viernes, 9 de septiembre de 2011

Don Rodrigo en la Horca

Si la anterior entrada fue dedicada en buena parte al actual alcalde del municipio, que parece claro que no es ni Panoramix y el Rey Midas, la que en estas líneas comienza, será dedicada a un breve análisis sobre dos cositas que el anterior alcalde nos ha dejado en una entrevista el pasado miércoles.

La entrevista tuvo lugar en el programa Gente de la Sierra que presenta Luis de la Calle. Una cadena que hasta ahora ha sido afín a la línea que marcaba José Pablo González pese al distanciamiento que eso supone de la línea editorial de los dos grandes ideólogos de la cadena de Planeta, Carlos Herrera y Carlos Alsina. Si bien en esa misma emisora también trabajan gentes mas “progres” como Julia Otero o Isabel Gemio.

Pero no nos desviemos de lo que es la esencia del asunto. Evidentemente José Pablo accedió a la entrevista puesto que el medio de comunicación ha sido de su simpatía a lo largo de todos estos años y aunque las preguntas fuesen más o menos sobre temas complicados, no se vería forzada a responder a duras replicas por parte del entrevistador que suele ser bastante comedido en esa faceta y que en el caso de las entrevistas a José Pablo siempre lo ha sido en mayor medida.

Así pues la entrevista se desarrolló en un ambiente cordial donde José Pablo se desenvuelve a las mil maravillas y termina haciéndose amo del terreno de juego con su dialéctica en la cual se convierte en un autentico encantador de serpientes. Así se fueron desgranando temas de la actualidad villalbina y temas un poco más personales como si pensaba seguir viviendo en Collado Villalba, a raíz de una pregunta vía facebook o si tenía intención de postularse como senador para las próximas elecciones.

Nada nuevo con respecto a las entrevistas anteriores a las elecciones. Muy buen discurso, aunque el mensaje haya ido quedando desvirtuado por el devenir de los acontecimientos y la credibilidad de muchos de los argumentos esgrimidos sea casi nula y algunos de los mismos se vuelvan contra él.

De todas formas, la entrevista terminó teniendo algunos aspectos más que destacados como la respuesta que dio a la pregunta de si reconocía algún error a su gestión, en clara alusión a las declaraciones de Gómez Sierra tras las elecciones en las que venía a decir que había que saber asumir los errores y tratar de no aprender de los mismos. Pues aquí, el insigne José Pablo González sigue en sus trece y enrocado en el personaje de Paco Martínez Soria sigue “erre que erre” sin bajarse de la burra y sin reconocer ni uno solo de los errores de sus doce años de mandato todo bajo la excusa de que entonces la gente le diría lo de “a buenas horas”, así pues, José Pablo sigue teniendo más orgullo que Don Rodrigo en la horca, que por cierto murió degollado y no en la horca.

Pero pese a que este fue un punto destacado, me quedo con otra parte más jugosa del asunto. Como no podía ser menos, en la entrevista se trato el tema de la crisis y las medidas de ajuste que había comunicado el alcalde Agustín Juárez. Evidentemente José Pablo cargo duramente contra el alcalde por aquello de los despidos (o no renovaciones) de los contratos de los funcionarios municipales y los recortes de servicios que se derivaran de los mismos. Mencionó que el anterior equipo ya tenía un plan de saneamiento económico para comenzar a afrontar la grave crisis e insinuó poco más o menos que lo que el actual alcalde tendría que haber seguido dicho plan y no hacer uno nuevo.

Pero también afirmó que en el mes de mayo se tuvo que recurrir a desviar partidas presupuestarias provenientes del Gobierno Central para la construcción del famoso “Teatro sin Barreras” para el pago de las nominas de los funcionarios, con lo que el citado proyecto se ha encontrado con su primera gran barrera y quien sabe si podremos llegar a verlo.


Si bien la medida parece ser que se ajusta a la legalidad, no deja de ser una actuación que lo único que hace es prorrogar una situación crítica y traspasar el grave problema de tener que reponer dicha partida a su lugar de origen si se quiere seguir conservando las subvenciones provenientes del gobierno de la nación. Según dijo, él tenía previsto hacerlo con la recaudación del IBI, pero no deja de parecer un acto de gravísima irresponsabilidad el realizar unos festejos como los de El Gorronal en una situación en la que no había dinero para pagar al mes siguiente a tus propios empleados. Tal vez algunos ahora entiendan mis entradas de aquellos tiempos, en las que siempre trate de reflejar que no iba contra las fiestas ni los toros ni mucho menos contra el citado barrio, pero que había prioridades más importantes que traer a los Camela. Pero claro, las elecciones estaban demasiado cerca como para arriesgar los votos de su mejor feudo.

Ahora la pelota está en el tejado del actual alcalde y me surge la duda de cómo habría actuado él en esta misma situación o si se vuelve a repetir, cosa que parece más que probable. Y es que tengo la corazonada de que esto sucederá y será el momento de ver si Agustín toma las decisiones en función de las necesidades de sus vecinos o si por el contrario también es rehén de los designios electorales.

5 comentarios:

Abtonio dijo...

Este señor, el churri, es un caradura y un presunto delincuente. Espero que la fiscalía anticorrupción le ponga pronto donde merece, en la cárcel por chorizo.

Anónimo dijo...

Este impresentable, echado por el pueblo a patadas, sigue sin conocer la vergüenza. Esperemos que la fiscalía anticorrupción le ponga en su sitio lo antes posible.

Anónimo dijo...

Aparte de todas sus corrupciones, no le quieren en el PSOE local y en Madrid no pueden ni verle, y eso que en medrar y arrastrase siempre ha sido un campeón.

Si alguien ha visto su blog, habrá comprobado su ínfimo nivel cultural, con frases mal construidas, redacción pésima y un montón de faltas de ortografía.

Anónimo dijo...

En primer lugar, y sin ánimo de acritud, me gustaría corregir al autor del blog para que llamemos a las cosas por su nombre. Está mal dicho ahora que digamos despdir o prescindir funcionarios, ya que éstos tienen ya una relación perpetua con la Administración en la que hayan aprobado su oposición. Lo que D. Agustín Juárez querrá será deshacerse de Personal Laboral, que también trabajan para la Administración (en este caso de Collado Villalba)pero sujetos a contratos y pudiendo ser despedidos como cualquier trabajador de empresa privada.
Por otro lado, en cuanto a José Pablo, ya sabemos quien es, pero por desgracia, el gobierno central se está encargando de encubrir a los suyos en las tramas de corruptela. Que conste que me parece perfecto que gente del PP, Independientes o cualquier partido acaben en el banquillo si hay indicios de corrupción, pero, ¿a nadie le extraña que no haya investigaciones abiertas contra el PSOE por todo lo que está cayendo?

llama_82 dijo...

Amigo anonimo4, la cosa esta ahora algo mas clara que cuando escribí la entrada. Parece claro que los recortes se van a llevar a cabo con personal "no fijo" de la plantilla municipal. Es decir, que se trataria mas bien de la "no renovación" de contratos, como ya insinue en una parte de la entrada, que de despidos.

En cuanto a J.P. Las acusaciones realizadas por el actual alcalde el pasado lunes son de extrema gravedad. En mi opnión sobretodo lo de los contratos verbales.

Confiemos en la justicia y si hay "causa", que se investigue a fondo y se juzgue a todos los implicados y que paguen por ello.