sabemos a ciencia cierta, es que Collado Villalba tiene muchísimos puntos negros para la convivencia de peatones y conductores. Algunos de ellos han sido denunciados en diversas redes sociales e incluso en este blog, pero la pasividad del Ayuntamiento en este tema es vergonzosa, indignante, irritante y todos los adjetivos que quieran añadir cuando hablamos de la falta de iniciativa para tratar de proteger las vidas humanas.


Y cuando hablamos de puntos negros, lo primero que se me viene a la cabeza es la pobrísima iluminación de la que goza nuestro municipio. No sé qué era lo que tenían previsto hacer al respecto con el contrato de eficiencia energética de Cofely, pero lo cierto es que incluso las calles más céntricas y peatonales tienen una iluminación propias de hace 20-30 años. No se trata de incurrir en un derroche de gasto de energía ni en contaminación lumínica, pero al menos que veamos el suelo por el que pisamos y especialmente se facilite la visibilidad en todos los pasos de peatones de las calles principales.

Curiosamente ayer hablaba de este tema sin conocer aún este último suceso con una persona y los dos coincidíamos en lo mismo. Muchas calles cuando cierran sus comercios tienen una iluminación semejante a la del Londres de Jack el Destripador.

Y en esto no puede tirar balones fuera el Ayuntamiento, pues como digo, esta se ha convertido en una de las quejas más habituales de los vecinos en los últimos tiempos. Durante el verano se culpó a la frondosidad de los árboles que tapaban las farolas, en otros puntos como el puente del Zoco se pasa la patata caliente al Ministerio de Fomento. Y así llevamos meses y meses esperando, mientras nos jugamos el bigote cada vez que cruzamos por dicho lugar.

Pero digo yo que el Ayuntamiento también podría moverse y “apretar” a Fomento para evitar tener a oscuras un nudo tan importante de nuestro pueblo. Revisar esas farolas que no funcionan o reforzar el alumbrado en los cruces más importantes. Cierto es que algunos pasos de peatones se han vuelto a pintar, pero todo esto es insuficiente y por desgracia la realidad ha venido a darnos la razón a los que clamamos por una mejor iluminación de los pasos de peatones y la elevación de algunos de los mismos como el de Honorio Lozano a la altura del Bingo, donde que yo sepa ha habido ya dos atropellos e infinidad de sustos. Si lo deseas, puedes firmar esta petición online al respecto, que bien podría servir para pedir la mejora de otros puntos negros del pueblo.



¿Tendremos que esperar que la cifra de heridos o incluso muertos suba? ¿No tuvimos bastante con el suceso del Camino del Molino?

domingo, 19 de noviembre de 2017

¿Quién quiere una tapa?

El otro día pude leer la entrada de un conocido “influencer” de lo que pasa en nuestro pueblo, que día sí, día también, da y reparte estopa a los responsables del rumbo de nuestro Ayuntamiento (una veces muy merecidas y otras no tanto), relativa a la Ruta de la Tapa.

El citado “comentarista” cargaba sus tintas contra la falta de apoyo del actual consistorio al evento, lo cual en parte es cierto, pero no comparto con él su punto de vista como que esto fuese algo maravilloso que haya arruinado el “Gobierno Pepero” de nuestro pueblo. Hasta donde yo recuerdo, este evento nunca ha funcionado bien por distintos motivos, algunos de los cuales ya desglose en entradas de hace unos cuantos años (I, II, III), por lo que el “fracaso” de nuestra ruta de la tapa tiene unos cuantos culpables.

Cierto es que por ejemplo ayudaría el tener algún tipo de apoyo del Ayuntamiento en cuanto al tema de transporte, pues la dispersión de los locales es enorme y no se puede ir de uno a otro fácilmente, lo que pone realmente difícil el poder cumplir con la ruta y disfrutar de la misma por aquello del “si bebes no conduzcas”. Pero no menos cierto es que se trata de una iniciativa privada y que debe ser el organizador el que le ponga la imaginación y la intervención del Ayuntamiento ser mínima. Estoy seguro que si se involucrase más el Ayuntamiento en “la agenda” del evento, no tardarían mucho en salir los que criticasen los tratos de favor y otras cosas, tuvieran o no razones fundadas para ello. Este mundo de las RRSS se las gasta así.

