lunes, 15 de junio de 2015

La Reina de las pasarelas



El pasado sábado Mariola Vargas fue nombrada alcaldesa de Collado Villalba, esta vez tras ser ella la numero uno de la lista más votada. La jornada transcurrió con relativa normalidad, ya que al parecer, un pequeño grupo de antiguos trabajadores del Ayuntamiento al que se sumaron otras personas, decidieron montar algo de follón en el exterior del salón de plenos. Al parecer y según ellos, lo que se eligió el día 24 de mayo no es democrático, pero a uno ya no le sorprende nada.

Y es que si nos tenemos que sorprender por algo, podríamos hacerlo por ejemplo, por los palos recibidos por Juan José Morales y los suyos de parte de algunos que se han hecho llamar socialistas, que les criticaban el no apoyar a Cambiemos Villalba a pesar de que por un lado la lista de Cambiemos tenía menos votos que el PSOE y por otro, ese supuesto cambio de voto no habría influido para nada en la elección de Mariola como alcaldesa. Seguramente que si el PSOE hubiese votado a Cambiemos, algunos (posiblemente los mismos) les habrían tildado de flojos y sabe dios qué otras lindezas.

Pero lo realmente importante, es que ya tenemos alcaldesa. Una alcaldesa a la que ya conocemos en las formas y en el fondo, por lo que el plazo de los 100 días antes de evaluación lo podemos reducir sensiblemente a pesar de los cambios que vaya a realizar en las distintas concejalías, unos derivados de la disminución de concejales del PP y otros por el cambio de dichas personas. ¿Abrirán estos cambios las puertas a algunos de los que se han quedado con la miel en los labios para ser cargos de confianza como pudiera ser El Tragamillas como asesor de deportes? Es solo una suposición, pero a día de hoy no pongo la mano en el fuego.

De momento, lo primero que habrá que pedir a nuestra reelegida alcaldesa, es que finalicen todas esas actuaciones que empezaron a pocos días de las elecciones y que han sufrido un “sospechoso parón”, llámese reforma de la dehesa o construcción de las diversas pasarelas previstas.

Precisamente las pasarelas parece que serán el legado que Mariola nos va a dejar a los villalbinos, hasta el punto de que voy a empezar a considerarla “La Reina de las Pasarelas”. Lejos quedaron los tiempos de Elle McPherson o Claudia Schiffer, ahora reina Mariola. Y es que la alcaldesa se nos ha embarcado en la construcción de no una, sino tres pasarelas. La primera es la que unirá las piscinas con la zona del ferial. Una pasarela que ya lleva un buen retraso, pues llevamos dos años en los que se nos ha dicho que ese era el último año en que habría que cruzar la Carretera de Navacerrada sin ella, pero me da a mí que no llegan a tiempo para este año y que volveremos a tener la misma respuesta.

La segunda es la que dará acceso al hospital desde las urbanizaciones colindantes salvando el Arroyo de la Poveda. Según dicen, una vez obtenidos los permisos de la Confederación Hidrográfica del Tajo, su construcción será inminente. Otra cosa es que no se cuanta gente la va a usar, ya que yo veo bastante más gente cruzando por la zona del tanatorio que por allí.

Y finalmente, la pasarela de Honorio Lozano, que con todos mis respetos, de momento tiene todas las papeletas para convertirse en el “Mojón” del legado que nos entregará Mariola cuando un día deje de ser alcaldesa. Ahí quedará encastrada entre esos dos grandes fiascos de la época de José Pablo. La gran fuente que nunca funciona y que costó un riñón y parte del otro y el Vigía del Collado. Todo ello para ir en perfecta armonía con el famoso túnel.

Se está diciendo que la gente lo demandaba, pero lo cierto es que a nadie le he escuchado un comentario al respecto, mientras que sí que son casi unánimes los comentarios de los que una vez comenzada la obra están considerando que es un derroche y un absurdo, pues la pasarela está a poco más de 40m o incluso menos del paso de peatones de El Mirador y con la rampa esa distancia se ve reducida a escasos 20m. Y a todo esto le tienes que sumar el tener que atravesar un nuevo paso de peatones que entorpecerá la circulación en esa vía. Sin embargo, el paso de peatones de la zona de La Fragua del Rey ha quedado aún más peligroso tras la supresión de los bolardos azules que delimitaban el carril de incorporación y las bandas sonoras. Se ha perdido una ocasión perfecta para poner un badén que evitase que la gente circulase a velocidad excesiva en un punto crítico en el que tarde o temprano lamentaremos algo más gordo como ya dije por aquí.


En definitiva, si hasta las más divinas resbalan en las pasarelas, nuestra reina también.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues a mi sinceramente si que me parecia necesario un paso de peatones más en Honorio Lozano. Lo que no me parece correcto es como se ha hecho y cuando... que justo empezaron su construcción al lado de las elecciones. ¿coincidencia? No lo creo.

llama_82 dijo...

Estimado amigo. No se si eres vecino de la zona, pero me gustaria que me explicases donde ves la necesidad de un paso de peatones a 20m del otro.

De verdad, dime donde le ves la utilidad que igual estoy muy espeso y se me escapa algo. Que puede ser, que uno se equivoca.

Luis dijo...

No hace falta esa pasarela, que, por cierto, es un cachondeo su construcción. La nueva corporación empieza como terminó: tomándole el pelo a la gente.

EStán colocando un mínimo badén en la autopista Honorio Lozano. Insuficiente y ruidoso.