domingo, 7 de octubre de 2018

La moda de las pasarelas

Imagen del rio desbordado antes de su canalización

Se va agotando la legislatura y va siendo hora de empezar a ponerse las pilas para tratar de votar en consecuencia con todo lo puesto en la balanza por unos y otros.

Ha sido una legislatura dura para todos, pues unos han tenido que ir a la bancada de la oposición (y no se han lucido precisamente), otros han ido de “príncipes consortes” (y se quedarán como el Príncipe de Gales esperando su momento mientras la línea sucesoria les pasa por encima) y por último, para los que están en el poder, la legislatura pasará como la gran oportunidad perdida.

Durante la anterior campaña electoral, todos los partidos prometieron importantes inversiones en el municipio aun cuando “todos” seguíamos padeciendo el azote de la crisis. Se les preguntaba el típico ¿de dónde se va a sacar para eso? Y más cuando todos prometían paralelamente una bajada de los impuestos municipales. Y vuelvo a subrayar el “todos”.

Sea como sea, el caso es que esas grandes inversiones no han llegado al pueblo y llega el momento de pedir cuentas y poner el legado de estos años de poder en valor. Seguramente muchos votaran por la situación actual en aspectos como la limpieza, los impuestos, los servicios municipales en temas como asuntos sociales, jardines, etc. Pero lo cierto es, que la memoria es frágil y a las pruebas me remito. ¿Estaba como la patena Collado Villalba en tiempos de los anteriores dirigentes? ¿No subía el IBI a ritmos insostenibles en tiempos del PSOE? ¿No son buena parte de estos problemas un mal endémico del pueblo desde hace años o como suele llamarse “una herencia”?



Por eso hay que poner en la balanza el “legado” que cada gobierno ha dejado a lo largo de los años en el municipio, no sin ponerlo en cuarentena con el tema de la deuda y el momento económico global que toca en cada momento, que con como se suele decir, “con buena picha bien se jode”.
Todos sabemos que a Carlos Julio Lopez Jimenez le debemos muchas cosas en Collado Villalba como el actual pabellón, el gran crecimiento de nuestro municipio, una buena promoción cultural (con grandes actuaciones en las fiestas entre otras cosas) y la creación de la Casa de la Cultura, etc. Pero sin duda alguna, su gran obra y legado siempre será la canalización del rio y el dejar asfaltado casi al 100% el terreno urbano de Collado Villalba.

Parque de El Carrizal. Foto de Mileurismogourmet.com
A Carlos Julio le siguió José Luis Peñalvo, al que le tocó lidiar con un periodo de crisis y austeridad y que para muchos solo es el alcalde que tiro la antigua Estación de Ferrocarril. Sin embargo, en su mandato también se hicieron algunas cosas importantes como dar solución a las continuas inundaciones en la Laguna de Priconsa ahora conocida como El Carrizal, que anegaban la zona en varias ocasiones al año. Recordemos el intento fallido anterior de transformar la laguna en un lago artificial, motivo por el que ahora tenemos dos lagunas, la natural y la artificial. El legado de Peñalvo es exiguo por lo corto de su mandato y la situación económica tan difícil que heredo, pues recordemos que España sufrió una gravísima crisis después del esplendor del famoso 92 y que Collado Villalba “había jugado como si fuese capital de provincia”

Y entramos en la era del José Pablismo, otro largo periodo de gobierno que dio para hacer más cosas tanto por la duración del mandato, como por la situación económica y por gozar de un apoyo mayoritario en las urnas que permitía hacer y deshacer casi a su antojo. No fue así en su primer mandato cuando necesitó pactar con IU, pero si en el resto de sus legislaturas. Es muy importante que todo el mundo tenga en cuenta que toda gran obra necesita de un periodo de estudio, la aprobación de la financiación y la posterior ejecución, por lo que las obras de gran magnitud pueden llegar a poner medalla a quien no le corresponde, pues este proceso puede alargarse hasta casi los cuatro años que dura una legislatura.

