lunes, 22 de abril de 2013

Las últimas ñapas


En anteriores entradas he hablado de lo que considero fue un despilfarro de dinero público a lo largo de los anteriores años en infraestructuras de poca o nula utilidad en algunos casos.

En la situación actual, es algo impensable el ver una obra de esas características y montante económico. No por falta de demanda (que casi todo el mundo quiere un parque en las inmediaciones de su vivienda, pero no casi dentro) sino por la sequía de las arcas municipales.

Así vamos a ver en los próximos años obras y mejoras mucho más modestas y esperemos que más racionales. Pero como siempre, el factor humano y la dificultad de agradar a todo el mundo siempre estarán presentes.

Como muestra de lo expuesto hasta ahora, ya tenemos dos ejemplos.

La reforma de la Plaza del Príncipe de España, que está a falta de pequeños toques de jardinería (por el espacio dejado poco puede ser y además, no tendría sentido un amplio area cuando se está “enmoquetando” buena parte de lo ya existente).

El objetivo de esta reforma parece ser básicamente estético. Dicha plaza presentaba un cierto aire caótico con coches aparcados en varios puntos que algunas veces dificultaban la circulación por la misma y dejaban poca visibilidad para los conductores, lo que iba en perjuicio de los peatones que cruzaban por allí y que no eran pocos. En contra de la obra, se han perdido unas cuántas plazas de aparcamiento en un lugar que anda escaso de las mismas, lo que va a suponer un perjuicio para el comercio del lugar.

En definitiva, se gana un poco en estética alejando los contenedores de basura, mayor iluminación y nuevo mobiliario urbano  y se mejora  en la seguridad de los viandantes (tampoco era un punto especialmente conflictivo en este aspecto) por el refuerzo hecho en el paso de peatones con una protección de piedra y su división en dos.

A cambio la pérdida de unas plazas de aparcamiento muy importantes para el comercio de la zona y que si se han alejado los contenedores, seguramente a más de uno le supondrá una molestia el tener que alargar el paseo con la bolsita o el cubo.

Para saber si el resultado es positivo o negativo, habrá que esperar un tiempo y ver de qué lado se inclina la balanza. Por cierto, el coste de la reforma ha sido pequeño, pues se ha efectuado con la brigada municipal.




El segundo caso, representa un enigma del que aún no he podido recabar información. Se trata de una actuación en la parte alta de la calle Honorio Lozano, justo en el tramo que va desde la rotonda de Los Delfines hasta la rotonda anterior a la iglesia.

Hasta ahora lo que se ha visto es que se va a cambiar el aparcamiento en línea por aparcamiento en batería. Una buena idea, ya que se van prácticamente a duplicar las plazas de aparcamiento disponibles. Pero me surge la duda de si habrá algo más detrás de esto, ya que se ha dejado un espacio entre la acera y el final de las marcas blancas. ¿Tal vez un ensanchamiento de aceras?  Pudiera ser, pero de momento esto está creando un poco de confusión a los conductores que no terminan de acoplar el coche a la zona pintada, que por cierto es extraordinariamente estrecha como se puede ver en las fotos que adjunto.

¿Les dieron un metro de los “chinos” a los pintores? ¿Estamos que recortamos hasta el centímetro de parking?



Habrá que salir por las puertas de los maleteros.


¿Se acabó la pintura?



mira, a este si le ha sobrado sitio para salir. 


Habia trampa, estaba invadiendo la plaza contigua.

2 comentarios:

Samuel Gómez dijo...

Ya sabiamos que los políticos NO saben de cuentas, de economía, de tratar bien el dinero de todos, de administrar los capitales, etc.

Ahora se confirma que tampoco saben de "medidas", de lo que es "un metro" como transporte público, pero tampoco 1 metro, el de medir y claro está, así nos van las cosas.

Y puedo asegurar además que el "cochaco" oficíal del alcalde necesitará dos plazas.

Sardi dijo...

Ademas de estrechas y mal pintadas, con lo cual segun estan pasando los dias, los conductores cada vez aparcan mas perpendiculares, haciendo caso omiso de las rayas para sescientos que han pintado hay otra cuestion en los aparcamientos en bateria

¿por que en vez de situarlos de forma que hay que meterse de frente, se invierte el sentido y te obligan a meter el coche de culo? No es peligroso el aparcar, ya que estas en el trafico y lo paras para hacer la maniobra. Lo peligroso para el aparcado y para el resto de coches es incorporarte desde tu estacionamiento, ya que de culo se ve menos, y no te cuento si te toca una furgoneta o coche con los cristales traseros tapados, sales rezando que no venga nadie