domingo, 11 de febrero de 2018

La Mini Tragamillas



Desde este blog a lo largo de todos estos años, han sido numerosas las entradas relativas a eventos deportivos y en especial a los relacionados con el atletismo, así que el nacimiento de la nueva prueba la “Mini Tragamillas” tenía que tener su espacio en el mismo.

Por ello he decidido incluir esta entrevista con uno de los miembros de la organización.

  • ·         ¿Cuál es es el motivo que os ha impulsado a lanzaros a organizar una nueva competición en Collado Villalba?

Desde hace once años, llevamos organizando la Media Maratón de Collado Villalba y hemos pensado que era un buen momento para tratar de dar un empujoncito a la que consideramos fiesta del atletismo de nuestro pueblo.

  • ·         Ante un calendario tan saturado de carreras populares, ¿hay espacio para una prueba más, máxime cuando la participación de La Tragamillas ha venido descendiendo en los últimos años?

Creemos que sí y por eso nos hemos lanzado al ruedo. Las cifras de participación de La Tragamillas se han venido resintiendo desde hace unos años debido a la gran competencia y a ciertas particularidades propias de nuestra carrera. Por ello hemos decidido “arropar” a La Tragamillas con esta versión más corta y menos dura.

  • ·         Hablemos de esos motivos que han llevado a La Tragamillas a esa bajada de la participación mientras el auge del running no para de crecer.

Es cierto que el fenómeno del running no ha parado de crecer en los once años que han transcurrido desde que se celebró la primera Tragamillas, pero no menos cierto es que este fenómeno también ha ido cambiando.

Por un lado han aparecido innumerables carreras populares por todos los pueblos y a lo largo de todo el calendario. La Tragamillas nació en un entorno donde era una carrera fantástica para preparar el Maratón de Madrid, estábamos en el selecto grupo junto con Getafe, El Pardo, Ciudad Universitaria, Madrid y Latina, todas distribuidas en poco más de dos meses y sin otras citas destacadas en las provincias limítrofes. Ahora se han ido sumando otros pueblos a lo largo de la geografía de la Comunidad de Madrid, y eso ha provocado que esos cerca de 800-900 corredores que llegaban desde más allá del eje de la A6 se hayan visto muy mermados.

Pero por otro lado, el perfil del runner de hoy en día no es el mismo que el de hace una década. El corredor popular de hace diez años descubrió el mundo de las carreras populares y le enganchó hasta el punto de que la gran mayoría acababan con un mínimo de diez carreras al año. Sin embargo el corredor de hoy en día no busca tanto el correr carreras sino simplemente el correr y se ha hecho muy selectivo a la hora de elegir las competiciones a las que se inscribe. Por ejemplo, un corredor del centro de Madrid se encuentra con que el precio de inscripción de sus dos carreras de referencia como la San Silvestre de Madrid o el Maratón, se han disparado a más del doble de lo que costaban hace siete u ocho años, por lo que si no tiene posibilidades de aumentar su presupuesto para inscripciones, tiene que “recortar” el número de carreras a las que se apunta.

Además, La Tragamillas es una carrera un tanto singular, ya que su trazado rompe piernas y con muchos tramos de tierra la hace tener la etiqueta de “carrera dura” y precisamente los corredores que buscaban antes este tipo de carreras, ahora se han pasado al fenómeno de las “carreras de montaña” y los “trails”, quedándose La Tragamillas un poco en tierra de nadie. Demasiado dura para los asfalteros y amantes de batir sus marcas, pero sin alicientes para los que siguen esta nueva tendencia.

  • ·         ¿Y cómo se plantea la organización el defender el evento?

Desde hace años tenemos claro que el running crece en gran medida en el segmento femenino, sin embargo no hemos sido capaces de lograr traspasar este efecto a las inscripciones de La Tragamillas. Centenares de mujeres de todas las edades corren por los parques de Collado Villalba, sin embargo siguen sin verse motivadas para el desafío de La Tragamillas. En unos casos por miedo a la competición, en otros por miedo a la dureza o la distancia. Si lográsemos que empezase ese trasvase del deporte salud hacia la competición, no de ganar medallas ni trofeos, sino simplemente del afán de superación y vivir la experiencia de una carrera, habríamos dado un gran paso para la consolidación definitiva de La Tragamillas.

