jueves, 8 de diciembre de 2011

Luces, sombras y consenso.


Estamos en mitad de la semana más improductiva del año junto con la Semana Santa. Una semana que se le supone la antesala de las fiestas navideñas y el pistoletazo de salida del consumismo desaforado.

Sin embargo este año la cosa esta pintando de forma distinta y es que la crisis ha provocado que sea menor el gasto medio de los hogares con vista a las fiestas navideñas, lo que unido a la apertura de un día mas en el comercio madrileño nos está privando de ver esas colas enormes en los centros comerciales. De hecho, la ausencia de las luces típicas de navidad y la falta de ese ambiente de las grandes aglomeraciones, hacen que casi no nos demos cuenta de que las navidades están ahí, a la vuelta de la esquina.

Es cierto, ni una luz que nos haga recordar a la estrella de Belén y que anime nuestro ánimo en estos días tan fríos y nos haga olvidar la dichosa crisis. Pero no está la situación como para derroches energéticos ni económicos y todo parece indicar que el Ayuntamiento en su política de recortes ha decidido prescindir del superfluo gasto de las luces ornamentales navideñas como ya lo hizo este verano con el alumbrado de las fiestas de Santiago Apóstol. Bienvenida sea esta medida si el ahorro sirve para que el agujero de las arcas se cierre tan siquiera un poco y evite que las sombras de los despidos no solo anulen esas luces de colores, sino que nos metan a todos en la más oscura de las tinieblas.

Y es que para los trabajadores municipales estas fiestas van a ser inolvidables por la tensión que van a soportar por la primera medida de ajuste que ha anunciado Agustín Juárez como máximo representante del equipo de gobierno. Al parecer, será inminente el anuncio de la reducción de 70 plazas de esos empleados municipales, de las cuales solamente 8 o 9 corresponderán a prejubilaciones, mientras que el resto serán no renovaciones de contratos temporales. Aquí entraremos en discusiones lingüísticas estériles sobre si son despidos o no, porque lo realmente importante es que esas personas se quedan sin su puesto de trabajo.

Cierto es que todos sabíamos que el agujero de la caja era enorme, aunque parece que precisamente los mejor informados parecían ignorarlo hasta el punto de negarlo el PSOE durante toda la campaña y de venderse como  los Reyes Midas los del PP, como si con su llegada al poder todo lo que tocasen se convertiría en oro. Y la única vía capaz de mitigar el dolor del cáncer económico villalbino era la venta del escaso suelo público, pero la demanda ha caído y el valor con ella, por lo que ni aún en el supuesto de encontrar comprador para esos terrenos tan valiosos como se les supone a los de la ITV, los males de este ayuntamiento tienen remedio.

Ahora todo se ha convertido en un cruce de acusaciones sobre lo exagerado de las medidas según algunos y la exculpación de los otros ya que el daño lo provocaron los primeros. Sea como sea,  el problema existe y todos los vecinos desearíamos que se abordase con profundidad por y para el bien de todos. Los vecinos por no perder servicios y los trabajadores por continuar con sus puestos de trabajo en las mejores condiciones posibles.

En los pasados días hemos podido ver como la oposición ha consensuado una moción que plantearan en el próximo pleno municipal y que dada la mayoría absoluta del equipo de gobierno seguramente será rechazada. Sin conocer el texto que presentaran PSOE, IU y UPyD, lo que espero es que no se trate de un ejercicio de demagogia, sino de una batería de propuestas concretas y realizables para que el municipio pueda tomar aire. No valen frases grandilocuentes carentes de contenido. Lo que queremos son  propuestas concretas a problemas que todos conocemos. No nos  vale el decir que se renegociara tal o cual contrato en plan genérico y sin explicar las condiciones, sino decir de donde se quitará y que se mantendrá. Explicar bien a las claras a la gente si tal vez hay que prescindir de ciertas fiestas o como las abaratarían mas (recuerdo que cuando lo mencione hace unos meses, algunos se tiraron a mi yugular y seguramente con datos en la mano y con 70 puestos de trabajo pendientes de un hilo, la opinión mayoritaria cambiaria a día de hoy).

Del mismo modo, al equipo de gobierno le debemos exigir que se tome la molestia de analizar esas mismas propuestas, ya que es de suponer que alguna idea valida habrá entre todas ellas. Probablemente no alcancen para salvar los 70 puestos de trabajo, pero si sirven para rebajar esa cifra de forma importante, creo que todos agradeceríamos el gesto y seguramente los vecinos lo aplaudirían.

¿Se imaginan un regalo de reyes mejor que tener una foto de los portavoces de los cuatro partidos políticos representados en el Ayuntamiento anunciando la toma de medidas consensuadas para reducir la deuda municipal sin el sacrificio de puestos de trabajo? Todos sabemos que de esto no se va a salir sin sacrificios, pero que empiecen ellos mismos por uno tan simple como el de ser capaces de sentarse en una misma mesa a velar por los intereses comunes de todos los villalbinos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojala! Buen regalo de Reyes, no cabe duda.

Abel

llama_82 dijo...

Podriamos decir que seria de una altura de miras sin precedentes en la politica actual y una forma de recuperar la confianza perdida en toda la clase dirigente.

Fernando dijo...

Hola, la moción conjunta no es sobre los presupuestos porque, básicamente, no conocemos aún la propuesta del PP, solo lo que va contando a migajas. Es una propuesta de ideas con las que no tener que poner familias en la calle, pero sobre todo la oferta de hacer una mesa conjunta gobierno-sindicatos-oposición, como se ha hecho en otros ayuntamientos, y a través de la cual buscar alternativas.

Lo de los presupuestos es otro cantar. En UPyD hemos hecho un estudio para ahorrar un mínimo de 6,5 millones de euros por año, que hemos divulgado y ofrecido al equipo de gobierno, el cual nos iba a dar sus presupuestos esta semana y aún estamos esperando … para lo que sea, para aceptarlos, para rechazarlos, para ofrecer consenso, pero aún no los tenemos, así que sigo esperando, pero te aseguro que abierto a lo que sea porque lo contrario sería injusto e irresponsable con los vecinos.

Solo espero que el PP se olvide por un momento de su mayoría absoluta y tenga altura de miras, que cumpla con lo que dijo en la investidura de que buscaría consensos y sería colaborador y transparente, algo que parece que las mayorías absolutas dificultan, pues actúan como una especie de anestesia para la colaboración.

A ver si esta vez no es así y entre todos podemos sacar esto adelante, al menos es mi objetivo, para lo que trabajo cada día.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Fernando, no hagáis más el ridículo.
Dejad la demagogia para mejor ocasión. Y renunciad a vuestros sueldos, en vez de a las tarjetas de parking.

Fernando dijo...

Ya renuncié a parte del sueldo, y a las tarjetas de parking, y pedí la reducción de la asignación a los partidos y la eliminación de cargos de confianza, cosa que el PP no ha hecho y no voy a renunciar a todo el sueldo porque es el único que entra en mi casa (4 parados de 5 que somos) ¿o esto también es demagogia? es más ¿renunciarías tu al tuyo?. Decir eso si que es demagogia, y barata.

Que valientes los anónimos.