domingo, 8 de marzo de 2009

El origen del exito (I)

La semana pasada se disputo la tercera edición de La Tragamillas, motivo este por el que mi blog ha sufrido este abandono en lo que a nuevas entradas se refiere, que no a su seguimiento, pero es que la preparación de la carrera ha conllevado un consumo de la practica totalidad de mi tiempo libre.

Para explicar el éxito de la carrera de este año, me voy a permitir la licencia de hacer un flash-back hasta mis orígenes de corredor y mi primer contacto con el Club El Castillo.

Hace ya unos cuantos años me apunte a un gimnasio, por aquello de disfrutar del tiempo libre y de paso mejorar mi salud, que ya empezaba a dar algunas señales de alarma, que si bien no eran preocupantes, ya iba siendo hora de ir escuchando. Al principio, típica rutina de máquinas y un poco de cardio, que fue derivando en salidas esporádicas con la bicicleta en los días de mejor tiempo. Pero a la gente con la que coincidía en esto del ejercicio, le dio por empezar a compaginar la bicicleta y la carrera e incluso se monto una clase de duatlon en el gimnasio, que consistía en salir a correr entre 30 y 45’ y según se llegaba, ponerse el maillot y meterte una clase de spinning de otros 55’ mas o menos, lo que daba como resultado una soberana paliza y no pocas subidas de gemelos entre los osados a realizar dicha combinación.

Total, que por no quedar desenganchado de estas nuevas tendencias dentro de la dinámica del gimnasio, decidí probar a hacerlo yo también y la primera experiencia fue mas bien traumática, ya que la ruta consistía en salir desde el Planetocio y llegar hasta el cementerio subiendo por la calle de las Aguedas. No llegue ni al Carrefour dentro del paquete, me tuve que descolgar y quedarme con el grupo de las chicas mas flojas. Pero cuando el grupo al dar la vuelta iba “recogiendo los cadáveres” decidí que yo subía un poco mas, y subí hasta casi el Supersol. Y así a base de cabezonería, cada vez me fui descolgando mas tarde, si bien, solo compartía con el grupo la primera parte de la salida.

A todo esto y de forma paralela, el monitor del gimnasio que llevaba dicha clase me empezó a bombardear con la idea de hacer una carrera popular. ¿A dónde voy yo a hacer el ridículo? Le respondía una y otra vez. A lo que el me decía “que poco confías en ti y que sorpresa te vas a llevar el día que pruebes”. Pero lo cierto es que no podía confiar en aquellos tiempos en mi capacidad para terminar una carrera de mas de 10km y mucho menos sin hacer el ridículo, pues cuando trate de seguir un plan de entrenamiento especifico, me sentía fatal y no era capaz de asimilarlo. Es decir, entrenar con cierta regularidad y pautas no estaba hecho para mí, no podía tratar de meterme en semejante lío cuando a un día de series le sucedían tres de descanso con las piernas como postes.

Pero tal fue la insistencia de este monitor, que un día con la guardia baja y no recuerdo el motivo, me vi en la necesidad de darme un empujoncito, de retarme a mi mismo y dar un golpe sobre la mesa en la que se quedo arrinconada mi autoestima. Y así me decidí a apuntarme a la Media Maratón de Madrid y sobretodo a otra en el trabajo, que conllevaba un viaje al extranjero. Salir fuera de Villalba y conocer una ciudad como Paris bien merecía el esfuerzo y el sacrificio de esos meses.

Y así empezaron mis entrenamientos, siempre salpicados por las grandes dudas, ¿no me habría equivocado empezando con una carrera de 21km? ¿Podría terminarla entrenando sobre distancias de poco mas de 10-12km? A lo que el entrenador siempre me decía lo mismo. Confía y ten en cuenta que para hacer una carrera, no es preciso entrenar esa distancia, lo que con el tiempo he leído y escuchado tantas veces, es importante la cantidad, pero más si cabe aún la calidad del entrenamiento.

Y así cuando ya se acercó la fecha de la disputa de la primera carrera de mi vida, me encontré con el problema de ir hasta allí, ya que buena parte de los que me motivaron a apuntarme al final no la iban a correr y otros iban a ir “los del Castillo”. Menudo problema, como me planto yo allí sin saber nada, ni transporte, que no disponía de coche para aquel día… Y todos diciéndome, acércate y pregúntales si les queda sitio, que creo que van a poner un autobús. Pero por mi educación y mi forma de ser, lo que menos me apetecía era tener que ir a pedir un favor a alguien a quien no conocía, me parecía un gesto por mi parte de autentico “caradura”, pero finalmente las circunstancias me obligaron y termine acercándome al Mesón a probar.

