martes, 4 de enero de 2011

Analisis del ocio en Collado Villalba V. Sobre los origenes de la decadencia

Lo voy a dejar mas sobado que el pasamanos de la escalera de un asilo, pero creo que por fin he sacado fuerzas para cerrar un tema que abrí en su momento y que fui abordando por partes, ya que para hacerlo todo de una sola vez iba a ser agotador para mi e insufrible para cualquiera que tratase de leerlo.


Se trata del análisis de por qué cayeron los negocios por los que tanto se conoció a Villalba en los finales de los ochenta y primeros noventa.

Está claro que por aquellos tiempos, Collado Villalba no era aún la ciudad dormitorio que es ahora y tenía un importante número de viviendas que funcionaban de segunda residencia para vacaciones o fines de semana. Vamos, que era muy habitual escuchar aquello de “nos vamos al pueblo” de los niñatos con polo de Lacoste cuando atravesaban la puerta de la “urba”, aunque fuesen pisos de los más cutres que os podáis imaginar y vi unos cuantos por aquellos años, raro es el que resultaba medianamente habitable. Recuerdo especialmente uno con fotos del Generalísimo, el yugo y las flechas de la falange y los cojines del sofá del FC Barcelona. ¿A qué parece una combinación imposible?

Pero vayamos al grano que me desvío. Está claro que Villalba tenía un atractivo casi turístico para una generación que lo más que hacia si acaso era ir a Torrevieja o Benidorm. De esta forma, fueron proliferando las terrazas que para el verano ofrecían a poco mas de 30 minutos del centro de la ciudad o incluso a un paseo desde cualquier punto de Villalba un ambiente de fiesta al más puro estilo de las zonas costeras, eso sí, con mejores precios.

Había una cierta competencia entre las más punteras y cuando una montaba una fiesta de algo, acto seguido le replicaba la otra, pero había un denominador común, eran sitios relativamente tranquilos para la cantidad de gente que albergaban. Posiblemente, porque los dueños o regentes de los negocios, Vivian casi puerta con puerta y preferían ganar algo menos a cambio de algo de tranquilidad. Y ahí pudo empezar el principio del fin, cuando los últimos en llegar quisieron hacer más dinero sin mirar la calidad de la clientela, ya fuese en ruidos, calidad musical, etc.

A todo ello se sumo que poco a poco se fueron creando áreas de copas en todos los pueblos de la Sierra, lo que provoco que Villalba dejase de aglutinar todo el ocio nocturno de la comarca y por supuesto y uno de los factores más importantes, fue el férreo acoso al que fueron sometidos algunos locales por parte de las fuerzas del orden, ya fuera a través de controles de alcoholemia o visitas sorpresa. Al respecto de este tema, muchos afirman, que algunos locales tenían “bula” y por eso aguantaron mientras su competencia caía uno tras otro.

Pero hay más factores que se pueden justificar que ya no tenga la misma pujanza el sector nocturno villalbino. Antes todos los estudiantes de bachillerato cursaban en el Jaime Ferrán, lo que provocaba que todo el sector juvenil serrano estuviese unido. Incluso los que no iban al instituto tenían amigos de otros pueblos a través de esos amigos que si cursaban en el Jaime y evidentemente, el punto de encuentro cada fin de semana tenía que ser la capital serrana. Ahora no existe esa interrelación entre pueblos serranos, lo que también debilita ese magnetismo que hacía que todo el mundo saliese por Villalba.

Otro factor que seguro que precipitó la caída del negocio, fue el típico de este tipo de negocios. Todos sabemos que la noche quema mucho y después de ganar buenas cantidades de dinero, los dueños de los locales empezaron a delegar o a arrendar la gestión de los mismos, lo que se fue traduciendo en la perdida de la identidad que los encumbró.

El boom migratorio, que introdujo nuevos conceptos musicales que también alteraron el concepto inicial con el que fueron concebidos estos negocios explicaría otra pequeña parte del desgaste de estos negocio.

Pero para finalizar, habría que resaltar dos muy importantes, la reclasificación de los terrenos de la Vía de Servicio para la creación de un polígono empresarial que a estas alturas creo que no veremos jamás y que hizo que los dueños de esos locales vendiesen sus negocios ante el run run de una posible expropiación y el poder de fagocitar todo el ocio nocturno que ha ido desarrollando en los últimos años la capital. Y es que está comprobado que Madrid ha ido ganándonos poco a poco o por imperativo a todos los que en su momento fuimos reacios a salir por el centro. Y es que este mismo problema que tiene Villalba, lo sufren también zonas que en su momento fueron muy pujantes como Majadahonda, Pozuelo, El Plantío, etc.

