martes, 25 de junio de 2013

Personajes IV, Carlos Iglesias

Llevaba un tiempo dándole vueltas a como actualizar el blog y de pronto recordé que tenia aparcada desde hace tiempo una entrada para una serie que inicie ya hace algún tiempo sobre personajes destacados de la sociedad villalbina o que hayan tenido que ver de forma directa con nuestro pueblo.

Dentro del apartado de “personajes”, nos volvemos a asomar al mundo de las artes escénicas para hacerle un hueco a Carlos Iglesias. Actor muy conocido por personajes como el de Benito en Manos a la Obra. Carlos Iglesias es vecino de nuestro municipio y seguro que muchos de vosotros lo habréis visto en la calle en alguna ocasión.

Nacido el 15 de julio de 1955 en Quintanar de la Orden, sus padres emigraron a Suiza y allí viviría hasta cumplir los trece años. Sin duda alguna este hecho de su vida va a condicionar posteriormente su carrera.
Su llegada al mundo de la actuación profesional  le llega de forma un tanto fortuita al tener que sustituir a un compañero en un grupo de teatro independiente, lo que le motivo a terminar estudiando en la Real Academia de Arte Dramático.

Con apariciones episódicas televisivas en obras como la Forja de un Rebelde, Goya o incluso el programa infantil Los Mundos de Yupi que se alternaron con otros títulos que no cuajaron, su carrera se catapultó cuando se cruzó en su camino Pepe Navarro, el cual creó el personaje de Pepelu para Esta Noche Cruzamos el Mississippi, si bien antes ya había colaborado con otros programas del polémico presentador.
Carlos al ver el encasillamiento que estaba sufriendo por culpa de un personaje que estaba devorando al actor, decide desligarse del presentador cuando este está en plena cima del éxito y se pone a las ordenes de Vicente Escrivá para participar en “Este es mi barrio”, una gran producción de Antena 3, que no obtuvo el respaldo que la cadena esperaba y a la cual hubo que finiquitar de forma precipitada.

Sin embargo de aquel trabajo llegó el germen de lo que sería su mayor éxito interpretativo o al menos el que le hizo ya famoso de forma masiva, ya que se le ofreció ser el personaje protagonista de “Manos a la Obra”. Una comedia costumbrista que ya resultaba un tanto fuera de momento cuando se emitió por primera vez, pero que tuvo una inusitada aceptación que propició cuatro temporadas de emisión, algo que en la televisión de hoy en día es casi impensable.

La imagen del ñapas vago tan arraigado en nuestro país parece ser que hizo que muchos la sintieran como muy próxima y le reportó su mayor éxito hasta la fecha y seguramente que unos buenos dineros que le han permitido a partir de entonces hacer proyectos mucho más interesantes aunque mucho menos comerciales.

Así, pudo retomar una carrera de personajes más complejos y más ricos como los que interpreto en el teatro, que quedaron relegados  por su presencia televisiva, si bien es cierto que su carrera teatral tienen títulos tan importantes como “Arte”, entre otros muchos.

Pero los últimos años de su carrera están siendo protagonizados por su vertiente de director de cine, donde ha logrado una independencia notable para poder hacer lo que verdaderamente él quiere, si bien es cierto, que tal vez no es lo que el espectador demanda y más en los últimos tiempos.

Y es que aquí es donde más entra en acción su pasado como hijo de emigrantes, una constante en varios de sus títulos, hasta el punto de haber realizado una trilogía sobre la vida de los emigrantes españoles durante y después de la guerra. Si, ese tema “tan novedoso y tan original” en el cine español y que tan buenos réditos de imagen le está dando entre los aficionados al séptimo arte que cada vez ven menos cine patrio.


Evidentemente este es un tema que a Carlos le motiva y le inspira, pero el espectador se ha ido alejando de un cine que le resulta repetitivo y que ha suscitado demasiadas polémicas más allá de la pantalla grande. Por ello esperamos que cuando cierre la trilogía que configuran “Un Franco, 14 Pesetas”, “Ispansi” y “2 Francos, 40 Pesetas”, el director acometa nuevos retos, algo que como hemos visto en este pequeño repaso biográfico, se ajusta a su carrera inconformista.


4 comentarios:

Samuel Gómez dijo...

El siguiente se lo puedes dedicar a Luis Varela, que solía jugar al mús en el desaparecido "bar Gredos", donde Maxí y compañía servían la mejor cerveza de Villalba.
Saludos.

llama_82 dijo...

Pues no sabia que Luis Varela tenia algún vinculo con Collado Villalba.

Tomo nota, aunque me gustaria que fuese de otro palo el protagonista.

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Unknown dijo...

No sé si Luis Varela vivió en Villalba, pero es el padre de Christian Varela, famoso DJ que empezó en el mítico Van-Vas del Parque de las Bombas.