Pero lo que sí es evidente, es que el evento ha profundizado en algunos males del pasado y no ha sabido aprovechar el tirón del fenómeno “Masterchef”. Y eso que algunos de los fallos más garrafales se han corregido como el que para entrar en el concurso se pida un número más razonable de visitas, que la descripción de la tapa sea un poco más detallada y la presencia de una foto orientativa de la misma.  Pero como repito, la culpa creo que es un poco de todos y es un fracaso rotundo que solo participen 10 locales en este evento de un claro negocio al alza en otros lugares al abrigo de la moda por la cocina de diseño o las nuevas tendencias de fusión arropadas sobre la riqueza gastronómica de nuestro país. Así pues, repartámonos las culpas y cojamos cada uno la nuestra.  

  • En primer lugar el promotor principal del evento (CYE), que poco a poco ha ido perdiendo afiliados y que no ha conseguido que casi ningún local de los de toda la vida se haya involucrado en el evento. ¿Condiciones para participar en el proyecto leoninas? No sé, el caso es que pocos son los que participan y muy mejorable la comunicación del evento. No deja de ser algo recurrente en este pueblo el declive del movimiento asociativo “aburguesado” de los tiempos en que había dinero para todo sin mover un dedo.


  • El Ayuntamiento, por no haber sabido tutelar el proyecto o arroparlo convenientemente con una promoción más cuidada o supervisando la calidad del mismo. Da la impresión de que en este pueblo plantas un proyecto y les dices que van a venir 2000 personas y en cuanto les dices que no les cuesta nada ya se olvidan de mirar otros parámetros como seguridad, responsabilidades varias, calidad del evento, etc…



  • Los hosteleros del municipio. Es muy triste la bajísima participación de la hostelería local en este evento. Se de buena tinta que los números no les cuadran, pero es como cualquier otra inversión en publicidad, se hace con vistas a un retorno posterior. Los más clásicos porque no se ven forzados a recurrir a este método pues tienen una clientela fiel (aunque ojo que la clientela no es fiel en ningún negocio y el de la hostelería va por modas). Y los noveles porque el acceso al evento les sale por un pico por el canon de entrada (que no existe en otros municipios para participar en este tipo de eventos)


Este fracaso no hace más que poner de relieve que Collado Villalba nunca ha sido ni creo que lo sea, al menos en el medio plazo, un municipio con una hostelería potente. No hay muchos restaurantes de nivel y de estos se salta a la franquicia o al torrezno sin transición intermedia. Vamos, que el concepto tapa elaborada parece que va un poco reñido con nuestro municipio. Y mientras tanto, otros pueblos vecinos nos comen la tostada, o en este caso sería mejor decir “la tapa”. Este evento coincide con jornadas gastronómicas en Moral, Feria de la tapa en Torrelodones, etc…

  • Pero también somos culpables todos los vecinos, por no apoyar a nuestros negocios. Si no lo hacemos con aquellos más accesibles, imagínense las penurias que pasan aquellos que venden artículos de mayor valor. Hemos convertido a nuestro pueblo en “una plaza difícil” para el emprendedor. Criticamos hasta a nuestra familia y no ponemos en valor el trabajo de terceros y así nos va. Damos palos a tal o cual multinacional, a esta o aquella franquicia, pero como consumidores siempre nos ponemos del mismo lado (por economía o por seguir a las masas) y eso lleva a una pérdida de diversidad, oferta y claro está, reparto de riqueza.



domingo, 22 de octubre de 2017

¿Hay espacio para más?

Consumida cerca de un 60% de la legislatura, el municipio se encuentra con los mismos problemas y lejos de atisbar solución alguna a los mismos. Y todo ello pese a la entrada de nuevos actores en la sala consistorial (Ciudadanos y Cambiemos Villalba) que podían hacer pensar que podían cambiar un poco las cosas, pero lo cierto es que para el vecino de  a pie poco le ha cambiado la percepción de lo que se cuece en la Plaza de la Constitución.

Cambiemos Villalba llegó como abanderado de lo que pedía la calle, del impulso de la participación ciudadana y bla, bla, bla… La imposibilidad de poder formar gobierno con PSOE e IU truncó toda aspiración de poder de la formación ¿morada?, y todo ha quedado finalmente en un “coitus interruptus”.

