miércoles, 21 de julio de 2021

Santiago Apostol 2021

El mes de julio se caracteriza por dos cosas en nuestro pueblo, por el calor y por las fiestas de Santiago Apóstol.

De lo primero vamos sobrados como corresponde a la época y de lo segundo pues ahí vamos con una suerte de “No Fiestas” para por un lado “motivar a la tropa” pero sin sacar los pies del tiesto.

Así, este año se ha tenido a bien el celebrar algunos eventos con aforos reducidos. Sé que para algunos y ante esta nueva ola, esto es un despropósito, pero no quiero ser ventajista y hay que tener en cuenta que las contrataciones se harían hace un tiempo, cuando la evolución era bien distinta. ¿Qué se podía intuir que podíamos volver a las andadas? Pues probablemente, pero eso es fácil decirlo ahora y aquí y sin que sirva de precedente, me voy a alinear con Boris Johnson y diré que alguna vez habrá que jugársela. Con cabeza y garantías eso sí, pero no creo que la celebración de ciertas cosas controladas y ahora que buena parte de la población esta vacunada, sean las culpables de esta situación y más después de ver lo que he visto en mis pasadas vacaciones.

El problema es que el tratamiento de la pandemia se ha convertido en una lucha política sin cuartel y en el que han convertido al ciudadano en ese soldadito desprotegido como los de los ejércitos romanos. Nos han idiotizado y no somos capaces de discernir ni tener el más mínimo sentido crítico o razonamiento lógico. La gente lo ha tomado por el todo o la nada en función de sus simpatías políticas.

Tan absurdo era el estar con la mascarilla en mitad del monte cuando paseabas con tu familia como el no ponértela ahora en una terraza con aglomeraciones o al ir al baño en un bar. Compartir vasos, camareros sin mascarilla, etc. son cosas que no me entra en la cabeza haberlas vivido hace una semana después de lo que llevamos pasado en el último año y medio.

Pero como decía, eso son otras cosas, pues aquí he venido a hablar de las fiestas o las no fiestas, llámenlo como quieran.

Con respecto a la programación diseñada por la concejalía de festejos, me queda la sensación de que visto el cartel, perfectamente podría colarse entre los de las fiestas de estos últimos años. ¿Qué significa esto? ¿Es un gran programa el que han conseguido dadas las circunstancias o por el contrario lo que demuestra y confirma es el “perfil bajo” de las últimas ediciones de las fiestas patronales?

Se seguirá echando de menos las atracciones para los más peques, algo que seguramente se podría haber llevado a cabo con protocolos Covid adecuados. Y esto me parece un lunar en “las no fiestas”, pues se deja tirado al gremio de los feriantes que pierden una temporada más y a los pequeñajos que son los que más disfrutan de las fiestas. Y que yo sepa en otros lugares se han instalado ferias muy controladas y con gran éxito.

Por cierto, ¿alguien me puede decir en que consiste el acto de homenaje a las victimas del Covid 19 del día 22? Dadas las circunstancias y puesto que se decide hacer algo al respecto, que menos que presentarlo dignamente.

Y el segundo lunar que veo a la programación es que teniendo “las espaldas cubiertas” de que al ser un año especial la gente no te va a pedir un cartel de campanillas, la concejalía no haya apostado ni lo más mínimo por grupos locales o noveles. Cierto es que hace poco se ha tenido el festival de los 40 principales, pero tal vez el tener un pequeño hueco en el cartel habría sido un detalle y no tanto apostar por viejas glorias que ya han visitado nuestro pueblo en varias ocasiones, como Seguridad Social que si mis cuentas no fallan ya será la cuarta vez que pase por nuestro pueblo con su “Chiquilla” vacunada con Astra Zeneca por rango de edad.

En cualquier caso, si son de los que ya tienen entrada para disfrutar de alguno de los eventos, aprovechen la ocasión, eso sí, siempre con prudencia y recordando que el virus aún no está derrotado.

Así que Felices Fiestas de Santiago Apóstol y disfruten de estos días y vacaciones quienes aún no lo hayan hecho. Apliquen el sentido común y practiquen las medidas que nos han protegido durante este tiempo. Distancia social y mascarilla cuando no se pueda dar lo primero y no estemos dentro de nuestra burbuja de convivencia.

miércoles, 7 de julio de 2021

Perros, polillas y otros seres vivos



Si algo me tiraba para atrás sobremanera en la última campaña electoral de la candidatura de “Vecinos por Collado Villalba”, era el enorme peso “animalista” que en la misma se atisbaba. Y así se lo hice saber a algunos de sus miembros en "petit comité", reconociéndome que habían tenido que parar los pies a "la lideresa" porque se le iba de las manos el tema. Porque una cosa es defender unos derechos animales básicos y otra muy distinta es el querer igualar a todos los seres vivos e incluso humanizarlos. ¿Quién defiende los derechos de los aguacates que se ven privados de sus frutos para alimentar a las hordas veganas?