Lo que a día de hoy parece claro, es que aquellos tiempos no volverán y que faltan empresarios con ideas que sean capaces de tirar de un negocio en el que la inversión a realizar puede ser muy alta y la fidelidad del cliente más que incierta.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Llevo dos años viviendo en Villalba y en este tiempo me he estado preguntando qué había pasado con la vida en este pueblo. Siempre he vivido en la sierra y, como bien dices, antes, el punto de encuentro era esta localidad por lo que me sorprende enormemente el declive que ha sufrido en cuanto a ocio se refiere. Y es que puedo entender y comparto todos los argumentos que ofreces en tu entrada pero lo que no me entra en la cabeza es que se haya pasado de todo a NADA. Y es que en todo este tiempo no he encontrado ni un solo sitio en el que me apetezca entrar a tomarme una caña, ningún sitio con un ambiente un poco cuidado, con música decente y sin televisión a tope con el fútbol y con un público más acorde a mi edad y situación (tengo 34 años y pareja pero no niños....) Y ni hablar de salir por la noche, claro! No sé si es que no he buscado bien o es que soy demasiado exigente.... por favor si me puedes recomendar algo te lo agradecería!!!

llama_82 dijo...

Amigo anónimo gracias por tu visita. Soy un poco mas mayor que tú, pero creo que me englobo en la misma generación, aún no he llegado a los temibles 40 je je. Mi situación personal es un poco distinta a la que expresas, pero me encuentro un poco en esa misma situación que explicas, no se si me he hecho mayor, soy un inadaptado o simplemente me toca emigrar en esto del ocio porque no encuentro lo que me gusta.

Habría que definir mejor lo que es ambiente cuidado y buena música. En cuanto a esto último, un oasis en la sierra suele ser Reciclaje en Guadarrama (al menos en mi gusto). En mi opinión en los locales de Villalba por los que me dejo caer muy de vez en cuando, se abusa del pachangueo festivalero.

Anónimo dijo...

Todo lo que decís es verdad.
Pero ahora existe uan opción nueva:
PACINO CAFE LOUNGE (Calle Cercedilla,5).
Pasaros un viernes y/o sábado. Os gustará la música y el ambiente.
Acabamos de abrir el pasado día 1 de diciembre.
¡Os esperamos!

Mack dijo...

Bueno estoy bastante de acuerdo con las varias entradas. Sigo pensando que el endurecimiento de las leyes de trafico ha terminado de rematar el ocio nocturno de toda la sierra en general, quizas moralzarzal ha subido en ocio nocturno gracias a la plaza y al saber hacer de los chicos de la casa de Junventud, que organizan bastantes cosas para los fines de semana.

Por otro lado pienso que villalba aun tiene cosas que ofrecer y que ahora la antigua vena rockera villalbina ha resurgido concentrandose sobre todo en la zona del gorronal.
Concretamente podemos encontrar 3 locales bastante cerca unos de otros con corazon rockero y alternativo.
Esos locales son El limite, La campana y El visual...son locales agradables con una parroquia habitual y con buen rollo entre ellos. En el limite hacen unas Hamburguesas increibles (o las hacian, hace bastante que no ceno allí)

En el planetocio esta el Massai, que la verdad es que el local esta muy bien y en verano tiene una terraza maja, y la musica es mas dance/electro/house.
En el Edificio de Europa hay algunos bares todavia, aunque son en plan taberna o taberna irlandesa que tambien tienen su gracia.

En honorio lozano (a la altura del bingo) creo que sigue el Caché, que si no recuerdo mal era un after o un medio after y creo que ahora hay un par de locales mas muy cerca.

En el pueblo esta
- La Frontera, que es un bar que a mi siempre me ha gustado por que mantiene su identidad desde hace 13 años, con su musica ochentera (los sabados se mecla un poco mas con la actual) y sus conciertos en directo todos los jueves y los viernes con grupos de calado nacional en algunas ocasiones. Abre hasta las 5 y media los fines de semana y hasta las 4 entre semana. Camareros y propietarios muy buena gente.

Al lado esta
- El Explorer Cafe (antiguamente el Piano bar)que tambien tiene conciertos y monologos los jueves, ademas tiene una decoración nueva.
La musica es variada, desde clasicos de los 80 a musica mas actual.
Abre hasta las 5 entre semana y hasta las 6 el fin de semana. tambien con buenos camareros y un propietario con buen saber hacer.

También hay varios bares por el pueblo aunque son mas de bar de tarde abren, hasta las 2 o algo asi.

Seguro que alguno me dejo, ahora no soy de ir a buscar nuevos locales y ultimamente paso mucho por moralzarzal a tomar unos vinos y a cenar en el Caldas (antiguamente el Sherlock) que esta en la rotonda que hay antes de la plaza de toros y la estación al lado de un santander.
Comparto que el el reciclaje es un gran local aunque lleva con amenaza de ser cerrado años, tambien esta bien el Texas.

Bueno creo que aun hay oferta de ocio nocturno y creo que en su reducido tamaño hay una oferta variada y realmente creo que la mayoria d elos bares estan llenos de gente entre 25 y 40 años