martes, 9 de noviembre de 2010

Correteando

Como ha venido siendo habitual en los años que llevo escribiendo en el blog, la práctica del deporte al aire libre ha sido siempre una de mis fuentes de inspiración a la hora de encontrar los temas a tratar en el mismo.

Esto viene dado por un doble motivo. El primero es que mientras estas en la práctica del deporte, liberas las tensiones y la mayoría de esas cosas que te dan vueltas en la cabeza. Y de esta manera, puedes ir prestando atención a cosas que normalmente te pasan desapercibidas o bucear en tu interior buscando explicaciones a las preguntas mas inhóspitas que te puedas plantear. El segundo motivo, es que la práctica de la carrera o la bicicleta, me han posibilitado el recorrer lugares que no conocía o pasar por otros con mayor frecuencia o fijarme en cosas como la peligrosidad de los cruces, el estado de los caminos, la limpieza, etc., cosas que cuando uno va en coche no puedes llegar a apreciar.


El caso es que el pasado domingo por la mañana, disfrute o más bien sufrí por mi actual estado de forma, de un “rodaje” de casi diez kilómetros por nuestro pueblo. Así, mientras el aire fresco me golpeaba en la cara y podía sentir la humedad de la lluvia que amenazaba por las inmediaciones de El Escorial y otras zonas de nuestra cercana Sierra, pude ver algunos cambios en distintos puntos del pueblo.

Así, cuando enfile el “Camino de la Fonda”, lo primero que me encontré fue con unas vallas que amenazaban con cortar mi camino e impedirme completar el recorrido que me había propuesto, pero las vallas y el montón de arena y grava situados a la entrada del camino no eran obstáculo suficiente y pude pasar por el citado lugar sin problemas. Que nadie piense que estaba haciendo algo ilícito, esas vallas estaban colocadas para evitar el tráfico de vehículos.

Pronto pude comprobar que las obras que se estaban realizando eran de mejora del firme en el tramo de detrás del colegio de Los Maristas. Se trata de un trabajo simple de compactación del firme así como de suavizar el perfil del mismo y eliminar las cárcavas existentes. Pero para que esas cárcavas no vuelvan a aparecer, lo más importante es que se haya trabajado también en el drenaje del lugar, que se solía embarrar y encharcar con muchísima facilidad. Al ver esta metamorfosis del lugar, no pude por menos que asociarlo a la respuesta del concejal de urbanismo vía facebook a una de mis últimas entradas en el blog. He podido confirmar hace unas horas, que esto forma parte también de las obras del futuro carril bici. Si se le pusiese un mínimo de alumbrado para la noche y se le cierra de forma definitiva el tramo entre Peñanevada IV hasta donde está el hormigón a los vehículos a motor, los aficionados al deporte habríamos ganado un espacio pequeño pero muy importante para nosotros por comunicar la zona del pueblo con el centro de la Estación lejos de cruces peligrosos o teniendo que soportar el siempre incomodo y ruidoso tráfico.

Pero siguiendo con el recorrido planificado, llegue a la dehesa a la cual iba a dar una vuelta con el fin de acercarme a los 10km inicialmente propuestos. Y allí llegó la que iba a ser mi gran sorpresa, ya que en el parque cercano al kiosco, me encontré con todas las papeleras arrancadas y atravesadas en mitad del carril bici. En un primer momento pensé en gamberrismo puro y duro, pero la verdad es que tendrían que haber ido muy preparados para poder arrancarlas del suelo incluido el cepellón de cemento. Además, una vale, pero cuatro ya representaban demasiado trabajo para una obra de gamberrismo y más cuando esa gente va al destrozo fácil. Así pues pensé que se estaría llevando a cabo algún tipo de reforma del mobiliario urbano de la zona. De ser así, hipótesis que no he podido confirmar, estaríamos hablando de una mala ejecución en la obra que debería ser sancionada por el Ayuntamiento y que este debería haber corregido, ya que estamos hablando de que esto habría sucedido como mínimo en la tarde del viernes y yo lo vi en la mañana del domingo. No parece muy higiénico ni seguro, que las papeleras estén en medio de un camino justo al lado del parque infantil. No hablemos ya de la imagen de dejadez que todo ello lleva asociado.

En cuanto a si es más o menos necesario el cambio o no de las papeleras, es posible que las existentes ahora sean demasiado pequeñas para recoger la basura que se genera en ese punto, pero existen contenedores en esa zona para los que dejan grandes cantidades de desperdicios tras las meriendas o botellones. Lo más importante es que la recogida se haga puntualmente y no volvamos a ver  imagenes como la que ya denuncie en su momento.

edición de la entrada.

La imagen que ilustra esta entrada no pertenece a lo descrito en la misma y acontecido en este fin de semana ya que no dispongo de imagenes de este dia. Estas imagenes pertenecen a un suceso de enero de 2007, que fue corregido a los dos dias. Mi intención al ilustrar la entrada con esta imagen era la de alertar a quien correspondiese y que se tomasen medidas para no llegar a una situación tan extrema. Afortunadamente lo de este domingo no tenia aún esas dimensiones.

Por otro lado, se ha confirmado que se ha tratado de un acto vandalico y que ya se esta trabajando en su reparación.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

lo de poner luz, parece una buena suguerencia para que en invierfno, que anochece antes y en verano por la noche, se pueda utilizar

llama_82 dijo...

Como he comentado en la entrada, es un camino que dejamos de usar en invierno porque no se veia lo suficiente, lo cual unido a lo irregular del terreno hasta la fecha, lo hacia extremadamente peligroso.

Creo que no seran mas de 200m los que estan ahora mismo sin iluminar, con lo que con unas 5 farolas mas o menos sería suficiente. Otra cosa es la zanja, tendido canalización del tendido electrico, etc.

Por otro lado, aunque hay importantes areas de vegetación a ambos lados del camino, entiendo que la contaminación luminica no representaria un grave problema.