Bromas aparte, creo que hay muchísimas cosas más importantes y urgentes que solucionar en nuestro querido pueblo. Y que si tanto nos vamos a ocupar del tema animal hay que empezar por hacerlo desde el punto de vista del conflicto que supone para la convivencia la excesiva presencia de mascotas en nuestro municipio hasta el punto de ser un problema de higiene y sanidad, pues con la llegada de los calores ya sabemos lo que pasa con las caquitas y los orines de los perros y gatos.

Sin embargo, la concejala tránsfuga va marcando su territorio conocedora de que poco tiempo va a estar en el Ayuntamiento salvo que se haga notar de manera clamorosa y claro está, su bandera es la del animalismo.

Así pues, ha creado una página institucional de FB bajo el nombre de “Villalba Adopta”, en la que no para de subir publicaciones con consejos sobre cuidados animales, llamamientos a la adopción, etc. Curiosamente, esta misma concejala es la responsable de los servicios de Protección Civil, que tan importantes son para tantos aspectos de nuestra vida cotidiana. Pues bien, en los últimos tiempos las publicaciones de Protección Civil son casi inexistentes pese a que aún tenemos el problema de la pandemia o no se da visibilidad a la actividad de nuestra agrupación local de PC. Sin embargo, hemos tenido publicaciones por doquier de nuestra concejala haciendo llamamientos incluso a la defensa de la polilla o de los gorriones porque pasan calor. Que se preocupe de nuestros mayores que están más indefensos antes una ola de calor que los gorriones.

Pero el colmo es cuando el Equipo de Gobierno ha presentado un proyecto en el que pretenden llevar a cabo un “genotipado” de todas las mascotas del municipio. Un brindis al sol que seguro que tiene una factura tremenda y que no servirá para nada. Supongo que es el precio de su apoyo al PP y que unos y otros se apoyan en que servirá para multar a los dueños incívicos que no recogen los excrementos de sus mascotas, pero para ello lo primero es tener voluntad de sancionar y eso nunca se ha tenido.



Podría decirme la concejalía afectada, policía o quien corresponda ¿Cuántas multas han “recetado” en el último año por no recoger las caquitas? ¿Cuántas multas por llevar a los perros sueltos o sin bozal si es que le corresponde? ¿Cuántos por no tener a su perro convenientemente vacunado?

Empecemos por hacer cumplir la legalidad vigente con las normas actuales y luego ya si eso exploren nuevos horizontes y no tiren el dinero público tan alegremente.

martes, 22 de junio de 2021

Cuida tu pulmón

La Dehesa en su esplendor primaveral
Como muchos de vosotros sabréis, soy un aficionado a eso del correr que ahora llaman “running”. Y como tal y habitante de Collado Villalba, la Dehesa representa para mí un pequeño tesoro, pues es un recorrido relativamente “amable”, alejado de los peligros del tráfico y rodeado de naturaleza. Existen otros “lugares de paso” cuando corres, pero la Dehesa es el mejor lugar y casi el único donde poder practicar nuestro deporte en nuestro pueblo sin llegar a coger complejo de hámster.

Pues bien, en uno de los últimos entrenamientos que he llevado a cabo en la misma, he podido ver el deficiente estado de conservación de la misma o las necesidades de hacer algunas acciones para evitar su degradación y que todos podamos seguir usándola.

Por ejemplo, la reparación del alambrado que algunos "personajes" se dedican a levantar para facilitar el paso de sus perros al interior donde solo tienen acceso las vacas, ignorando el riesgo que so supone de que un ternero quede atrapado en esos huecos o incluso escape a través de ellos. Dentro de poco el pasto verde será un bien muy preciado por los animales y harán todo lo posible por acceder a él y el peligro se multiplica.

Otro ejemplo es lo que observo cuando entreno por los caminos interiores que son más tipo Cross, pero que te dan un plus a la vez que te permiten cambiar de aires. Y es que, aunque ya estamos abandonando la temporada alta del uso de las mesas tipo merendero que se encuentran en la dehesa, lo cierto es que son muchos los que se montan su fiesta en esas zonas, especialmente fiestas infantiles con piñatas y todas esas cosas. Entre todas esas cosas, decir que esta Semana Santa, me quedé a cuadros cuando vi hasta una banda de mariachis.

No me desagrada en absoluto el que la gente le de ese tipo de uso a la Dehesa, siempre y cuando se haga con respeto al medio ambiente y la fauna del lugar amén del uso del resto de usuarios.


