martes, 11 de septiembre de 2012

El Tupper Escolar


¿Recuerdan cuando eran niños y a finales del mes de agosto comenzaban los grandes almacenes a anunciar la vuelta al cole? A uno se le ponía el cuerpo del revés viendo a esos niños perfectamente uniformados con sonrisa Profident, yo al menos pensaba más en la proximidad de los madrugones y  los deberes de cada tarde.

Sin embargo, en el curso que hoy comienza, seguramente hayan sido los padres a los que se  les haya puesto mal cuerpo hasta llegar a niveles de cólico al tener que ir a por el material escolar con IVA reforzado.

Pero los cambios de este año van mas allá de esos puntos de IVA que tan dolorosos están siendo en las economías familiares. Y es que los recortes van también en los ratios de alumnos por profesor, lo que si afectará directamente a la calidad de la enseñanza, ya que volveremos a ver algo que no se recordaba desde hace décadas con clases masificadas en los institutos con 40 alumnos por aula y quién sabe si posteriormente a un reagrupamiento y cierre de centros. ¿Volveremos a los tiempos en los que casi se acababa el abecedario cuando tenías que contabilizar las clases de 1º de BUP  en el Jaime Ferrán?

Y si el churumbel ya está en edad universitaria prepárese con la subida de tasas. Qué gran vidente aquel que decidió cambiar el nombre de asignaturas por el de créditos.

Pero seguramente, el recorte que más va a dar que hablar va a ser el del “tupper”. Y es que a partir de este curso, las becas y ayudas por comedor parece ser que van a desaparecer o a ser muy difíciles de lograr. Por lo que el famoso utensilio de cocina esta llamado a tomar un papel protagonista en la vida de los escolares, algo que si me lo permiten, no está claro que beneficios va a traer.

Yo no sé si se han visto alguna vez en la tesitura de tener que comer de forma continuada de tupper, pero seguro que si se han visto, coincidirán conmigo en que la rutina se apodera y termina incitando a malcomer. Y fíjense si eso es así con adultos que no pasara con los niños. Y es que se me pasan por la mente las típicas imágenes de las películas americanas en las que el niño abusón arrebata su comida a otro por gustarle más. O quién sabe si estaremos llamados a ver innumerables atascos de cañerías por deshacerse de esos enemigos verdes llamados “verduras”.

Volviendo a retomar el tema con seriedad me surgen muchas dudas.

¿Estarán los colegios equipados para poder responder a una importante demanda del “servicio tupper”?

¿Se creara un factor de separatismo entre alumnos “ricos” y “pobres” en función de si tienen comedor o no?

Si un día el niño no entrega su tupper a su cuidador o profesor, ¿ese día le toca ayuno?

Si la comida se estropea por mala conservación o rotura del tupper ¿le quitamos una albóndiga a un compañero, un filete a otro y así hasta completar un menú?

Se me antoja que hay muchos hándicaps que hacen que algo que es relativamente fácil en la vida de un adulto como es el comer de tupper, tiene muchas complicaciones cuando hablamos de los niños.

Pero el dinero manda y cada uno tendrá que hacer sus números y ver si esos euros en la alimentación y cuidado de sus hijos son una necesidad o una comodidad. Parece increíble que se haya llegado a este punto por un par de euros, cuando hasta hace poco gastábamos eso y más en festivales, parques, obras, coches oficiales…  


Ir a descargar

2 comentarios:

Almudena dijo...

El problema no esta solo en los handicaps que mencionas. Sino en si algún colegio de Villalba esta habilitado para que los niños puedan llevar sus tuppers. Hoy me llegarón las normas del comedor del colegio de mis hijos y me he quedado helada.... empezando porque no pone nada de servicio de tuppers y segundo que me sale por 900€ por niño al año el comedor. Por lo que finalmente lo siento por la gente que vaya al paro porque mis hijos no vayan pero se quedan en casa o en casa de las abuelas si encontramos trabajo.....

llama_82 dijo...

Almudena, gracias por tu comentario.

Si te das cuenta, una de las cuestiones que planteaba era si los colegios estarian acondicionados para ello, cosa que estoy casi seguro que a dia de hoy no lo estan.

Ademas, el simple mantenimiento elevara los gastos de los colegios en electricidad (por ejemplo).

Y evidentemente te abulta la factura del comedor, pero si lo divides por el numero de dias, la cosa sale a esos 4.80€, de los cuales la comida no representa ni tan siquiera el 50%.

En mi opinión el hacer la confrontación entre tupper contra comedor es erronea. El asunto esta entre comedor y casa. Ahora cada uno tiene que ver su caso concreto y ver si puede o no.

Con respecto a la gente que va al paro, lo peor de todo, es que hasta ahora casi todos los recortes llevan aparejados perdida de empleo. Es decir menos gente cotizando y mas a recibir prestaciones. Asi no se acaba con el deficit público hasta que vayamos pasando por el cementerio.