martes, 20 de noviembre de 2012

Personajes I (Carlos Verona)


Esta nueva entrada inaugura una serie de entradas que iré intercalando próximamente en el blog, dedicadas a vecinos de Collado Villalba que han alcanzado una cierta notoriedad en su ámbito personal o laboral hasta el punto de traspasar fronteras. También habrá casos de personas que sin ser de aquí, su labor si se haya realizado en nuestro municipio o tengan una fuerte vinculación con él.

Este es el caso del protagonista que abre esta serie de entradas. Su nombre es Carlos Verona y para muchos de ustedes será un autentico desconocido. Carlos nacido el 4-11-1992, es vecino de El Escorial, pero sus primeras pedaladas como ciclista las dio en el club Hijos de Víctor Gil y como es lógico, en sus entrenamientos ha rodado por todas las carreteras de la sierra incluidas las villalbinas.

Carlos afrontará en el año próximo su tercera temporada como profesional tras una exitosa carrera como junior que le permitió llegar a alcanzar el primer puesto en el ranking de la Real Federación Española de Ciclismo tras lograr triunfos tan importantes como el de la Sierra Norte o la Vuelta Internacional a Valladolid amén de numerosos triunfos parciales y puestos de pódium en clasificaciones de montaña o metas volantes. Esto le facilitó el acceso al Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat.

Con estas credenciales, hace dos años da el salto al profesionalismo, justo cuando el ciclismo español vive posiblemente el peor de los escenarios posibles motivado por la asfixia a la que se está viendo sometido por la crisis de prestigio y confianza derivada de los distintos casos de doping.  Y por supuesto por  la crisis económica que ha dejado sin patrocinadores a este deporte salpicado día si y día también por noticias sensacionalistas que eclipsan el encanto y la belleza con que nos ha obsequiado durante años y años hasta el punto de que los españoles perdonábamos nuestra tradicional siesta por ver esos encadenados del Telegraphe, Galibier y Alpe d’ Huez, por poner un ejemplo.

Así, hace dos años comenzó su periplo profesional con el Burgos BH, un equipo que no es de elite, pero que le ha permitido poder disputar pruebas profesionales tanto del calendario nacional como internacional. Algunas de estas carreras han sido la Vuelta a Castilla y León, Vuelta a Asturias, Vuelta a Alentejo (POR) o Tour del Porvenir  (FRA), la prueba más importante del ciclismo mundial en la categoría sub23. Desgraciadamente una caída le impidió poder acabar disputando la general cuando iba entre los 25 primeros a falta de las etapas de montaña.

Gracias a su buen papel a lo largo de la temporada fue el único español llamado por el seleccionador para correr el mundial sub 23 como colofón a la temporada. Un final de temporada que iba unido al final de su contrato con el equipo burgalés.

La calidad de nuestro vecino no ha pasado desapercibida para los directores de equipo más prestigiosos del panorama internacional (el mercado español en esto, como en tantas y tantas cosas esta muerto y toca buscarse las habichuelas fuera) y a finales de verano llego la noticia de que Carlos fichará por el Omega Pharma. Para aquellos que no estén familiarizados con el ciclismo y que asocian deporte única y exclusivamente al fútbol, este fichaje viene a ser algo así como dejar el Rayo Vallecano por ir a un equipo que aspira a ganar la Champions.

Y es que el equipo belga está repleto de grandes estrellas como Tom Boonen, Sylvain Chavanel, Levi Leipheimer, Tony Martin o el que posiblemente sea el gran fichaje de este año, Mark Cavendish. Con este plantel de estrellas, pensar que Carlos va a tener una importancia capital en la escuadra es algo pretencioso, pero sin duda va a tener unos buenos maestros que le enseñen a curtirse en el calendario de ese otro ciclismo, el de las clásicas del norte (Tour de Flandes, Paris Roubaix…), el pavés y el barro.
Muy probablemente, el rol de Carlos pasará por ser un gregario de lujo en una de las tres grandes, ya sea Giro (ha hecho grandes carreras en el país transalpino) o más probablemente Vuelta a España, por hacer un guiño a los organizadores con un corredor local (él es el único).

Sea como sea y pase lo que pase, hasta el final de estos dos años de contrato no podremos valorar la evolución de la carrera deportiva del ciclista serrano, pero vaya por adelantado todo mi apoyo a una de las pocas promesas del ciclismo nacional que ha conseguido hacerse hueco en el pelotón para estos años y más siendo vecino.

Ojala en un futuro no muy lejano, Carlos vuelva a hacerme perder el sueño en las calurosas tardes del verano. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buena idea la de sacar a los deportistas serranos y buen post para empezar. Carlos apunta muy alto, pero es aún jovencísimo. Esperemos que Léfevere le diseñe un calendario adecuado, que creo que sí. Si lo ha fichado para su gran equipo, es porque Carlos ha hecho test en los 'training camp' a los que ha ido, y que denotan unas grandes condiciones como fondista y escalador. Simplemente una salvedad. Omega Pharma despidió a Leipheimer por su viculación con la trama de dopaje de Armstrong. Ahí no pasan una

llama_82 dijo...

Gracias por tu apreciación amigo anónimo. La información la saque de Wikipedia y me parecia extraño, pues casi ni ha corrido este año y mas desde que empezaron a bajar las aguas revueltas. Pero lo ultimo que ponia era que habia firmado por dos años, asi que en principio le quedaria este año.
Pero casi todos los ciclistas llevan una clausula en sus contratos que les permite largarlos a los equipos en cuanto se vean lo mas minimamente salpicados por un caso de doping.

Pero el objeto de esta entrada era hablar de Carlos y de su prometedora carrera que esperemos sea larga y llena de exitos.