Papelera rebosando

La nota triste llega cuando ves el paisaje un lunes y hay tanto rastro de bolsas, botellas, papeles y ahora también las dichosas mascarillas, que se han convertido en uno de los peores enemigos del lugar por su larga vida. Y ojo también a otro desperdicio sobre el que os pido una mayor atención y que evitéis su uso o que por favor recojáis sus restos. Se trata de los globos con los que decoráis vuestras fiestas o realizáis juegos con los más pequeños.

Esos globos al estallarse se convierten en muchos pequeños restos de plástico que tardan muchísimo en descomponerse y que por lo llamativo de sus colores acapara la atracción de muchos animales, en especial aves, que los confunden con comida y acaban engulléndolos si es que el aire no los ha terminado llevando al cauce del arroyo o a las zarzas donde se protegen los centenares de conejos que pueblan nuestra dehesa.



Pero claro, no todo el peso del mantenimiento de la Dehesa recae sobre los vecinos, pues el Ayuntamiento también tiene parte de tarea en facilitar la limpieza de la misma. Por ejemplo, pidiendo una mayor limpieza del cauce del arroyo a la Confederación Hidrográfica, pues las tormentas siempre llevan aguas abajo muchos elementos que obstruyen el cauce. Pero muy especialmente, aumentando el número de papeleras que hay en nuestro “pulmón verde”, en especial en la zona interior, allí donde la gente hace más acopio de desperdicios. Pues son pocas las que hay y en muchos casos de tamaño pequeño, por lo que no es extraño verlas rebosando y con desperdicios a su alrededor que acaban en cualquier lugar a merced del viento.


Basura alrededor de una papelera

Está claro que, si todos somos responsables, cada uno recogería su basura y se la llevaría hacia los contenedores ubicados en los parkings, pero no está de más el dar facilidades para cumplir con nuestro deber y evitar las excusas de aquellos que no lo hacen.

viernes, 18 de junio de 2021

El paso de las DANAS

Intervención en el BM
Desde hace un par de semanas, Collado Villalba igual que la mayoría del país viene registrando importantes tormentas que han causado importantes daños materiales y gracias a Dios que hasta ahora ha quedado solamente en eso.

Se abrió la veda con una intervención de bomberos en el nuevo Supermercado BM, donde las banderas publicitarias estaban en serio riesgo de ser derribadas por el viento, lo que podría haber supuesto un gran peligro para los posibles viandantes que pudieran pasar por el lugar. Lo olvidemos la cercanía de la parada de autobuses del citado enclave.

Peor suerte corrió el pasado viernes la reforma que se venía ejecutando a solo unos pocos metros de ese mismo supermercado. Y es que en el local donde anteriormente se encontraba el Burger King en el Zoco, se venía haciendo una reforma para la ubicación de un nuevo restaurante que ocupará no solo ese local, sino también la zona al otro lado del pasillo de entrada con una zona tipo “chill out” con palmera incluida y una gran cristalera con vistas a la Avenida Juan Carlos I.



Sin embargo, la estructura de la cristalera no aguantó las fuertes ráfagas de viento del pasado fin de semana y se vino abajo quedando destrozada. Ni que decir que las obras están paradas y me imagino que revisándose a fondo pues está claro que el concepto no es seguro y se tendrá que efectuar una revisión por parte del departamento de urbanismo del Ayuntamiento para evitar desgracias mayores en el futuro.

Árbol caído en la zona de El Carrizal
Pero como no hay dos sin tres, el domingo “Eolo” decidió ensañarse una vez más con nuestro municipio y partió numerosas ramas de árboles, arrancó toldos e incluso doblegó grandes árboles en algunas zonas causando importantes daños en los vehículos aparcados en las inmediaciones.  No es algo nuevo en algunas zonas como la de El Carrizal, donde no hace mucho ya cayeron otros ejemplares sobre la acera y los coches aparcados.

Y es que los ejemplares que habitan en esa zona son de gran tamaño, pero son de especies especialmente peligrosas por su falsa imagen de robustez como en el caso de los chopos. En unos casos sus escasas raíces, en otros la enfermedad oculta en sus anchos troncos o su facilidad para troncharse contrariamente a lo que su imagen nos transmite, les hace objeto de más revisiones y podas de las que reciben.

Así pues, se hace necesario que nuestro consistorio tome nota e intensifique el seguimiento de este tipo de árboles que se encuentran en el centro urbano en lugares como el citado o el Paseo del Rio, por poner un ejemplo. Aunque los daños llegaron a otros lugares como la Dehesa, sin causar los estragos de hace unos años, esta nueva racha de temporales hace urgente la revisión del estado en el que se encuentran nuestros árboles y más después de un año tan complicado como este tras el paso de Filomena.

restos de un árbol talado en la dehesa hace años

Daños en la Dehesa


Daños de un árbol en la Dehesa cercano a la carretera

jueves, 10 de junio de 2021

Inseguridad y estadísticas

En el día de ayer me llegó un video que ha corrido como la pólvora por las RRSS en Collado Villalba. Se trataba de una agresión a varios agentes de la Guardia Civil por parte de varios jóvenes en el barrio de El Gorronal.