Con esta línea de trabajo realizamos el pasado día 26 de enero un entrenamiento guiado especialmente a este segmento de público con la presencia de dos entrenadores contrastados como Alejandro González y Marina Damlaimcourt.
Alejandro González y Marina Damlaimcourt

Este es uno de los motivos que nos han movido a organizar la Mini Tragamillas, la captación de esos corredores noveles que aún tienen miedo a la distancia y la dureza de nuestra carrera. U otros segmentos importantes como los de aquellos que han visto forzada su preparación por lesiones, trabajo u otros factores personales.

Y todo ello sin olvidar otro segmento de corredores que en los próximos años empezará a tener mucha importancia, la de aquellos que por edad ya no se vean con el ánimo de correr distancias tan largas y prefieran “bajar” a zonas de confort de menos kilometraje.

  • ·         Pero choca el que siendo la proliferación de carreras uno de los factores que han influido en el desgaste de La Tragamillas, la solución planteada sea la organización de otra carrera.

Si, parece una incongruencia, pero si lo analizamos un poco en profundidad no lo es tanto. Se va a tratar de dos carreras distintas orientadas a públicos distintos. Si antes me refería al tema de la participación de las chicas en La Tragamillas, los primeros números que manejamos para la versión Mini nos hacen ser relativamente optimistas en cuanto a haber logrado el objetivo de que muchas mujeres quieran participar de la fiesta. No es fácil lograr la participación de féminas de La San Silvestre que roza el 30%, pero sin duda mejoraremos el 12.5% que presentó el año pasado La Tragamillas.

Por otro lado, la saturación del calendario en nuestra zona de influencia más próxima, no se da hasta la segunda parte del verano, cuando muchos pueblos tienen sus tradicionales pruebas pedestres coincidiendo con el inicio de sus fiestas patronales, lo que nos dejaba un hueco. No hay tantas carreras de esta distancia en fechas próximas en las localidades de nuestro radio de acción.

  • ·         ¿Pero no hay peligro de que la gente “abandone” La Tragamillas para pasarse a la Mini y dejar muy maltrecha a la carrera “grande”? ¿Hay suficientes sinergias entre una y otra prueba?

Está claro que se producirá un trasvase de la carrera de 21km a la corta, pero pensamos que ese impacto es mucho menor de lo que podemos ganar por meter esos corredores que hasta ahora no habían podido disfrutar de nuestra carrera.

Recorrido de la Mini Tragamillas
Una carrera de un tamaño medio como es La Tragamillas, necesita un mínimo de inscritos si se quiere que el proyecto sea viable económicamente. Hace unos años empezamos a entrar en el difícil punto de equilibrio entre ingresos y gastos llegando a ser una carrera deficitaria en alguna edición contrariamente a lo que la gente piensa. Afortunadamente se pudo aguantar el tirón y por eso sigue existiendo la carrera, pero sin duda se encendieron las alarmas, porque jugábamos en un terreno de juego distinto al de cuando empezamos allá por el año 2007. Los patrocinios son menores, las inscripciones bajan en número, no puedes subir precios y tu vocación es la de mantener unos estándares de calidad que siempre han sido santo y seña de la carrera.

La nueva carrera nos facilita más corredores y por tanto más ingresos. Muchos de los gastos son compartidos y los recursos, especialmente los humanos serán los mismos,  pero también vamos a tener nuevos  gastos como por ejemplo los premios y trofeos o en cronometraje, ya que es un servicio que hay que reforzar y la inscripción de la carrera mini a duras penas paga el coste de la bolsa del corredor. Afortunadamente hemos logrado algún nuevo patrocinador para compensar la perdida de alguno que se “ha caído”, lo que nos hará ir con las espaldas un poco más cubiertas y con el riesgo más controlado. Pero en este tipo de eventos te hace falta un mínimo de participación para cubrir gastos y nos estábamos acercando peligrosamente a él.

