martes, 21 de junio de 2011

¿Que nombre le ponemos a la criatura?

Llevaba un tiempo aplazando esta entrada como consecuencia de la actualidad derivada por la “no supresión” del Granitorock 2011, pero ya va siendo hora de darle forma a un pensamiento de los que me vinieron a la cabeza en una de esas tardes que me he adentrado en el Cerro del Telégrafo corriendo desde esa gran obra que ahora ocupa lo que fue La Chopera.


Y es que como he dicho en ocasiones anteriores, mientras corres, muchas veces empiezas a dar vueltas a cualquier tipo de cosas, una veces de lo más trascendentes y otras de lo más absurdas. No sé muy bien donde encuadrar a la de hoy, ya que no la veo ni en un extremo ni en el otro.

El caso es que al pasar por la obra levante la vista para ver la gran valla que anuncia la misma y no vi nombre alguno, lo que me hizo preguntarme si esta obra tendrá nombre o simplemente será “Hospital Comarcal de Collado Villalba”. Evidentemente, esta no es una cuestión capital ni para la obra ni para el funcionamiento del hospital cuando este se encuentre operativo, pero fue la idea que me fue acompañando durante esa salida.

He tratado de informarme sobre si el hospital va a tener nombre o no y si en el caso de tenerlo, ya estaría asignado, pero nadie me ha sabido dar una respuesta a día de hoy.

Así pues, sigo con mi pregunta a cuestas. ¿Qué nombre poner a nuestro hospital? Evidentemente los habrá que desearan que lleve el nombre del que ha sido el mayor impulsor de la consecución del mismo, nuestro antiguo alcalde José Pablo González, pero otros dirán que debería llevar el nombre de la promotora final, Esperanza Aguirre. Pero quiero pensar que una gran mayoría no querrá ver el nombre de ni uno ni otro en el mismo. Que bastantes guerras entre los partidos nos tragamos como para abrir otra más por un tema como este y que pueda prolongarse durante años en función de quien este en los respectivos gobiernos. Yo al menos estoy cansado de que se cambien los nombres de las calles por que si aquel era un militar o el otro fue un concejal en tiempos pasados, ya que lo único que se, es que me he perdido y ahora no sé como se llaman algunas de las calles de las que antes me sabia los nombres y que se generan muchas molestias a los vecinos, así que no usemos a los políticos para estos menesteres, que además en los tiempos que corren no parecen dignos de tal honor.

Así pues, podríamos pasar a darle el nombre de algún ilustre vecino. Pero esto se me vuelve también algo complicado. Aunque que existe una plaza dedicada a un camarero, si bien es cierto que por otras tareas, que son también muy festivas pero no las propias del poner cañas y tapas. Pero es curioso que este señor tenga una plaza y por poner un ejemplo, no tengan una calle “Don Amador” o “Doña Esperanza”, profesores que dedicaron toda una carrera docente a enseñar a generaciones y generaciones de villalbinos, entre los cuales no me incluyo por razones de edad. Y si nos atenemos a razones de “Memoria Histórica de Villalba”, no cabe duda de que si alguien merece dicho honor seria Luis Antonio Vacas, vecino gracias al cual podemos saber gran parte de nuestra historia y que ha dejado plasmado su conocimiento del municipio en distintos libros que se pueden adquirir en la Casa de la Cultura o en la librería Ariño. Pero en este caso volvemos a topar con la política, ya que la vinculación de esta persona con el PP es notable. Recordar que uno de sus hijos ha sido concejal hasta hace muy poco y durante varias legislaturas.

Así pues, y varios kilómetros después seguía con el hospital “en pecado”, esto es, sin bautizar. Y pase a pensar en los ilustres de la medicina española: Severo Ochoa, Ramón y Cajal, Miguel Servet… pero todos ellos ya tienen el honor de tener un hospital a su nombre. Pero entonces pensé en que ellos se han llevado la gloria en un trabajo en el que hay miles de personas entregando toda una vida para tratar de mejorar la nuestra o incluso salvarla y que sin embargo nunca recibirán ese momento de gloria. Y entonces pensé que dedicarle el hospital al investigador desconocido era una opción, pero que como tal, resultaba un tanto oscura. Pero que sin embargo se le podría dedicar a alguien como Margarita Salas. Una investigadora que ha sido discípula de Severo Ochoa y de otros grandes científicos y que ahora es no solo el ejemplo de ese investigador en la sombra, sino la heredera de uno de los mayores legados en la materia de la investigación. Tratar de resumir su carrera en este blog se me hace imposible, por lo que mejor dejo un enlace para que podáis ver los meritos de esta señora, que seguro que no lo tuvo nada fácil siendo mujer para llegar tan lejos en aquellos tiempos. Es lo que tiene ser una pionera.

Esta fue finalmente mi mejor opción, Hospital Margarita Salas. Seguro que cada uno tiene la suya. ¿Vosotros que opináis?


¿Que nombre le pondrias al hospital?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Durante los años que ha estado Esperanza Aguirre de presidenta de la Comunidad de Madrid se han construido buen número de Hospitales y ninguno lleva su nombre, ni lo llevará jamás. Por muy de derechas que sea, por muy neoliberal que sea (que personalmente no creo que sean cosas negativas), por muchos defectos que se le puedan sacar, ciertamente no necesita alimentar su ego poniendo nombre a un hospital.


Yo lo llamaría simplemente "Hospital de La Chopera" ;)

llama_82 dijo...

Esa seria una opción, pero no me parece muy afortunada, por cuanto la Chopera ha desaparecido por la construcción del hospital. Resulta irónico y seguramente que para muchas personas hasta de mal gusto.

Anónimo dijo...

Me temo que el nombre que finalmente tenga, no tendrá nada que ver con Collado Villalba, como tampoco lo han tenido que ver con el resto de hospitales "privados" construidos por Esperanza Aguirre con respecto a los lugares de localización de estos.

Por ejemplo, San Sebastián de los Reyes--> Hospital Infanta Sofia. Quitando que se hace referencia a alguien de la casa real y que el nombre del pueblo acaba en "Reyes", mucha relación mas no tiene :-D