El lugar estaba tal como lo recordaba de muchos año atrás cuando en un par de ocasiones fui con amigos a tomar algún botellin y me deje las lumbares como media Villalba en sus taburetes. Allí le comente mi situación a José, quien me dijo que sin problema y que incluso si quería me retiraba mi bolsa, como así fue. Solamente tenia que ir al lugar de la quedada, en Las Murallas. Lugar que me era desconocido y que yo trataba de asociar a alguna pared.

Evidentemente, mi miedo ante “la primera vez” y la distancia, me hicieron ir hacia atrás en la salida y perder de vista el grupo con el que me plante en la salida, a los cuales no vía hasta mi llegada en meta. Y así fue como contacte por primera vez con el Club, por aquel entonces “Club Mesón Castillo”.

Después, yo por mi parte hice la carrera que me metió en todo este asunto en Francia, con un viaje inolvidable, del que conservo aún un par de amistades a las que veo con cierta regularidad. Y tras esta disputé la del Rock and Roll de San Lorenzo del Escorial y la popular de Guadarrama. Donde retomaré el siguiente post, ya que fue allí donde volví a tener contacto con “los del Castillo”.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicidades por el éxito, una carrera magnífica.

Cambiando de tema, si me permites.

Parece que han pillado a la directora de "El Telégrafo" escribiéndose a sí misma las "Cartas al Director" de su propio panfleto, algo que todo el mundo sospechaba pero que aquí se nota demasiado. Sobre todo para quienes conocemos la nula ética y cualificación de la gordi tiparraca.

Leamos:


Hemeroteca :: 13 de marzo de 2009

Cartas al director

LOAS A UN LOBO QUE DICE SER COJO Y AÚLLA

L. Lauda (Moralzarzal)

Hace meses de forma casual entró en mi vida una figura literaria que me ha marcado. Su halo de misterio y su anonimato me han fascinado. Es un personaje valiente, honrado, transparente y a la vez crítico, ácido, corrosivo… Me refiero a una ficción, un lobo que es cojo y aúlla, un personaje mítico del periodismo de investigación virtual, que se caracteriza por su sagacidad, inteligencia y elegancia, cual Sherlock Holmes del siglo XXI. Me dice un confidente que este personaje virtual es capaz de reconocer a dos personas que conversan y ya sabe de qué están hablando, qué negocios van a hacer, dónde y con quién y el pellizco que se van a llevar. ¡Impresionante! ¿no?. Pero esto se queda corto. Según me cuenta otro confidente, hace años llegó a un ayuntamiento a que le concedieran unos permisos tan solo hablando con el concejal, que le dijo que eso no se podía hacer tan rápido como él solicitaba… Supo inmediatamente que no solo ese concejal, sino todos los del equipo de Gobierno eran corruptos, sectarios, prevaricadores y que no eran honrados. Ante esta revelación me quedé sin palabras y solo pensé en cómo hacer la campaña para que le concedieran el Pulitzer. Y qué decir de su olfato de sabueso del periodismo. Tiene organizada una red de confidentes (trabajadores, empresarios, amas de casa, etc.) que después de cubrir cualquier evento, ya sea político, social o festivo; público o privado, le chivan quién va y con quién para que él con su fina pluma e imparcialidad habitual analice el encuentro. Eso sí, siempre dando la cara y a pecho descubierto. Sus principios son sus principios y la verdad su bandera, a costa de lo que haga falta. De esta figura virtual, monumento viviente del periodismo honrado y valiente, me gustaría saber más cosas: cómo es, a qué dedica el tiempo libre, si es lobo o loba, si de verdad es cojo, si es jefe de manada o lobezno, si le gustan los lobos o las lobas jóvenes y maduras. En fin, no sé si esto se me pasará, pero desde que entró en mi vida vivo sin vivir en mí esperando la próxima entrega.

Caperucita, que no es manca

SE PUEDE APARCAR

Desde que pusieron la zona azul y abrieron el parking de Honorio Lozano-Plaza de España es mucho mas fácil transitar por Collado Villalba, pues no hay tantos coches en doble fila y siempre tiene uno donde aparcar.

Anónimo dijo...

¿Caundo saldrá el resultado del concurso fotografico de la Tragamillas?. Un saludo. JM

llama_82 dijo...

Si todo se desarrolla con normalidad, la actualización con el resultado del concurso de fotografia se realizará a lo largo de esta semana en www.castillocd.com