  • ·         ¿En qué situación estaríamos hablando de que la iniciativa habría sido un éxito? ¿Qué es lo que como organizador le da más miedo o teme que le deje alguna noche en vela?

Todo lo que fuese sobrepasar las 1200 inscripciones conjuntas estaría muy bien y alcanzar las 1300-1400 sería un éxito sin ninguna duda, ya que no solo habríamos tapado la hemorragia, sino que habríamos logrado un crecimiento de un 20-30%.  

Como organizador, los mayores miedos o nervios, vienen dados por todo lo que significa el luchar contra el factor de la novedad, especialmente en el tema del recorrido. Collado Villalba es un municipio complicado para organizar este tipo de eventos por las dificultades de movilidad.

Y en el capítulo deportivo, el que la carrera mini no provoque alteraciones en el desarrollo de la media maratón. Es decir, que los corredores no se equivoquen en los desvíos, que los más rápidos de la “mini”  se encuentren las zonas de avituallamiento limpias y no tengan que ir esquivando demasiadas botellas, ya que hay que tener en cuenta que a su velocidad requiere un esfuerzo y atención especial, así como que los adelantamientos de estos corredores más rápidos a los corredores más lentos de la media maraton, sean fluidos. En todos estos factores se centraran buena parte de nuestros esfuerzos como organizadores de aquí a la disputa de la prueba
Si conseguimos atar todos esos cabos, creo que si el tiempo acompaña, tendremos una fantástica jornada de atletismo popular en nuestro pueblo.

Desde el blog solo desear que el evento sea todo un éxito y que Collado Villalba se reafirme como referente del atletismo en toda la comarca.


domingo, 28 de enero de 2018

En el pueblo de los ciegos...

Imagen capturada del grupo Vecinos de C. Villalba

Algunas veces cuando escribo en el blog, pienso en si no seré demasiado negativo a tenor del peso que en el mismo tienen las entradas dedicadas a la denuncia y la crítica del estado del municipio y de las actuaciones de los principales “actores” de la vida municipal, empezando por el equipo de gobierno.

¿Llevo gafas con el cristal demasiado oscuro y veo la realidad distorsionada? Os juro que es algo que unas cuantas veces me ha rondado la cabeza. No puede ser que cualquier tiempo pasado (del siglo XX) fuese mejor que lo que vivimos actualmente. Tiene que haber cosas buenas que se me escapan…

Pero luego la tozuda realidad se empeña en mostrarme que no estoy equivocado, que lo que fue un pueblo con buenos servicios y un gran ambiente, el pueblo en el que muchos querían vivir, se nos va al carajo por la dejadez y la mala gestión de nuestro Ayuntamiento como principal culpable.

Imagen propia.
Y digo esto, porque hoy a eso de las 6:40, cuando he ido a incorporarme a la A6 para cumplir con mis obligaciones laborales (que sabrán ellos lo que es levantarse un domingo a las 6:00 como un día cualquiera), había una gran presencia de luces de policía o Guardia Civil, así como de ambulancias en el puente del Zoco en la entrada desde la Carretera de Moralzarzal. Desde abajo no he visto la magnitud de lo sucedido, pero luego he podido ver en Facebook que ha sido un coche que se ha salido.

Dadas las horas a las que ha sucedido el accidente, los motivos han podido ser varios (sueño, cansancio, alcohol…), pero que no se nos olvide que se trata de un punto negro de la circulación en nuestro pueblo como ya denuncie en su momento. Si tomamos para ilustrar la noticia la foto que ha aparecido en Facebook, vamos a atribuir toda la culpa al conductor (aún sin saber nada del atestado), pero si ves la foto que servidor tomó a finales del verano pasado, te preguntas como ha tardado tanto en suceder algo.

Y es que de nada han servido las más de 200 firmas recogidas para presionar al Ayuntamiento en la búsqueda de una solución. Tal vez yo lleve unas gafas de sol que no me dejen ver, pero ellos llevan las de José Feliciano, totalmente negras, para aislarse del mundo real. Y mientras a esperar que pase otro nuevo suceso de graves consecuencias.