¿Qué ha hecho esta formación en todo este tiempo por nuestro municipio? ¿Verdad que es difícil responder a esta pregunta? Uno recuerda una propuesta para permitir el acceso a las duchas de los servicios municipales de toda la gente sin recursos y un batallón de enmiendas y propuestas de temas que traspasaban las competencias municipales, algo que nunca he entendido. Me gustaría saber cuánta gente ha hecho uso de la iniciativa de las duchas o si al final todo quedó en postureo y foto. 
Particularmente no he visto mucha productividad en su participación en la vida de nuestro pueblo.

El otro actor debutante era Ciudadanos. El respaldo al PP en la investidura, pero sobretodo el respaldar el mantenimiento del estatus económico del equipo de gobierno supuso una traición hacia su electorado y buena parte de las bases que movilizaron la campaña en el municipio desde el minuto uno. Esta fractura cada vez se hizo más notoria y acabo desembocando en el famoso caso del voto fuera de la disciplina de partido de una de las concejalas del partido como ya explique por aquí.

Con el tiempo la herida no cicatrizo y si bien la concejala sigue dentro del Ayuntamiento y bajo la disciplina de Ciudadanos, aunque apartada de todo trabajo relevante en plenos, las bases comenzaron a movilizarse y agruparse en torno a un nuevo proyecto. Un proyecto que ya se ha dado a conocer en las redes sociales y que parece que se presentará a las próximas elecciones municipales bajo el nombre de “Vecinos por ColladoVillalba”, al estilo del partido que gobierna en nuestro vecino municipio de Torrelodones. Además, no sería la primera vez que pese al tamaño de nuestro municipio, una plataforma independiente de los partidos nacionales alcanzase representación en el Ayuntamiento. ADEI lo logró hace unos años y tuvo un cierto poder al menos en influencia, de ahi el interés en "asimilar" a su electorado por parte del PP para llegar al gobierno municipal. Luego ya sabemos lo que pasó con su lider.

ADEI, plataforma independiente que llegó hasta el Ayuntamiento de Collado Villalba


Hasta ahora todo lo que sé, es que el arranque de esta nueva formación tiene como origen a las personas más próximas a Mónica Díaz, algunas de las cuales soportaron buena parte de la campaña de Ciudadanos en nuestro pueblo y que ya habían tenido alguna otra aproximación política. A estas personas se les han ido sumando nuevas personas, algunas de ellas nuevas en estas lides. La formación está aún en un estado muy embrionario y no puedo asegurar que pueda llegar a estar abanderada en su momento por Mónica o si la cabeza visible del proyecto será otra nueva persona. Lo que está claro es que hay gente detrás que ha mostrado una cierta valía como para al menos tenerse en cuenta el proyecto independientemente del rostro que se ponga en los carteles.

¿Hay espacio electoral para la entrada de un nuevo actor en liza? En mi opinión sí. Ya hemos visto en esta legislatura que un solo  concejal puede hacer moverse la balanza en un sentido u en otro. El desgaste del PP y Ciudadanos es notable en nuestro pueblo (otra cosa es lo que se pueda derivar de todo el asunto del Proces), el PSOE no termina de recuperar el terreno perdido y tanto Cambiemos Villalba como IU irán un poco condicionados por lo que vaya sucediendo en el tema estatal incluida Cataluña, pues aquí poco se conoce de las actividades y logros de unos y otros aunque nos pongan en el Facebook algunas cosillas. Poco resultado se les ha visto hasta ahora después de más de dos años de legislatura.

Así que espacio electoral en mi opinión hay, pero trabajo para ganarle muchísimo más. En cualquier caso siempre es positivo el tener una nueva opción a la que tendremos que prestar atención, porque estos van más en serio de lo que fueron formaciones como Villalba Futura, Vox u otras de esa índole o  como lo fue Ciudadanos en la campaña de las últimas locales. En función de la candidatura que armen y posteriormente del trabajo de esta, el paisaje en el Ayuntamiento puede ser muy distinto.


Estaremos pendientes…

sábado, 30 de septiembre de 2017

Yo también vivi los... (II)

Nos quedamos en la anterior entrada en la salida del colegio. Aquí hay una gran diferencia con respecto a lo que “viven o sufren” los niños de hoy en día. Pues muy pocos eran los que iban a clases particulares después del horario escolar, si acaso algunos que sus padres viendo que se descolgaban en algunas asignaturas les ponían un profesor particular o les apuntaban a una academia, pero ni por asomo se les metía todos los días otras dos horas de actividades extraescolares ya fuesen académicas, deportivas o recreativas.


