jueves, 1 de agosto de 2013

Marchando un refrito veraniego

Estamos en verano, justo iniciando el mes de agosto. Ese mes en el que antes todo paraba y estaba dedicado al ocio y al disfrute. Cierto es que han cambiado un poco las cosas de un tiempo atrás y cada vez hay más gente que trata de evitar este mes para las vacaciones por sus elevados precios o simplemente porque prefieren disfrutar de las mismas en periodos más fraccionados. Desgraciadamente, en los últimos años ha crecido el número de personas que no se toman vacaciones simplemente porque no pueden por su situación económica.

Pero si volvemos la vista atrás, había un termómetro que indicaba bien a las claras que el reloj se ponía en stand by, la programación de televisión. Toda la programación más o menos importante o de alta calidad dejaba paso a programas más ligeros emitidos desde la costa o la enésima repetición de Verano Azul o Los Vigilantes de la Playa. En estos momentos en que la televisión vive permanentemente de saldos independientemente de la franja horaria, del día o del mes, este efecto se ha perdido. Si acaso, guardamos a las cobayas y pasamos a experimentar con pulgas.

Y os preguntareis el motivo por el que estoy dando tantos rodeos. Pues muy sencillo, porque os voy a intentar colar un “refrito veraniego”.  El blog ya va gozando de un archivo más o menos considerable de entradas, algo más de 400, lo que da para que se pueda juzgar si las cosas han cambiado a lo largo de estos años o si por el contrario todo sigue igual. Y por supuesto, se podrá ver la evolución de quien esto escribe.
Nos vamos a ir al verano del 2007 que supuso el principio del fin del Viajazz, ese invento de megalomanía que tan caro salió al pueblo. Había que hablar de Elton John y de su fracaso y de unas cifras que no se justificaban entonces y que nos llevaron a donde nos llevaron aunque todavía se seguía sin dar el brazo a torcer y al año siguiente se siguió con el festival en una versión más reducida y así hasta que Pitingo puso punto y final a la aventura. Casi nada la evolución, de BB King a Pitingo.

Seguíamos el paso por el mes de julio haciendo alusión a la reforma de Batalla de Bailen. Hay que recordar que en ese mes no estaba concluida la obra en su totalidad, pero se nos vendió la moto de que ya estaba perfecta la citada vía cuando todos veíamos  en aquel momento que no era así. Ya sin haberse puesto en uso se veía claramente el problema de limpieza que iba a tener este pueblo en el futuro por esos materiales de altísima calidad que nos aseguraba JP González que se habían usado. Lo que no alcanzábamos a saber entonces era que los adoquines iban a aguantar firmes poco más de lo que dura un telediario o que los contenedores soterrados jamás funcionaran. Cierto es que esa zona ha sido la elegida para ponerse de moda en los últimos años, pero no sé hasta qué punto la obra ha tenido que ver o si ha sido más influyente la aparición de una cadena de bocadillerias con ofertas muy agresivas. En cualquier caso, un precio demasiado alto para tan poco resultado y del que se benefician muy pocos.

Y mientras Batalla de Bailen terminaba con su infierno, Honorio Lozano seguía con su calvario y algunas decisiones increíbles como el cierre de una calle gracias a ese entramado de cambios de altura de sus aceras. Si en Batalla de Bailen no se puede calibrar que porcentaje de éxito de la vía se debe a la obra, en Honorio Lozano sí que está claro la influencia de la misma en el desastre total en que se ha convertido no solo para comerciantes, sino para peatones que han perdido libertad de movimientos y seguridad a la hora de atravesar la vía. En este capítulo sigo erre que erre en mi demanda de mejorar la seguridad antes de que pase un accidente con consecuencias más graves de las acaecidas hasta ahora, pero ni PSOE ni PP parecen muy por la labor de gastarse dos duros en ello.

Y seguíamos con las fiestas de Santiago Apóstol. Y ahí sí que podemos decir que se ha cambiado y mucho. Ubicaciones, programación, un sinfín de cosas que en unos casos forzados por la crisis y en otros por querer dar su toque diferente hacen que las fiestas tengan otra configuración muy distinta a las de hace seis años. Cada uno que juzgue cuales son las que les gustaban mas y si el gasto de antes era excesivo. A mi particularmente me gustaban mas las de antes, pero los gustos han cambiado y entiendo que el dinero para esas fiestas no se tenía y no se tendrá, así que lo considero un mal menor, pues al fin y al cabo, ha quedado comprobado que cada uno se monta su fiesta particular en Santiago. Atrás quedo el sueño de algunos con contar con una plaza de toros fija, pero no creo que ese sea el mayor quebradero de cabeza ahora mismo, simplemente es una muestra más de cómo se construían castillos en el aire años atrás.

Y terminaba con una comparación entre los problemas que tenía el municipio vecino de Alpedrete (gobernado por el PP) y el nuestro gobernado entonces por el PSOE, por si algunos no entendían entonces que las diferencias de color político no suelen influir en la mayoría de los casos en lo que el vecino se encuentra en el día a día. Yo creo que hoy casi todos hemos llegado a esa conclusión tardando mas o tardando menos.


Hasta aquí el repaso al mes de Julio de 2007, que ha servido para ver que en muchos casos los temas son recurrentes, que por mucho que algunos quisieran vendernos la moto en aquellos tiempos, estaba claro que la moto no tenía ruedas. Que en definitiva han pasado seis años pero los problemas gordos siguen ahí sin que nadie les dé solución y sin que nadie  haya entonado el “mea culpa”.

4 comentarios:

Samuel Gómez dijo...

Sigo sin poder comprender el irrespetuoso trato, el NO acatar el luto OFICÍAL de 3 días, decretado a nivel de ESTADO, por el Ayuntamiento de la localidad, ni más ni menos que por una tragedia de 79 víctimas. Solo queda recordar esto: http://24hsammasblog.blogspot.com.es/2013/08/de-fiesta-con-ruidos-dando-la-tabarra.html

Saludos amigo llama_82

Luisillo dijo...

Sr. Samuel, le sugiero que se informe sobre en qué consiste exactamente un "luto oficial", no vaya a ser que esté haciendo usted un poco el ridículo.

Samuel Gómez dijo...

Pues Luis, desde mi punto de vista suspender todo jolgorio, toda jarana, bulla, parranda, jaleo. Creo que es así o debería serlo. Como "muestra" en Santiago de Compostela se suspendieron TODOS los actos programados y en otros municipios de España con fiestas YA en marcha o a punto de comenzar obraron de igual manera.
Aunque a lo mejor "tienes razón" pues ¿qué son 79 muertos de ná? ... y yo "haciendo" el ridículo.

Te dejo unas frases que siempre me gustaron:

- “Este es un país que me duele”. Unamuno.
- “Son españoles los que no pueden ser otra cosa”. Antonio Cánovas del Castillo.
- “Ahora la estupidez sucede al crimen”. Luís Cernuda.
"Unos pocos crean, mientras miles destruyen de manera sistemática". Mía.

Samuel Gómez dijo...

Y creo que esto es de meridiana claridad:

El duelo o luto nacional es un día o grupo de días dedicados a tareas de duelo, MEMORIA o REFLEXIÓN por una muerte de trascendencia para todo el país o el aniversario de la misma. Este duelo suele estar decretado por el gobierno del país en cuestión,1 2 y es respetado por la mayoría de la población (ver: http://es.wikipedia.org/wiki/Duelo_nacional)

Aunque pensándolo mejor, quizas poniéndose hasta las trancas de vinorro o "güisky-cola" también uno pueda dedicarse a "la memoria", al menos la perdida.