Pero lo siento, esta queja no tiene nada que ver con que me pongan un columpio o me traigan a tal o cual artista, esto es de máxima importancia y no podemos permitir que Collado Villalba sea un lugar peligroso para el tráfico de conductores y peatones. Así que permítanme que insista…


viernes, 29 de diciembre de 2017

Resumen 2017 IV (Octubre-Diciembre)

Y nos sumergimos en el último trimestre del año con un análisis de lo que puede ser una de las noticias en próximas fechas, la irrupción de una nueva formación política independiente en nuestro municipio al estilo de “Vecinos por Torrelodones”, siendo en este caso su nombre “Vecinos por Collado Villalba”. Seguramente para muchos sea una noticia sin  trascendencia, pero en mi opinión hay espacio electoral para la aparición de una nueva fuerza política en nuestro Ayuntamiento, y dado el estrecho margen con el que está gobernando actualmente el PP y lo sucedido en municipios como Torrelodones y Guadarrama, bien harían los grandes PP y PSOE en poner las orejas tiesas, máxime cuando parece que ambas formaciones irán con caras nuevas a los comicios de dentro de año y medio y alguna cara popular y no me refiero al partido, podría dejarse caer por la candidatura independiente.


Y llegamos al “caluroso otoño” que pareció no tener fin, ya que las bajas temperaturas no acababan de llegar, contrariamente a lo que se refiere a la economía y el ambiente de nuestro pueblo, donde el otoño ya hace años que llegó y con él un frío estepario que deja nuestras calles desiertas y locales cerrados. Un buen ejemplo de como las cosas languidecen y se marchitan en nuestro pueblo podría ser la “Ruta de la Tapa”, que contrariamente a lo que está sucediendo en otros pueblos, donde no paran de “brotar” iniciativas de este tipo, incluso con rutas más específicas como las de la croqueta o la torrija, acaban siendo un resto inorgánico de tiempos pasados. O lo que viene a ser lo mismo un mojón.


Así que nos volvimos a plantar en el mes de diciembre, un mes caracterizado por las fiestas, pero para empezar nada más lejos del ambiente festivo que tener que hablar de un accidente con consecuencias gravísimas. Y es que un vecino nos dejó al ser atropellado en un paso de peatones y poniendo de manifiesto lo que ya venía denunciando desde este lugar meses atrás. Este pueblo está apagado y no me refiero solo al ambiente. Su alumbrado es muy deficiente y eso aumenta los puntos negros en el capítulo circulatorio y no son pocos. Y es que por mucho que nuestros políticos vivan en otro mundo, la realidad nos da duros golpes para recordarlo y solamente unos días antes de que este año acabe, otro vecino ha sido atropellado y enviado al hospital. Por favor, les pido que se fijen en la iluminación del paso de peatones del Zoco en dirección Moral o la entrada al P29 por Romacalderas. 

En el primer caso, el consistorio echa balones fuera diciendo que es competencia de Fomento, ¿qué excusa hay para el segundo caso? ¿Cuantos pasos de peatones tenemos en esas condiciones?

No quiero dejar pasar esta ocasión para agradecer a todos los vecinos que han apoyado la recogida de firmas para que el Ayuntamiento tome cartas en el asunto.



De esta forma, las siguientes entradas con los resúmenes de lo que fueron el primer y el segundo trimestre del blog sirvieron para relajar un poco el ambiente antes de tener que volver a la carga en esta lucha por recuperar el Collado Villalba que nunca debió dejar de ser. Y es que la torpeza de nuestros políticos es capaz de dejar sin luz a la mismísima estrella que guió a los Reyes Magos. Este año no hemos llegado a tanto, pero dejémosles y veremos. De momento una de las cosas más ilusionantes para los niños se ha ido al garete. ¿Cómo se compensa eso?


Así que mejor vamos cerrando el año y buscando nuevos objetivos para el que viene. Si es que nos dejan…


Feliz 2018

domingo, 24 de diciembre de 2017

Resumen 2017 III (Julio - Septiembre)

El mes de julio viene siempre marcado en nuestro municipio por las fiestas patronales de Santiago Apóstol. Y ya desde la presentación de las mismas pudimos ver que iban a ser unas fiestas polémicas por cuanto el programa no levantó pasiones precisamente y venía a confirmar la falta de imaginación y la decadencia de las fiestas en Villalba que ya se había sufrido el mes anterior en las de San Antonio de Padua.