Unos pocos aprendían a tocar la guitarra con Maroto, otros estaban apuntados al equipo de fútbol o de baloncesto del colegio y poco más. Así que disponías de buena parte de la tarde para ti, otra cosa es como te la administrases para llegar a cumplir con los deberes que te ponían los profesores, que yo creo que eran más que los que ponen hoy en día. Lo que pasa es que los padres de entonces no los sufrían, porque no se ponían a hacerlos con nosotros. Tú llegabas a casa te ponías a la faena y punto, era tu obligación y sabias que tenías que cumplir con ella.


Pero como decía, la gran diferencia era el disfrute de buena parte de las tardes sin una planificación adulta, siempre que hubieses respondido o respondieses a tus tareas. En el programa al que hacía referencia en la anterior entrada, se nos retrataba a chavales aburridos encerrados en una casa, sin embargo la realidad era otra. Algunos nos quedábamos hasta bien tarde jugando al baloncesto en el patio del colegio, casi hasta que nos echaban o se hacía de noche. Otros iban a su barrio y allí se jugaban su partido de fútbol o baloncesto, muchas veces rescatando el que había quedado a medias en el mediodía.

No hacía falta tener que ir a una instalación deportiva para poder jugar esas pachangas, pues buena parte de las calles de Villalba a duras penas registraban tráfico y los coches aparcados algunas veces no llegaban ni a la mitad de  su capacidad. El balón raramente era uno "de reglamento", pues la mayoría no lo teniamos y los que lo tenían lo reservaban para las grandes citas en los "santa satorum" del futbol infantil villalbino, Campo de la Via, Campo de la Iglesia o El Biuti. ¿Porterías? Con poner el montón de jerséis o sudaderas a modo de postes ya valía y sino, una caja de cartón o de bordillo a bordillo o la puerta de alguna finca de veraneantes. Había zonas privilegiadas donde quedaban aún parcelas sin casi obstáculos para poder jugar esos partidillos. La de mi barrio era conocida como “Los Rollos”, pues era la parcela donde antiguamente Telefónica tenia los rollos de los tubos del cableado. Esta fue una de las últimas en caer y en su “embarcadero” horas y horas de conversación y “pavadas” de quinceañeros se dieron a lo largo de los años.


Pero había muchos más juegos como la rayuela, la goma, la comba (todos estos más femeninos, pero que también eran practicados por chicos en algunas ocasiones), las chapas o las canicas…
En definitiva, las calles eran de los niños y las madres tenían que salir con el lazo a por nosotros.
A estas alturas muchos diréis que esto solo refleja la parte de la infancia más tierna, pero no cambiaba mucho en los adolescentes. Cierto es que iban dejando ciertos juegos, en parte porque había que aparentar una falsa madurez o por ser el malote o el tipo duro. Eran los tiempos de los recreativos y sonaban con fuerza los Barón Rojo, Obús, Kiss, Iron Maiden, etc. en contraposición a los “pijos” Hombres G o la nueva sensación rubia Madonna, los tiempos de la Supertele, Superpop, Pronto, las tetas de Sabrina o Samantha Fox.


Esta generación un poco más mayor, tenía sus puntos habituales de reunión en torno a los salones recreativos, de los que teníamos una buena representación. Las Cigüeñas, encima del Santander del Canguro donde la academia Cea, el mismo Canguro, la tienda que hace esquina entre Travesía de la Venta y Batalla de Bailen, El Zoco. Sin duda la más emblemática fue la de Las Cigüeñas, por dimensiones, por sus billares, por su Jukebox donde no paraban de sonar la música símbolo de una época. Unos cuantos jugaban y otros muchos más mirábamos como los más diestros en estas lides pasaban pantallas del Pacman, Galaxy o el revolucionario para la época Dragon’s Lair.




La calle era la vida cotidiana de un pueblo como Collado Villalba, en el caso de los más jóvenes por lo dicho en estas dos entradas, en los más mayores por el ir y venir al trabajo o a las tiendas de toda la vida, donde había que pasar una mañana para comprar la carne al carnicero, el embutido al charcutero y el pescado a  los Tapia. Pero eso ya fue otra historia.



Uno mira con añoranza como se han perdido estas señas del pasado que han dado paso a calles llenas de coches y vacías de gente.