Quien siga este blog desde sus orígenes, sabrá que he sido muy crítico con el gobierno de Jose Pablo González por muchas de sus actuaciones, pero tampoco voy a negar que en sus largos años de gobierno ha dejado su huella en nuestro municipio. Sin duda alguna su mayor exponente es el famoso túnel que tanto ha costado y cuyo beneficio es discutible. Pero dejando de lado esta obra, el legado es más amplio, pues como he dicho, tuvo años para construirlo y dinero para poder llevarlo a cabo ¿o fue a través del endeudamiento? Casa de la Música, Biblioteca, recuperación de El Coto de las Suertes, Ciudad Deportiva, Parque del Ferial,  El Hospital (ejemplo de medalla que se han colgado el que ha llegado detrás) y otras cuantas cosas más…

Así que toca empezar a calibrar cual va a ser el legado del gobierno del PP a lo largo de estos ocho años. Habrá que tener en cuenta que en la primera legislatura la situación económica fue dramática y daba para poco más que pagar las nóminas y que en esta segunda, la de la recuperación, no han gozado de mayoría absoluta, aunque en la práctica ha sido como si la tuvieran, pues Ciudadanos ha dicho si a casi todo salvo un par de temas y más bien  por el voto díscolo de una de sus concejalas que por ellos mismos.

El caso es que miras al pueblo y el legado del PP tras ocho años de mandato y a falta de ver si arrancan las obras de La Plaza de los Belgas y la remodelación del pabellón, quedan reducidas al Circuito Biosaludable de la Dehesa y a la construcción de varias pasarelas.

Es algo sabido el gran hándicap de desarrollo y movilidad que supone para el pueblo el verse cortado por la autopista, el rio y las dos líneas ferroviarias que pasan por él. Sin embargo, curiosamente estas pasarelas no han actuado sobre este problema. Pero recordemos que Mariola es "La Reina de las Pasarelas"

Foto de La Voz de la Sierra.
La más importante es la que cruza la Carretera deNavacerrada. Una pasarela que sin registrar un gran tráfico, sí que alivia un punto crítico, pues son bastantes los vecinos que acceden a la dehesa o la zona de la Ciudad Deportiva a través de ella. Ni que decir de su importancia durante las fiestas patronales. La siguiente en importancia es la de acceso al hospital, una pasarela que lleva asociada la polémica de quien será quien finalmente haga frente a su pago, pues se supone que debería correr a cargo de la concesionaria, pero de momento se ha construido con dinero municipal y hay serias dudas de que ese dinero le sea reintegrado al municipio. La importancia de esta infraestructura no viene dada tanto por el uso o el tráfico de gente que la use como al tipo de público al que presta servicio. Está claro que el carácter social por su vinculación con el hospital hace que su valor este por encima del uso real que se le dé.

Y finalmente quedaría la “Pasarela Fashion”, esa que luce en todo el centro del pueblo y que sirve para atravesar Honorio Lozano a pocos metros de un semáforo. Una pasarela creada para el lucimiento y poco más y que nos han vendido como un regalo de la empresa que se encargó de arreglar un tema de colectores. Generosos amigos los de este pueblo o los del equipo de gobierno que nos ha tocado en suerte. ¿Alguien duda de que el pago se haya llevado a cabo en especie o por el engorde de otros contratos?

Sea como sea, pobre legado el que tras ocho años va a quedar en nuestro municipio y más cuando hay tanto por lavar, empezando por las calles de este pueblo que precisan de un buen fregado.

jueves, 27 de septiembre de 2018

Los grandes problemas de Collado Villalba


El reloj corre que se las pela y en menos que canta un gallo nos encontraremos con que el año se nos habrá esfumado y entraremos de lleno en el 2019, un año electoral en el que nos tocará renovar el equipo de gobierno de nuestro municipio.

Así que muchas de las tareas habrán quedado pendientes de resolución para el gobierno municipal entrante (contrato de recogida de basuras, por ejemplo). Muchas son la necesidades de nuestro pueblo, algunas de ellas ya con el rango y categoría de históricas, por ello propongo una encuesta para saber cual pensáis que es el mayor problema de Collado Villalba y cual es en vuestra opinión la infraestructura más necesaria del municipio




martes, 18 de septiembre de 2018

Survival Zombie 2018



El pasado sábado se desarrollo en nuestro municipio por segunda vez el evento “Survival Zombie”. La anterior edición data de 2014, cuando se lanzó la propuesta de “Villalba Capital de la Sierra”. Un evento que pretende recrear de forma  lo más real posible, lo que sería un juego de mesa o rol en el que los participantes tratan de superar pruebas esquivando los encuentros con los zombies y con los soldados represores.

Mucho se ha hablado del evento en los días previos por aquello de que si se había elegido nuestro pueblo (que no se elige por la organización, sino que se pide a la misma su desarrollo en el mismo y a partir de ahí a entrar en una larga lista de espera salvo que busques otro organizador de los que han salido a posteriori y que no tienen la misma calidad organizativa) por no tener que romperse la cabeza en los temas de ambientación y atrezo.

