miércoles, 19 de septiembre de 2007

Vuelta 07


No es la primera vez que hablo de ciclismo en este foro y nuevamente me siento en la obligación de insistir en mi condición de aficionada para que no se malinterpreten mis opiniones por parte de los amantes de este deporte tan castigado en los últimos tiempos por unas cosas u otras.

Sin duda es una gran noticia el que Collado Villalba vuelva a ser salida y meta de una etapa de la prueba más importante del calendario nacional y una de las más importantes del internacional pese a los empeños de los señores de Unipublic por reinventar el ciclismo. Sobre esto ultimo, mis amigos del foro de puertos de montaña de http://www.altimetrias.com/ podrían dar un amplio repaso sobre lo que quiero decir, incluso adjuntando un dossier con puertos inéditos y etapas nunca vistas en la vuelta que serian mejor que cualquiera de las de la presente edición en la cual los organizadores no van a tener ni tan siquiera la coartada de los tiempos ajustados que les han salvado el culo en anteriores ocasiones en los últimos años. Pero sin enrollarme mas, solo decir que lo que mal empieza, mal acaba y esto empezó mal desde el diseño de la prueba con un unas etapas que no consiguen llamar ni a los aficionados con etapas como las de Covadonga, que se les suponía iba a ser de las mas importantes, demasiado pronto o las archirepetidas de Pirineos o Andorra con llegadas al sprint.

Que no por meter menos kilómetros y puertos mas suaves se va a ver mejor ciclismo, que el ciclismo para los aficionados puros esta en las etapas de media montaña con continuos ataques o en el encadenado de puertos y etapas duras, haciendo algunas por encima de los 200km, dejando otros días para los “jornaleros de la gloria”. Y para el resto del publico, aquel que se acerca al ciclismo solo de forma esporádica, el ciclismo es lo que es por los nombres (a día de hoy no hay nadie con tirón) o por la épica del sufrimiento, y esta claro que esta no llega con etapas unipuerto o de 160km por autovías de nuestra querida meseta. Pero no me alargo mas en destacar los despropósitos de esta Vuelta, que ya digo que hay gente con mas conocimientos y mejor documentada que el que escribe, para centrarme en la etapa de nuestro pueblo.


Se trata del último esperpento de esta edición, una contrarreloj “larga” de 20km. Algo que resultaría insultante para carreras como Giro o Tour, pero que parece ser que aquí es suficiente, claro que si la hiciesen larga de verdad descompensaría el recorrido a favor de los contrarrelojistas dada la montaña que han metido este año. Lo cierto es que sobre el precio de la disputa de la prueba no voy a entrar en cifras, ya que las que dieron en rueda de prensa desde el ayuntamiento no están los “intangibles” favores por mantener ese cadáver de prueba ciclista que es la Clásica de Alcobendas. Si solo fuese la cifra de la que se hablo en la rueda de prensa (entre 110 y 120 mil €) no me parecería del todo mal pues estamos hablando de una etapa que se suponía clave en el desarrollo de la prueba y que además no estamos hablando de un paso aislado, sino de la permanencia por todo el día de la prueba en la localidad. Claro esta, que estos precios a algunos les parecerán excesivos pese a que ya reflejan la tendencia a la baja de obtener tal evento para los municipios, dado que la audiencia esta por los suelos y el impacto publicitario y social no es ni de lejos el de antaño.

Pero donde si vamos a pagar un alto precio los vecinos, va a ser en el capitulo de molestias y es que el recorrido diseñado (afectado sin duda alguna por el retraso de las obras) nos va a tener el pueblo paralizado durante todo el día y sobretodo en la ya castigada zona del “barrio vaticano”, donde dios quiera que no pase nada o de lo contrario saldremos en los telediarios y no precisamente por la Vuelta.

Dicho barrio contaba con las entradas desde Calle Real y Peñanevada I (cortadas para tal día) y la de Los Luceros (única habilitada). A su vez como salida, tenía la citada de Peñanevada I, que como ya he dicho permanecerá cortada y la del Fremap (cortada por las obras). Dicho lo cual solo me queda preguntarme ¿por donde tendremos que salir los vecinos que dicho día tengan que abandonar el barrio para ir a trabajar o por motivos de urgencia? ¿También por Los Luceros? Dicha opción es inviable ya que antes hay que pasar por varia calles hasta llegar el punto donde se enlaza con el puente de Los Delfines, que también estará cortado en ese día.

En definitiva estaremos “sitiados” literalmente durante al menos seis o siete horas y con fuertes limitaciones durante el resto del día. ¿No había otros recorridos que fuesen menos impactantes desde el punto de vista circulatorio aún con la necesidad recaudatoria de tener que llevar a Unipublic hasta Torrelodones a hacer caja?

1 comentario:

ciudadan@s dijo...

Buff, qué vergüenza de "cabezas pensantes" que tenemos en Villalba. ¿Pensarán con la parte baja de la espalda?

Y, encima, el sábado en la plaza de los Belgas coincide lo de los coches de ocasión.

Súbanse el coche a casa, es lo mejor.