Se caían del programa eventos novedosos de las últimas ediciones y la programación musical estaba en clara caída en picado en cuanto a su calidad. Era claramente una apuesta muy conservadora y demasiado repetitiva de fórmulas que corren el riesgo de cansar al personal.

Y con estos prolegómenos, estaba claro que el desarrollo de las fiestas iba a estar muy condicionado desde el chupinazo inicial, donde nuevamente nuestra alcaldesa quedo en evidencia al tratar de hacer un gesto improvisado que la alejase del foco de todas las miradas. Unas miradas que fueron a parar a unos incidentes con algún cohete que explotó en el centro de la plaza y donde se encontraba algún concejal destacado de la oposición.

Fueron unas fiestas “tristes y grises” en líneas generales, pero como ya anticipé, lo que se veía que iba a suceder en los pueblos de los alrededores, nos hacía presagiar que estos eventos están en clara línea descendente en cuanto a la programación de grandes eventos musicales y superproducciones de eventos para el gran público. Estableciendo una pequeña comparativa con la avanzadilla de algún programa de fiestas que ya se había filtrado y con una encuesta sobre lo que le habían parecido las fiestas a nuestro vecinos se cerraba el mes.




Y así nos adentramos al mes del cierre, agosto. El mes que uno recuerda cuando era niño, que era el mes de las vacaciones por antonomasia y que en el caso de Villalba suponía un flujo mayor de visitantes. Ahora que nos hemos convertido en una “ciudad dormitorio” y que ya nadie pilla un mes de vacaciones de corrido, nos encontramos con que Villalba es un desierto. Un desierto falto de vida, en el que ni el comercio ni la hostelería funcionan a buen nivel y donde las instituciones locales lejos de animar la vida social y cultural del pueblo, contribuyen aún más a su letargo o agonía, elijan la palabra que mejor se adapte a su visión del tema, con el cierre de varias instalaciones municipales.

Así que me veía forzado a realizar una encuesta para saber si vivo en un universo paralelo al de nuestros dirigentes o si estoy equivocado  y solamente se trata de que mi mundo es otro como decía la canción.

Los datos que arrojó la encuesta a la que hacía mención anteriormente, me dejaron ver que la sociedad española o al menos la villalbina, ha cambiado mucho en estos años. Y esto me empujó a llevar a cabo otra que dejo otros datos que ya me sospechaba que se darían. El ocio y la hostelería de nuestro pueblo han caído a un inquietante segundo nivel y no se pasa del “vermouth tabernario” en el mejor de los casos. Nada que ver con la hostelería de primera división de lugares como Navacerrada o Guadarrama. Y eso que todos los partidos políticos llevaban en su programa el potenciar el turismo de nuestro municipio. Se lo deberían hacer mirar nuestros políticos y ponerse manos a la obra y darnos la sorpresa de acordar alguna propuesta consensuada sobre el tema. Pero claro, eso es ciencia ficción, el capítulo de enmiendas está destinado al comercio internacional, Venezuela o las esteladas, todo ello temas de capital importancia para nuestro municipio y sobre lo que nuestros concejales tienen potestad.

Y así nos adentramos en el mes de septiembre con una entrada claramente reivindicativa y de denuncia sobre un problema de seguridad que atañe a nuestro municipio. La peligrosidad de algunos de sus cruces y la falta de iluminación en buena parte del pueblo. A día de hoy, por incompetencia de nuestros concejales, el punto negro sigue sin solución. Según  se alega desde nuestro Ayuntamiento, que eso pertenece o es competencia de Fomento, pero lo cierto es que el puente continúa sin iluminación y sigue siendo un punto negro. Uno de los tantos que existen en nuestro pueblo y que provocan que nuestras calles sean “Territorio Hostil” para el peatón.