Sin embargo, parece que con todo y con eso, la difusión no ha sido del todo efectiva, pues la participación no alcanzó la cifra de hace cuatro años. ¿Falta de publicidad? ¿Exceso de eventos similares a lo largo del año en la provincia?

Pues supongo que un poco de todo. El evento ya no es tan novedoso como hace 4 años y las pruebas han ido proliferando por todo el territorio, por lo que el participante puede elegir el terreno de juego con más facilidad sin tener que recurrir a tener que ir a una ciudad lejana (algo similar a la burbuja del running y otras pruebas deportivas de carácter popular). Sin ir más lejos, Guadarrama fue escenario de una prueba a principios de verano y las inscripciones no son precisamente muy económicas.

Estos factores pueden haber influido en la falta de participación. Atrás quedaron los tiempos de sorpresa y de esa afluencia de jugadores orientales que vivimos en el 2014. Hay que tener en cuenta que la edición Villalbina tuvo fuertes críticas entre los más fieles al evento en su momento por su organización y por lo difícil de poder jugar en un pueblo tan grande y con tanto tráfico. Sin embargo el juego se ha desarrollado incluso en capitales de provincia como Ávila.

Tal vez por esas criticas, se delimitó el área de juego y no se llevaron pruebas a zonas periféricas como Villalba Pueblo o La Laguna de El Carrizal. Precisamente esto ha sido motivo de críticas este año, pues las pruebas estaban demasiado juntas y se generaban importantes colas para poder superarlas.

Pero vayamos a lo que como espectador pude presenciar.

A poco menos de media hora me encontraba en un restaurante de la zona centro y vi como unas cuatro o cinco chicas entraron a sus baños sin consumir y no recuerdo que estuviesen en la zona de la terraza. Empezaba a ver la animación del evento, aunque sin tanta intensidad como en la edición de hace cuatro años y sin rastro de los asiáticos, auténticos fanáticos de este juego. Los chinos que se podían ver eran los de las pequeñas tiendas.

Llego a la “Zona Zero” justo en el momento en que tendría que empezar el juego. Sin embargo la cosa esta aún un poco verde. Se anuncia que el juego comenzará en dos minutos, pero estos se convierten en los dos minutos más largos que uno recuerde. Con más de 15’ de retraso, los organizadores empiezan a refrescar a los participantes las normas del juego y de paso así nos vamos enterando un poco de que va la historia los que nos hemos acercado como espectadores.

A diferencia de 2014, la zona de inicio del juego está vallada y los espectadores no podemos acceder a ella. Yo he optado por subirme a la valla de la plaza para evitar una posible estampida como paso en aquella primera edición. Sin embargo parece que la organización toma medidas para que esto no suceda más en sus eventos por motivos de seguridad.

Si en aquella primera edición todo empezó con una especie de represalia por parte de los militares, en esta el detonante fue una “insurrección” por parte de los rebeldes que sería salvajemente reprimida por los soldados aplicándoles el escarmiento de encerrarlos en unos coches sobre los que pasaría un tanque. Todo quedó bastante más llamativo y espectacular que en la edición anterior. Mientras, en el centro de la plaza la primera horda de zombies ya se dirigía hacia los participantes que aún se encontraban en el recinto perimetrado. “No problema”, los soldados y su artillería acabarían por controlar este primer ataque.

Así se comenzó a dar salida a los participantes por un pasillo que atravesaba un par de tiendas de campaña para dar comienzo al juego propiamente dicho. Se les incitaba a salir corriendo de la plaza y algunos salían realmente descontrolados. Para su suerte, un Policía Municipal (de los reales), controlaba el tráfico en el cruce de los juzgados y evitó incidentes graves.
Una vez salieron todos los participantes me dirigí hacia la Calle Real para ver el ambiente en otro punto. El puente sobre el rio estaba repleto de gente que veía a los jugadores buscar pistas por la zona mientras aparecían los primeros “Z’s” o zombies rápidos, los que eliminan a mas jugadores, pues pueden correr y atacar de forma individual. Esto provocó varias estampidas y situaciones complicadas, pues algunos se tiran literalmente sobre los coches a pesar de la recriminación de los voluntarios de Protección Civil.

