martes, 13 de octubre de 2009

Batirse el cobre




Eso es a lo que se supone que va la mayoría de la gente a las pistas de atletismo de nuestra ciudad deportiva, a entrenar, prepararse las oposiciones de turno (donde muchos empiezan a impacientarse ante la falta de convocatorias debidas a la crisis) o simplemente a mantenerse en forma.

Pues bien, en la noche del miércoles al jueves de la pasada semana, alguien fue a "robar el cobre" de las instalaciones eléctricas de la citada infraestructura municipal. No es un hecho anecdótico, pues parece ser que la cotización del metal esta muy alta y se ha convertido en algo codiciado para los amigos de lo ajeno.

Desgraciadamente son muchos los usuarios de los servicios que se prestan en la instalación que no pueden disfrutar de los mismos y a los que me imagino que el ayuntamiento tendrá que compensar por la perdida de esos días de disfrute, del mismo modo que también tendrá algún derecho el responsable de la cafetería.

Hasta aquí la noticia, que esperemos que no de mucho de si por cuanto esperamos la pronta restitución del servicio, pero la comidilla entre la gente que por allí pasaba el pasado jueves era que habría que hacer una colecta para comprar los cables o de lo contrario la cosa va a ir para largo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues se podian haber llevado a Copito de Nieve(le llamo asi porque no se su nombre ni le conozco), que para lo que hace, todo la mañana paseando por las pistas y el bar con ese conserje de gafas y oídos amplios.

El conserje sólo hace que mirarme el culo cuando me cruzo con el. Cuando realice una queja veremos lo que sucede.

llama_82 dijo...

Bienvenid@ a mi blog.

Como usuario de la pista que soy, debo decir que hay empleados muy amables y solicitos en su trabajo y algún otro (afortunadamente los menos), que no estan a la altura del cargo de funcionario y que no tienen solución pese a haber sido apartados de sus funciones temporalmente por faltas.

Entre los mismos empleados estan un poco cansados de que por un par de garbanzos negros, todos entren en la misma saca.