En cualquier caso,  está claro que el Ayuntamiento merece un claro tirón de orejas por no haber solucionado el asunto después de tantos meses, pues si no son suyas las competencias, sí que debe ser el garante de que terceros actores cumplan con sus deberes dentro de los límites de nuestro pueblo. Pero claro está, si empieza por no predicar él mismo con lo que le compete, como para ir a pedir. Lamentablemente, dos meses después de escribir esta entrada, tuve que escribir otra volviendo a demandar medidas correctoras para paliar los problemas de nuestras calles en este aspecto tras la muerte de un vecino en la calle Gabriel García Márquez.

Y cerré el mes con una revisión nostálgica a través de dos entradas (I y II),  de cómo era la vida del pueblo en los años de mi infancia. Lo cual no quería decir que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero si ponía de manifiesto que los años le han sentado muy mal a nuestro pueblo. 

viernes, 22 de diciembre de 2017

Luces de Navidad

Pues no parece que vayamos a tener unas blancas navidades…

Y no me refiero a la llegada de la nieve, que aún es pronto para avanzar pronósticos meteorológicos, aunque viendo cómo ha ido evolucionando el otoño, sería toda una noticia la presencia del líquido elemento en su forma cristalina.

Los más avispados ya os podréis imaginar por dónde van los tiros… Y es que a la falta de la eficiencia y presencia del alumbrado público básico, que tantos problemas de seguridad está dando a los peatones del pueblo, se suma que este año no tendremos las luces de las atracciones de feria infantiles.

Y es que el pasado viernes se realizaban las tareas de desmontaje de las atracciones sin haber llegado aún a las fechas clave, todo ello ante el asombro de la mayoría de los vecinos que no entendían nada.
A partir de aquí un cruce de acusaciones y reproches entre gobierno y oposición sobre los motivos y las responsabilidades de que se haya llegado hasta este punto.

Y es que la oposición, encabezada en este caso por Cambiemos Villalba, acusaba al gobierno municipal de que las atracciones estaban funcionando sin los permisos y seguros correspondientes, algo que es más que denunciable y más si nos remitimos al historial de sucesos asociados a eventos con niños en nuestro pueblo. ¿Recuerdan el incidente del castillo hinchable en las Olimpiadas Escolares?

Foto extraida de "Aquí en la Sierra"
Mientras, el Ayuntamiento decía que todo estaba en orden y que solo faltaban por abonarse las tasas, algo que difícilmente podía ocurrir ya que no se había sacado a concurso la puesta en funcionamiento de dicha feria. Por otro lado, el responsable de la feria decía tener todo en orden y haber pasado las revisiones correspondientes y que todo estaba confirmado por un acuerdo verbal con el concejal de festejos como se había hecho en anteriores montajes. Tasa de ocupación del suelo gratis o casi gratis a cambio de atracciones a 1€.


Así que está claro que la feria aun cumpliendo permisos, estaba instalada de forma irregular, a pesar de que la oposición lleva ya un tiempo apretando en las contrataciones y acuerdos que de este tipo viene llevando a cabo el Ayuntamiento para que se hagan por concurso público, con luz y taquígrafos. El equipo de gobierno para salir al paso ha tratado de tirar balones fuera diciendo que el problema es que el empresario no ha pagado finalmente las tasas que se le han pedido (se rumorea que cerca de 50000€). Evidentemente el empresario ha dicho que eso “lo pague Rita”. Y que la denuncia de Cambiemos Villalba deja a los niños sin una de las actividades más reclamadas en estas fechas.

Pero lo cierto es que Cambiemos Villalba ha denunciado una irregularidad muy grave a la que el gobierno municipal no ha prestado atención en su momento, cuando la solución estaba al alcance de la mano con un mínimo diálogo y negociación. Y es que proteger los asuntos del amigo siempre ha estado por encima de todo en la política, ya sea de uno u otro organismo y sea  del color que sea el partido. Aquí el que no trinca es porque no tiene de donde…


Así que nos quedamos sin tiovivos y sin luces, una Capital de la Sierra que poco a poco y año tras año ha pasado de ser "Villa Capone" a "Villa Corleone". Cambiamos de mafioso o de familia, pero la historia se repite sistemáticamente, mientras el vecino paga y asiste lentamente a su propio funeral.