Foto cortesía Luis Blasco de la Cruz

Decididamente no hay el mismo ambiente de hace cuatro años, aunque el evento sigue gozando de salud para poder repetirse de vez en cuando para no saturar al personal y no someterlo a un desgaste prematuro. Eso sí, sería conveniente revisar varios aspectos para mejorar tanto desde el punto de vista del juego, como desde el punto de vista de los espectadores y especialmente en el de la seguridad.

  • ·        Debería mejorar la comunicación sobre el evento. No solo desde el punto de vista de promocionar la participación, sino para que la gente que se encuentre con el evento sepa de qué se trata. Así evitaríamos el ver gente con la sillita del bebe (a casi medianoche) metidos en una marabunta de gente corriendo en todas las direcciones. También evitaríamos que niños pequeños se asustasen al ver las carreras y los zombies a su lado. O mascotas sobresaltadas por los estallidos de la pirotecnia, etc. Aunque permítanme que aquí responsabilice más a los padres y dueños de las mascotas que a la organización, pero claro, algunos si no meten la nariz hasta el fondo no se quedan a gusto.


  • ·        Para mí un acierto evitar la “salida-estampida” y sacar a los participantes de forma ordenada. También un acierto el perimetrar la zona. No nos permite interactuar tanto a los curiosos, pero se corren menos peligros. Se debería estudiar la limitación del tráfico en los aledaños de la Plaza de los Belgas, así como en la Calle Real desde la Estación hasta el Canguro durante la primera hora del juego o algo así. De esa manera el juego estaría más concentrado en ese tramo poniendo las pruebas en esas áreas al principio, lo que facilitaría las carreras y seria más vistoso para los espectadores. Una vez que el juego ya estuviese “más lanzado” y en un horario con menos tráfico, los participantes podrían ir hacia zonas más periféricas sin tanto peligro si tuviesen que pegar una carrera ante los “Z’s”


  • ·        Los que vivieron el juego más de cerca, también se quejaron de que en la presente edición no hubo tantos zombies rápidos como en otras ediciones de otros pueblos, pero eso ya no sé cómo valorarlo desde mi desconocimiento.


Seguramente haya más aspectos a mejorar del juego para que se adapte mejor a nuestro pueblo, pero creo que a groso modo, el evento es una opción de ocio para público joven más que valida, aunque eso sí, se agradecería el que se reforzase la seguridad para público y participantes.



lunes, 10 de septiembre de 2018

Ciudad arrasada...




Solamente unos pocos rayos de la luz del Sol conseguían abrirse hueco entre el cielo gris y plomizo tras el Gran Estallido que dejó una gran nube tóxica. Un paisaje desolador de vegetación arrasada y extinción de casi toda vida (vegetal y animal) sobre la faz de la Tierra.

Solamente unas pocas especies cuyo hábitat está bajo tierra han logrado sobrevivir y continuar con su vida gracias a su hábitat y a su capacidad de adaptación que les permite alimentarse de carroña y sobrevivir a la radiación.  Cucarachas, ratas y otros insectos y roedores, campan ahora en las desérticas calles sin vida inteligente ni muchos de los animales y mascotas que estábamos acostumbrados a ver.

Sin embargo, hay gente que asegura haber visto una especie similar al hombre que habitaba La Tierra con anterioridad al Gran Estallido. Estos seres mutantes, viven como las ratas alimentándose de la basura y se rumorea que practican la coprofagia e incluso el canibalismo, pues son capaces de alimentarse de individuos de su propia especie.

---------------------

Hasta aquí la ficción que podría servir de arranque al “Survival Zombie” del próximo sábado noche. Sin embargo uno ve el paisaje villalbino y empieza a pensar maliciosamente, si la elección de nuestro pueblo como “tapiz de juego”, ha sido casualidad o ha venido propiciado por sus inmejorables atrezos con los que adornar y hacer más realista el juego.

No nos falta de nada oiga. Calles oscuras con múltiples farolas apagadas o que no paran de ofrecer su suministro de forma intermitente. Roña y carroña por cada esquina con sus correspondientes malos olores (para poder disfrutar del juego con todos los sentidos). Y espacios naturales arrasados como si hubiese caído la bomba de Chernóbil en sus alrededores. Si han dado un paseo por la dehesa a la altura del Vázquez Díaz y prestado un mínimo de atención a los árboles que se plantaron a bombo y platillo hace dos años, sabrán perfectamente de que les hablo.