Y es que a pesar de que los datos estadísticos que nos ofrece el Ayuntamiento dicen que la delincuencia ha bajado en los últimos tiempos, la realidad o al menos la percepción que tenemos los ciudadanos es muy distinta, pues se nota mucha inseguridad y en algunos puntos en concreto, la sensación es de estar en un lugar que ya podríamos calificar de inseguro. Otra cosa es que las denuncias o el número de intervenciones hayan disminuido.

Y debajo de esa posible disminución de denuncias e intervenciones, está el desánimo y el desaliento por un lado de los vecinos que están hartos de ver como “estos sujetos” campan a sus anchas y se ríen en su cara y por otro, el cansancio de las fuerzas de seguridad, muy especialmente la Guardia Civil en el caso de Villalba. Que ve como cada vez le toca enfrentarse a situaciones más violentas más desprotegidos tanto de medios físicos como legales. ¿Con qué ánimo van a reincorporarse los agentes heridos en esta “batalla” si saben que de haber empleado la fuerza estaríamos hablando en las RRSS de violencia policial, abusos de poder, etc?

Y es que en mi opinión, nuestras leyes se han vuelto excesivamente garantistas y su interpretación llega a situaciones casi kafkianas con el apoyo de ciertas fuerzas políticas a posturas que incitan casi al odio hacia quienes deben protegernos y llaman a la desobediencia y al nulo respeto hacia los agentes y por ende al orden y el respeto de las normas más esenciales de la convivencia.

Hace unos días escuche con asombro unas declaraciones de la ministra de educación,  que ponen de manifiesto donde está parte del germen que nos ha llevado hasta aquí. Se trataba de una respuesta a una pregunta de Rubén Amón sobre la pérdida de autoridad de los profesores en las clases y si habían estudiado como poder recuperarla, a lo que la ministra respondió que el profesor se tenía que ganar el respeto y que algunos no sabían hacerlo. No estoy con este argumento llamando a la vuelta de la vara con la que atizaba Don Feliciano, pero el abandonar a los profesores a su suerte de esa manera solo nos lleva a cosas como las del video y de ahí hacia arriba.

Y es que en este país hace tiempo que se confundió la “Libertad de Expresión” con el libertinaje y el campar a sus anchas como salvajes incívicos que dicen estar oprimidos por la sociedad por el simple hecho de tener que acatar unas pequeñas normas de respeto a los demás y de aquellos polvos, estos lodos.

Pero recuperando el tema de origen, que me vuelvo a ir por la tangente. Lo sucedido ayer ha retratado el miedo de una buena parte de la población de este pueblo. Y es que ayer se hizo un llamamiento a un buen puñado de ciudadanos, entre los que me encontraba yo, para expresar y contar sus sensaciones delante de las cámaras de Telemadrid y el resultado fue que no asistió nadie. El miedo es libre y más cuando le ves la jeta día si, día también, al individuo que no tiene reparos en agredir a la Guardia Civil. Otros no asistirían por no querer salir en televisión, pero sí que habría estado bien el que hubiese habido un buen puñado de vecinos de fondo en la noticia acompañando a Jorge Velázquez, al que agradezco su esfuerzo y el haberse puesto delante de las cámaras para dar visibilidad al problema.


Pero lamentablemente, el resultado fue el que fue y a estas alturas de la película y a pesar de que hayan detenido a dos de los agresores, esos personajes se tienen que estar descojonando de todos nosotros y de ver cómo nos tienen sometidos. Por cierto, y ciñéndome al video, me gustaría saber a dónde demonios va el padre a meter la nariz en mitad de la bronca con la niña de la mano.

Solo cabe desear una pronta recuperación a los agentes heridos y a Telemadrid decirle que si lo desea, puede hacer un serial con los especímenes de La Plaza de la Estación o los de alguno de los edificios ocupados, como por ejemplo el que está en la calle de la Policía Municipal frente al salón parroquial, donde la última vez que pasé, dos marroquíes estaban a patada limpia en la puerta mientras que los que pasábamos por allí creo que pensábamos “si se matan entre ellos no perdemos nada, dos menos”. Es duro y políticamente incorrecto. Lo sé, pero es la realidad de nuestro pueblo digan lo que digan las estadísticas que parece que las cocinase el mismísimo Tezanos.

P.D. Agradecer a Jorge Velázquez no solo el interés en el tema, sino el acceso al material y el haber contado conmigo