Total, que solo nos faltan los zombies, ¿o no? Vaya usted a saber. El caso es que el próximo sábado tendremos el desembarco de unos cuantos de ellos para completar la pesadilla y disfrutar de la segunda edición de este evento en nuestro pueblo. Lástima que esta durará incluso una vez finalizado el juego y Villalba seguirá en “Estado Zombie”.

martes, 28 de agosto de 2018

Tenemos ganador


El verano va tocando su fin y poco a poco el pueblo volverá a tomar el ritmo tras este parón,  más allá de las vacaciones, al que nos someten nuestros dirigentes municipales. Por segundo año consecutivo, las vacaciones de los empleados municipales se llevan por delante la prestación de servicios a los vecinos con casos tan sangrantes como el cierre de las pistas de atletismo, que ha obligado a los usuarios de las mismas a tener que emigrar a Guadarrama u otros lugares donde poder seguir entrenando.

Pero en medio de esta “siesta veraniega”, quien sabe si tal vez de forma meditada, se nos ha colado una noticia que ha pasado desapercibida para una gran mayoría de vecinos, pero que va a condicionar la vida de muchos de ellos y buena parte del futuro de nuestro pueblo. Ya tenemos proyecto ganador para la reforma de la Plaza de los Belgas, el proyecto Locus  Amoenus.

Ya en esta entrada desgrane algunas de las claves de lo que yo consideraba como un auténtico despropósito en torno a la reforma de la Plaza de los Belgas.

Uno no es periodista, pero intenta tener “fuentes” solventes en la información o trata de contrastar opiniones antes de exponer la propia. El caso de la reforma de la Plaza de los Belgas me parece de extraordinaria importancia, ya que se trata de uno de los pilares de la vertebración urbanística, social y económica del municipio, un error de gran calado podría tener consecuencias devastadoras que dudo que el pueblo pueda permitirse en las condiciones en las que está ahora mismo.

Desde un punto de vista urbanístico, está claro que la plaza carece de belleza alguna tal como está ahora mismo. El perímetro ha perdido parte de sus árboles y los del interior ya ni nos acordamos de que alguna vez existieron. Hace falta darse un paseo por la plaza para ver el parcheo del suelo y darse cuenta de que un día hubo allí un árbol. La decisión de hacer peatonal ciertos tramos de las calles adyacentes puede tener una repercusión importantísima, no solo en esas calles, sino en arterias principales como la Calle Real o Vial Sur, se tiene que estudiar muy seriamente con el departamento de movilidad, ya que el tráfico en Collado Villalba ya es de por si caótico y estas medidas pueden estrangularlo aún más.

En el aspecto económico, estamos hablando de la zona más dinámica comercialmente una vez descontados los polígonos y las grandes superficies. Pese a que hay mucha gente que “desprecia” el mercadillo, si esa zona es la que tiene la mayor tasa de ocupación de Collado Villalba es gracias a él. 

Hablando con una persona que tuvo un negocio en la calle Alonso Pena, me dijo que barajaron dos opciones a la hora de buscar el local, una la finalmente escogida y otra en una calle del interior de la urbanización de Los Belgas. La diferencia del precio del alquiler era casi del triple, pero cuando vieron la diferencia de tránsito entre una calle y otra no había color, como no lo hay en el número de locales cerrados según se dé a la plaza o te quedes en la urbanización.  Del mismo modo, me comentó que sus ventas se doblaban o incluso triplicaban en los días de mercadillo, amén de las ventas que se pudiesen derivar a otros días de gente que había visto sus productos en día de mercadillo y vuelto a por ellos en otro momento. Finalmente, la prueba del algodón, todos conocemos una frutería ubicada en la esquina de la plaza, ¿tiene los mismos precios los días en que esta el mercadillo ofreciendo competencia que los días que trabajan sin ella?
Imagen evento Survival Zombie. (Fotoenfoques.com)

Finalmente, desde un punto de vista social, la plaza se ha quedado como último lugar donde poder llevar a cabo ciertas actividades como conciertos, ferias (food

truck, automóvil, etc…) Vamos, la puntilla a la ya de por si depresiva vida cultural y social de este pueblo tan limitado por la falta de ciertas infraestructuras como un teatro como dios manda.

A pregunta de algún periodista, la alcaldesa dijo que el proyecto puede ser modificado aún, pero la verdad, es que a mí personalmente me parece un disparate de difícil arreglo y que ya estamos ante otra gran cagada.

¿Qué opináis sobre el proyecto ganador?